BMW Z4: Potencia y diversión

Nueva parrilla frontal con unas tomas de aire muy agresivas./
Nueva parrilla frontal con unas tomas de aire muy agresivas.

BMW renueva la apuesta del Z4 con un modelo con tracción trasera, motores turbo, techo de lona y extraordinario atractivo

MARIO ESCAT SALAMANCA

Mientras otras marcas, incluso premium, presentan ya pocas opciones en el mercado de los deportivos con carrocería descapotable, BMW sigue fiel al planteamiento del Z4, que llega a su tercera generación, cuarta si contamos con el Z3 original que dio inicio a esta saga.

Eso sí, las ventas no son las de antes, por lo que BMW ha compartido costes en el desarrollo del modelo con un acompañante tan poco habitual como Toyota, que utiliza el chasis y los motores del modelo alemán para su deportivo Supra. Los dos se fabrican en Austria, en una planta de un proveedor externo -Magna- donde también se producen coches como el Mercedes Clase G...

Todos estos antecedentes poco tienen que importar al que se compra un coche como este, creado y diseñado para disfrutar al volante y con el cielo por techo.

Disponible entre 48.900 y 70.750 euros, el Z4 apuesta por el carisma de un cabrio deportivo. Tres motores con 197, 258 y 340 CV conforman una gama con tracción trasera y cambio automático

El nuevo Z4 estrena chasis y carrocería, con una longitud de 4,32 metros. El techo vuelve a ser de lona en lugar del metálico plegable, así que no veremos un Z4 Coupé, y en cuanto al diseño, se le da una vuelta al actual estilo de BMW, siempre con muchas superficies, herencia de la época del brillante Chris Bangle., pero con un acierto en las proporciones y los remates que hacen del Z4 un coche atractivo, a pesar de la multitud de líneas de su carrocería. Hay nueve colores disponibles, y la capacidad del maletero crece hasta los 281 litros, una buena cifra para su tamaño general.

Calidad deportiva

El interior del nuevo Z4 ofrece calidad y deportividad, con asientos envolventes y reposacabezas integrados que son más bajos que en la anterior generación, ofrece una pantalla digital de 10,2 pulgadas y un nuevo reposabrazos central de apertura asimétrica en el que se pueden colocar vasos sin que molesten al conductor. El cortavientos se ajusta entre las barras antivuelco fijas. Opcionalmente, puede contar con el exclusivo sistema de sonido Harman Kardon, y en el puesto de conducción se ofrece cuadro de mandos digital, 'head-up display', iluminación adaptativa, conexión Wi-Fi y la posibilidad de usar llave digital NFC, es decir, abrir el coche con el móvil.

El equipamiento varía en función cada una de las versiones, y el paquete M Sport incluye un volante en cuero y pedales deportivos, a lo que se agrega una gran variedad de sistemas de ayuda a la conducción como el aviso de colisión con detección de peatones y con función de frenado en ciudad y el aviso de salida de carril, ambos de serie. La lista de opciones incluye el control de velocidad activo con función de parada y arranque y muchas más ayudas, como el estacionamiento con la cámara de visión trasera entre otras.

Altas prestaciones

La versión más asequible de nuevo Z4 es la sDrive 20i, con un cuatro cilindros turbo de dos litros, 197 CV y un precio de 48.900 euros. El modelo intermedio, sDrive 30i tiene el mismo motor, pero con 258 CV por 56.300 euros, y el más potente es el BMW Z4 M40i de 340 CV que parte de 70.750 euros con un motor de tres litros y seis cilindros en línea.

El único cambio de marchas disponible es automático de ocho velocidades. Además, en todas las versiones, hay una función que permite salir desde parado con la máxima aceleración.

Los Z4 M40i tienen suspensión de altura rebajada, amortiguadores de dureza variable, ruedas de diferente anchura en el eje delantero y trasero -unas atractivas Michelin Pilot Super Sport-, diferencial trasero y unos frenos más grandes.

Para un recorrido de algo más de 130 kilómetros, realizado casi exclusivamente por autovía y con lluvia abundante, elegimos el tope de gama, el BMW Z4 M40i de 340 caballos. Una vez acomodados en el impecable asiento del conductor, que recoge el cuerpo de forma admirable, lo primero que apreciamos es que, dada la longitud del capo, hay que habituarse a estas medidas. La instrumentación es muy clara y de fácil lectura.

Tanto en línea recta como en curva el comportamiento es admirable, con una muy buena tracción y escasos ruidos aerodinámicos, teniendo en cuenta que circulamos con la capota cerrada.

La impresión general de la conducción es buena, tanto por sus eficaces frenos como por el buen escalonamiento de su caja automática de cambios. Nos encanta la progresividad de este motor de seis cilindros así como las reacciones de la suspensión, que es firme, pero sin rebotes . Los neumáticos de serie ofrecen mucha adherencia, incluso con el asfalto muy mojado.

En definitiva, BMW ha vuelto a traernos un deportivo de alto nivel con el que es imposible no divertirse al volante. Eso sí, necesitaremos una prueba descapotados para confirmar nuestra pasión.

El nuevo BMW Z4 cumple con todos los requisitos para situarse en la parte alta de la gama premium, ha mejorado notablemente su habitabilidad, su estética y sus prestaciones, y está dotado de los últimos avances en ayudas a la conducción y seguridad.

Difusor, doble salida de escape y pequeño alerón integrado en la carrocería.
Difusor, doble salida de escape y pequeño alerón integrado en la carrocería.