Citroën Space Tourer: Para viajar sin límites

Hay tres longitudes, pero esta de cinco metros es la más adecuada para este uso./
Hay tres longitudes, pero esta de cinco metros es la más adecuada para este uso.

Con ocho plazas, amplio equipo y un motor diésel de 180 CV, el Space Tourer se convierte en un explorador confortable e infatigable

ALEX ADALID

Hace ya un tiempo que, además de la moda de los SUV, es tendencia que el público compre furgones para su uso como turismo, tanto es así que las marcas ya diseñan y fabrican estos vehículos más como turismos que como furgones. Lo comprobó Citroën con el Berlingo, que se vende más en su versión de asientos que en la comercial, y se confirma con este nuevo Space Tourer, que supone un gran salto en calidad respecto al anterior Jumpy, y que inició su venta primero en esta versión 'ejecutiva' que en la de carga.

Para empezar, en el diseño técnico el Space Tourer no es un furgón, sino que se parte del chasis del Citroën C4 Grand Picasso, ahora llamado C4 Space Tourer, con el que comparte motores y tecnología. Tenemos por tanto motores de turismo, lo que permite que, además del 1.5 diésel de 100 CV, sólo disponible en el Tourer más corto, sea el motor dos litros diésel de 150 o 180 CV el protagonista de la gama. En nuestra unidad contamos con el más potente, unido a un cambio automático de ocho marchas que es la envidia de muchos turismo por su excepcional confort y eficacia.

Destaca sobre todo por el confort interior, con poco ruido, mucho equipamiento y enorme espacio. El diésel de 180 CV consigue consumos bajos o altas prestaciones, con cambio de 8 marchas

Sobre todo, cómodo

Precisamente el confort es un punto clave. El Space Tourer es muy silencioso, y tiene paneles insonorizantes en el vano motor, cristales muy gruesos y mucha moqueta en el interior, en el que se viaja, casi como en un monovolumen por su bajo nivel de sonido. Obviamente el diseño brilla a su altura, y los asientos de cuero son calefactables y con masaje en las plazas delanteras, que también disfrutan de un excelente equipo multimedia con conexión a las 'apps' del teléfono móvil.

Este Space quiere contar también con la agilidad de un turismo, y en eso la potencia del motor es decisiva. Con 180 CV, sorprende a muchos coches en la carretera, ya que corre y adelanta como pocos, y todo con el motor muy bajo de revoluciones ya que, con ocho marchas, apenas pasamos de las dos mil vueltas del motor. El resultado es un consumo que, nuestro uso, ha variado entre los 6,8 y los 8,8 litros, bien vayamos a ritmo calmado o ligerito. La aerodinámica tiene aquí más influencia si vamos rápido.

Por dentro tiene ocho plazas, con la única pega de que los asientos, aunque son individuales, están agrupados en la segunda y tercera filas en sectores de dos más uno. Un pequeño pecado en pro del ahorro, pero su regulación compensa. Podemos avanzarlos bastante sin perder confort y ganando mucho maletero y, aunque será difícil acoplar el equipaje de ocho adultos, sí puede con bártulos de todo tipo gracias a su altura.

Opciones económicas

Las puertas laterales son eléctricas de forma opcional, pero su precio no es alto -menos de 600 euros- y vale la pena cogerlas porque evitamos que los más pequeños se puedan hacer daño con las correderas. El techo panorámico gusta, pero podemos prescindir de él. No así e los muchos enchufes del espacio de pasajeros, aunque son tomas 12V, no de las del tipo USB.

Tres amplias plazas con Isofix en la fila central.
Tres amplias plazas con Isofix en la fila central.

En marcha prima el confort, con suspensiones suaves y muy 'Citroën'. Nuestro coche tiene la opción el 'grip control', con ruedas de uso mixto y control de tracción opcional -de nuevo muy económico- que permite andar por nieve y barro mejor que en un coche de tracción convencional, un 'plus' que no tiene ningún rival. Excelente en autovía y vías rápidas, en ciudad 'se defiende', y no cuesta aparcarlo gracias a sensores y cámaras periféricas.

Llega el momento de hablar de dinero y como Citroën no tiene la tradición de otras marcas en su clase, tiene una factura comedida. Algo más de 40.000 euros dan acceso al modelo alto de gama en talla 'M', de cinco metros de largo. La gama se inicia en 26.000 eso en versión de 100 CV, pero lo ideal es el motor de 150 o 180 CV, para viajar en familia o con amigos hasta el fin del mundo.

Resulta impresionante como Citroën ha convertido el Space Tourer en uno de los mejores 'turismos' de su categoría: mecánica, confort, equipamiento y tecnología se unen a un precio muy competitivo en su clase, todo un acierto.