Porsche Macan: El regalo perfecto

Imagen delantera fuerte y robusta con finos detalles en el paragolpes delantero./
Imagen delantera fuerte y robusta con finos detalles en el paragolpes delantero.

Altas prestaciones, calidad de acabados, tecnología y retoques de diseño destacan en el renovado Porsche Macan

NACHO MARTÍN-LOECHES

No todos los días uno tiene la oportunidad de probar un modelo de la mítica marca alemana Porsche. En esta ocasión, tenemos ante nosotros al renovado Macan, un SUV que ha dado mucho que hablar durante los últimos años por su deportividad y elegancia.

Sin duda, si la lotería de Navidad ha sido generosa con alguno de nosotros y pensamos en hacernos con un crossover, este modelo es una opción muy a tener en cuenta.

Equipa un motor gasolina 2.0 de 245 caballos, asociado a un cambio de siete marchas automático

Clase y exclusividad

Respecto a su predecesor, hay detalles en el apartado de diseño que han sufrido cambios, aunque algunos aspectos siguen manteniéndose fieles a la filosofía de la marca, como el arranque a la izquierda del volante tal y como antiguamente Porsche implementó en las 24 Horas de Le Mans para meter la primera marcha en la salida de una forma más rápida.

El diseño exterior de este SUV compacto deportivo mantiene las líneas características de Porsche, pero destacan los nuevos faros. En las ópticas traseras, el Macan presenta una nueva línea horizontal que une los pilotos de la parte posterior, un detalle realmente acertado. Delante, cada uno de los faros -con tecnología led de serie- tiene cuatro puntos de proyección, unidos a una parrilla delantera que presenta una imagen muy deportiva en el paragolpes delantero y las tomas de aire. Si miramos desde delante hacia detrás, destaca también la caída de la carrocería tipo coupé con un pequeño alerón. Los tubos de escape son imponentes y el difusor sencillo pero con un claro aspecto 'racing'. También se ofrecen cuatro nuevos colores de carrocería.

En el interior los acabados son de máxima calidad. Nos sentamos en el asiento del conductor y la comodidad es enorme. La pantalla táctil central es de once pulgadas con una gran cantidad de opciones de conectividad con los servicios de 'Porsche Connect' y un sistema de navegación con el sistema de Google Maps muy claro e intuitivo.

Con el día soleado que nos salió, aprovechamos para desplegar el techo solar y la luz que entró al coche recaló directamente en la palanca y el cuadro de mandos, una zona repleta de botones. Desde estos controles que rodean a la palanca de cambio automático podemos configurar un sinfín de aspectos del vehículo, desde la intensidad de la calefacción de cada asiento hasta la regulación de las suspensiones, por ejemplo.

Tras el volante tenemos los relojes, entre los que se encuentra una pantalla en la que nos puede dar diversas indicaciones como de navegación, un apartado muy útil que podemos organizar a nuestro gusto. El volante también tiene varios botones y controles, que sumados a los ya comentados y los que encontramos en el techo, nos sentimos casi como si estuviéramos en la cabina de un avión.

Si hablamos de la capacidad del maletero, el Macan cuenta con un volumen de 500 litros. Si tumbamos la fila trasera de asientos, la capacidad aumenta hasta un total de 1.500 litros.

Potencia y confort

El Porsche Macan que probamos tiene un motor de cuatro cilindros gasolina 2.0 de 245 caballos, asociado a una caja de cambios automática de siete velocidades. Desde que iniciamos la marcha por ciudad notamos desde el primer momento una habitabilidad del interior y una comodidad excelentes. Por ciudad se mueve de forma excepcional, el sonido del motor a velocidades bajas es muy silencioso pero, cuando queremos apretar, este silencio se convierte en una furia acústica como caracteriza a un buen deportivo. Es muy estable y las curvas las supera sin ningún apuro. Nos encontramos ante un vehículo capaz de superar una escapada de fin de semana con la familia y el maletero lleno o divertirnos una mañana de domingo haciendo alguna que otra ruta. Desde el habitáculo la visibilidad es muy amplia y, si queremos escuchar música, el Macan equipa un equipo de sonido premium muy envolvente de la marca Bose, aunque en muchas ocasiones con este coche es mejor tener la radio apagada y disfrutar al máximo de las capacidades que nos ofrece. Entre algunas de sus capacidades, si destacamos las más deportivas, su aceleración de cero a cien kilómetros por hora se completa en 6,7 segundos en un coche que pesa 1.870 kilos. Además, su velocidad máxima es de 225 kilómetros por hora. Si todavía queremos más agresividad, a parte de la versión que hemos probado, Porsche también dispone del Macan S, que equipa un motor de 354 caballos, acelera de cero a cien en 5,3 segundos y alcanza una velocidad punta de 254 km/h.

Nuestra unidad de pruebas nos ha dejado una gran satisfacción. Por un precio que parte de los 68.000 euros podemos encontrar el modelo alemán en los concesionarios oficiales de la marca. En cuanto nos toque la lotería, este será uno de los serios candidatos a tenerlo en garaje de casa.

Porsche renueva el Macan con nuevos detalles estéticos que le hacen adoptar una imagen más sugerente y competitiva. Su deportividad, unida a la tecnología y comodidad interior hacen de este modelo otra obra de arte entre las demás creaciones que la marca alemana ha dado al mundo.

La nueva línea de los faros traseros es uno de los puntos más destacados del Macan.
La nueva línea de los faros traseros es uno de los puntos más destacados del Macan.