Suzuki Jimny: La renovación de un clásico

Bajo un aspecto más moderno y urbano, el Jimny sigue siendo un puro todoterreno./
Bajo un aspecto más moderno y urbano, el Jimny sigue siendo un puro todoterreno.

El Suzuki Jimny se renueva, 20 años después, con una versión adaptada a los nuevos tiempos en tecnología pero con diseño 'neo-retro'

MARIO ESCATMadrid

Frente a la proliferación de crossovers urbanos aún hay fabricantes que hacen un gran esfuerzo en mejorar sus todoterrenos más puristas. Si además hablamos de un modelo mítico de Suzuki que se ha mantenido inalterado durante 20 años y del que saldrán solo 400 unidades en nuestro país, la expectación está asegurada.

Pese a tener solo 3,645 metros de longitud -contando la rueda de repuesto en el portón trasero-, estar construido sobre una nueva plataforma y contar con una apariencia más 'cuadrada' que el modelo anterior, el diseño del Suzuki Jimny es fácilmente reconocible con su gran parrilla frontal, sus faros redondos y unos pasos de rueda muy sobredimensionados.

Acorde a los nuevos tiempos, el Jimny 2019 está disponible en hasta siete colores y presenta un diseño moderno con nuevas protecciones de plástico negro, color que se extiende a parrilla, techo, paragolpes y retrovisores. Del mismo modo la capacidad de carga aumenta 53 litros, hasta los 377, con los asientos traseros abatidos.

Con tres puertas y un único motor de gasolina, el Jimny tiene tracción 4x4 en toda su gama. Los precios comienzan en 17.500 euros, y se convierte en el todo terreno más barato

Auténtico todoterreno

Con un motor de gasolina de 1,5 litros y 105 CV y la posibilidad de escoger entre un cambio manual de cinco velocidades o uno automático de cuatro, el Jimny es un coche pensado expresamente para conducirlo fuera del asfalto. Así, en carretera no pasa de los 145 kilómetros por hora en su versión más potente, pero al salir de ella sus cualidades son innegables.

Habitabilidad y capacidad de carga mejoradas.
Habitabilidad y capacidad de carga mejoradas.

La distancia libre al suelo crece hasta los 21 centímetros, cuenta con una tracción integral denominada 'AllGrip Pro', que permite elegir entre tres configuraciones distintas: tracción delantera, total y reforzada, y unos sobresalientes ángulos de ataque -41º-, ventral -28º- y de salida -51º-. Además cuenta con un nuevo control electrónico de arranque y de descenso en pendientes y otro de frenado para evitar cualquier pérdida de tracción en terrenos muy deslizantes.

Seguridad 'off-road'

Tras 20 años es en el habitáculo donde encontramos más novedades, con una oferta muy variada en ayudas a la conducción, seguridad y confort, que ofrece, entre otros, asientos calefactables, sistema multimedia con pantalla táctil de 7 pulgadas compatible con Android Auto y Apple CarPlay, detector de fatiga, alerta de cambio de carril, aviso de colisión frontal, reconocimiento de señales, control de crucero y, como opción, climatizador automático.

Homologado para cuatro pasajeros, presenta una buena habitabilidad, con asientos delanteros totalmente abatibles para convertirlos en cama improvisada. La visibilidad es excelente en todos los ángulos, la instrumentación clara y cuenta con reconocimiento de voz.

Seguridad 'off-road'

Al ponerlo en marcha, la mejora respecto al veterano Jimny de 1998 es más que notable. El bronco ruido del motor nos da la bienvenida y el nuevo volante, de buen tacto y con mandos incorporados, gobierna una dirección suave y bastante desmultiplicada. El Jimny es sencillo de manejar, con mayor confort y una suspensión algo más suave que su antecesor.

Pero lo mejor llega en un exigente recorrido fuera de carretera en una finca cercana a Madrid, donde exprimimos a fondo todas las cualidades camperas de un coche para un público muy determinado que necesita un 4x4 puro para su trabajo diario fuera de asfalto o para momentos de ocio y aventura.

Este nuevo Jimny vadea todo tipo de obstáculos de forma más que eficiente confirmándose como un coche más que divertido de conducir en este tipo de terreno. De tal modo que, de forma inmediata, olvidamos aquellas pequeñas 'pegas' que en su conducción por carretera asfaltada detectamos.

Completo cuadro de mandos y una gran visibilidad.
Completo cuadro de mandos y una gran visibilidad.

Con muy pocas unidades en nuestro país, un precio competitivo y una garantía ampliada de cinco años, el nuevo Jimny lo tiene todo para convertirse en un objeto de deseo para los amantes del todoterreno más clásico.

Fotos

Vídeos