Los 700 CV del Porsche 911 GT2 RS hacen gritar (y reír) a Maria Sharapova con Mark Webber de acompañante