Ford Focus: Preparado para ser líder

El nuevo ST Line tiene una imagen más deportiva y se combina con motores más potentes./
El nuevo ST Line tiene una imagen más deportiva y se combina con motores más potentes.

El nuevo Focus da un salto en tecnología, calidad, gama y mecánicas, y se convierte en un compacto prácticamente perfecto

ALEX ADALID | LA PROVENZA (FRANCIA)

El Focus es un coche capital para Ford, y seguramente será su modelo más vendido en el mundo en los próximos años. Por eso la marca siempre pone todo su saber hacer en el modelo compacto, y el resultado es impresionante, tanto que vemos poco margen de mejora no sólo para los siguientes modelos de la marca, también para los de la competencia.

El diseño es totalmente nuevo, y desde muchos ángulos no parece un Ford. Tiene una amplia parrilla delantera, una nueva definición lateral en el que se ha perdido el tercer cristal posterior y una trasera anodina, aunque resuelta de forma elegante. Digamos que el Focus 'normal' no es el más atractivo de su clase, pero las cosas cambian cuando se aplican las nuevas variantes que se ofrecen de forma inmediata. El Focus ST Line es más deportivo, el Vignale la nueva versión de lujo y el Active el hermano aventurero de la gama. Estas tres novedades se añaden a los acabados Trend y Titanium ya conocidos, y todos se ofrecen en cinco puertas y familiar combinados con hasta seis motores y dos cajas de cambio.

Cinco versiones, dos carrocerías y doce mecánicas en una gama con precios de 19.700 a 32.500 euros

Líder en tecnología

En el interior no queda ni rastro del actual Focus, pero sí aparecen los de otros modelos de la gama Ford, con los que comparte la accesible pantalla táctil multimedia con control por voz o los mandos de la climatización. El cuadro está bien organizado, con muchos huecos para dejar cosas y con calidad al alza, como muestran detalles como los compartimentos interiores de las puertas, forrados para que no se oigan los ruidos que pueden generar llaves u otros objetos, la facilidad con la que se sincronizan los sistemas Apple Car Play o Android Auto o el buen ajuste y uniformidad de todas las piezas. El espacio crece en todas las cotas, y sorprende lo amplia que es la parte trasera, donde dos adultos viajan con holgura y hasta tres pasajeros, con un buen grado de confort. El equipo de sonido de Bang&Olufsen, que cuesta 300 euros, es realmente bueno, y en cuanto a volumen de carga, el Focus cuenta con 375 l. en el cinco puertas y 608 en el familiar, que puede contar con portón eléctrico.

Alto potencial

Por 900 euros más, el familiar tiene más maletero, y se ofrece en todos los acabados.
Por 900 euros más, el familiar tiene más maletero, y se ofrece en todos los acabados.

Si pasamos a la mecánica, Ford mejora los motores gasolina 1.0 turbo de tres cilindros que se ofrecen con 100 y 125 CV, e introduce un nuevo 1.5, también de tres cilindros, con 150 y 180 CV. En diesel, el 1.5 actual se ofrece con 95 o 120 CV, y el nuevo diesel 2.0 alcanza los 150 CV. Todos tienen catalizador con filtro de partículas, y se ofrecen de serie con caja manual de seis marchas y, en opción por 1.600 euros, con una automática de ocho velocidades con levas al volante. Nos ponemos en marcha con un ST Line familiar de 180 CV y caja manual, Ford nos propone recorrer un par de tramos del rally de Montecarlo desde Niza hasta el interior de la Provenza, cerca de la localidad de Grasse, y lo hacemos apurando las posibilidad de chasis, frenos y dinámica del coche. El rendimiento sorprende, y es que la puesta a punto del chasis, un aspecto muy relevante en todos los Ford, adquiere aquí tintes de maestría, con una capacidad para pasar de forma veloz por las curvas encomiable, y todo ello sin perjudicar el confort ni hacer que las ruedas sufran el más mínimo 'chirrido'. El motor tiene un buen rendimiento con potencia en toda la banda de revoluciones, lo que hace que, en segunda, tercera o cuarta marchas podamos enlazar curvas y rectas casi sin tener que cambiar de velocidad, y sin 'cargar' con el peso de un cuatro cilindros. En la segunda jornada, con el motor gasolina 1.0 de 125 CV y acabado Titanium, comprobamos que el chasis, en este caso con una suspensión trasera más sencilla, va igualmente bien, con menos prestaciones pero con finura en la entrega de potencia y una precisión encomiable.

En tecnología, Ford incorpora 'de todo'. Lo más relevante es la asistencia a la conducción autónoma de nivel dos, es decir, una cámara lee el carril de la carretera y mantiene el coche en el centro del mismo moviendo para ello el volante, y un radar mantiene la velocidad deseada por el conductor y la adapta al vehículo de delante. Además el Focus 'lee' las señales de tráfico y adapta su velocidad a las mismas y conduce solo en atascos, con parada y arranque automatizados. Otra tecnología que nos gusta la instrumentación proyectada en el parabrisas.

Los precios van de los 19.500 a los 32.000 euros, y la nueva gama ya está a la venta, a excepción del campero 'Active' que llega en enero.

Con una amplia gama, nuevos motores de bajo consumo y un salto enorme en tecnología y seguridad, el Focus se convierte en uno de los coches más recomendables de su clase.

Fotos

Vídeos