Mercedes Clase A: Tecnología de alto nivel

El nuevo frontal marca un diseño que, en general, se parece al Clase A anterior./
El nuevo frontal marca un diseño que, en general, se parece al Clase A anterior.
MERCEDES CLASE A 180 D AMG LINE

El nuevo Clase A destaca por su atractivo interior e imagen y brilla por su mayor confort y espacio, que lo dotan de gran madurez comercial

A. ADALID

El Mercedes Clase A ya está en los concesionarios y en las manos de los primeros clientes de Valencia, un coche que presenta un concepto similar al que ha supuesto un impresionante éxito para la marca, pero que incorpora muchas novedades que se ven y otras que no se ven tanto, pero que cambian bastante la impresión final del modelo y su utilidad diaria.

Entre las que se ven destaca el diseño. Con una silueta muy similar al actual, cinco puertas y algo más de 4,4 metros del largo, el Clase A estrena un frontal similar al del nuevo Mercedes CLS, rasgos que veremos en muchos turismos de la marca y que se tornan muy agresivos, hasta el punto que la marca lo denomina 'shark nose' o frontal de tiburón por la agresividad de su imagen, con imagen de 'enfadado'. El coche gusta y se convierte en atractivo al primer vistazo.

Interior del futuro

Bajo una imagen más sofisticada, el Clase A gana, sobre todo, en confort y aislamiento Conserva su gama de motores, y apuesta por un interior futurista y atractivo

Más aun cuando abrimos las puertas donde el cambio es radical no sólo con respecto al Clase A, sino casi con cualquier otro coche que no sea un Mercedes. En lugar del típico cuadro de relojes, hay dos pantallas digitales de gran tamaño que integran, por una parte, la información relevante para el conductor y, por otra, todo lo relativo al equipo multimedia y la conectividad. La primicia es que, además, añade un servicio llamado 'Mercedes me' que, por resumir, es similar a los Siri del iPhone o el 'ok google' de los smartphone Android. Como aquéllos, es de gran ayuda, aunque aún le faltan ajustes para obedecer del todo a nuestras consultas y demandas. Por lo demás, el interior crece en tamaño y espacio y ofrece un mejor maletero, aunque todavía no es un coche 'familiar', espacio que se deja para el SUV compacto GLA.

Técnicamente el modelo es muy semejante al actual, con apenas cambios de detalle en los motores, así que a nuestra prueba llega con la mecánica 1.5 turbodiesel fabricada por Renault y modificada por la marca de la estrella que tiene 116 CV. El motor ha perdido en prestaciones, como todos los adaptados a las nuevas normas anti-contaminación, pero ha ganado en suavidad y silencio.

El cambio principal está en el chasis, y es que en el modelo anterior la versión 'AMG line' tenía una suspensión muy dura y unas ruedas con y poco perfil, la nueva destaca por su confort. Se nota también que el chasis es mucho más rígido, porque resulta estable sin tener unas suspensiones duras y, además, está mejor insonorizado. Si a esto sumamos un interior de mayor calidad, tanto real como percibida, el resultado justifica el mayor precio de este coche con respecto al Clase A de la anterior generación.

Confortable y rápido

En marcha notamos que le fatal algo de potencia en adelantamientos o incorporaciones, pero en general es un coche suave con el que circular de forma veloz y distendida. Buenos frenos, buena dirección y excelente volante y un cambio automático que no da ningún tirón y regula a la perfección sus siete marchas nos permiten concentrarnos en pasar un buen rato a bordo. Los asientos, deportivos en estas versiones AMG, recogen bien el cuerpo y resultan bastante adecuados al carácter del coche. La parte trasera es más amplia que antes, pero sigue lejos de los mejores de su clase y el maletero es más amplio y accesible.

En los mandos que rodean al conductor se rediseña casi todo, desde el del cambio integrado en una de las palancas del volante hasta el que permite manejar la pantalla central. Todo es nuevo, incluso el volante, con muchos más mandos que antes, y muchas salidas de aire en el cuadro -hasta cinco- que regulan bien el caudal de la ventilación. En cuanto al 'Mercedes me', cada vez que parece el nombre 'Mercedes' en la conversación, se activa, lo que resultará molesto para los que tengan una 'Mercedes' en la familia. En ocasiones falla en sus órdenes y, por ejemplo, si le decimos que tenemos calor, sube la temperatura a 29 grados. Falta afinarlo un poco, pero está claro que este es el camino de los coches en los próximos años: que cada vez hagan más cosas por nosotros.

Hora de hablar de precios, y es que el 180d sale por 32.700 euros con cambio automático, que es un precio alto, pero lo podemos elegir en renting personal, con todo incluido menos el seguro, por 250 euros al mes, ya incluido el paquete premium y la línea AMG, presentes en nuestro coche de prueba, una financiación muy atractiva.

El Clase A evoluciona de forma notable y se convierte en un nuevo acierto para la marca. Es más cómodo y tecnológico, y conserva una personalidad moderna y rompedora que traslada a su diseño e interior.

Fotos

Vídeos