Peugeot 508 SW, familiar con mucho estilo

Peugeot 508 SW, familiar con mucho estilo

Un diseño muy llamativo, entre deportivo y práctico, con un amplio maletero

Peugeot apuesta por los grandes «breaks» que combinan lo más práctico de una carrocería familiar con un diseño mucho más novedoso y dinámico. Es el caso del nuevo 508 SW, un modelo que rompe con los códigos tradicionales y ofrece líneas más atléticas y modernas pero con un maletero de gran capacidad.

Con barras de techo bien integradas en el diseño y una línea de estilo baja y estirada, es casi tan bajo como la berlina, con una longitud de 4,79 metros, cuatro centímetros más y otros tantos menos que su antecesor. Sin marco en las puertas, se reduce las superficies acristaladas, los enrases se han ajustado al mejor nivel y se elimina la antena del techo que pasa a ser una serigrafía.

El frontal es como el de la berlina, con faros Full led y la firma luminosa vertical con luces diurnas opalescentes; la más novedosa parte posterior lleva una moldura horizontal en negro brillante que enmarca las luces traseras tridimensionales, con las clásicas garras de la marca. El escape doble va cromado.

El portón trasero puede ser por manos libres, mientras que el umbral de carga es más bajo y amplio que el de la berlina. La capacidad del maletero es de 530 litros, algo más pequeño que el «break» anterior aunque más práctico, con un acabado cuidado y unos raíles de suelo de aluminio presentes en el equipamiento GT. Una red de retención de carga permite una distribución más provechosa.

La modularidad del nuevo 508 SW se beneficia de la función Magic Flat, un sistema que permite abatir las dos mitades de los respaldos de los asientos traseros, por medio de sendos mandos accesibles desde los lados del maletero. El resultado es un suelo casi plano, con un volumen de carga total de 1.780 litros. Además, gracias a la mayor inclinación de la banqueta se viaja de forma más cómoda en las plazas traseras, con una distancia al techo cuatro centímetros mayor que en la berlina.

Según el nivel de acabado, el nuevo 508 puede equipar un volante compacto forrado en cuero, perforado en los equipamientos GT Line y GT, revestimiento con aspecto de fibra de carbono, aterciopelado o madera natural, cromo satinado en el volante, paneles de las puertas, aireadores, las siete teclas «toggle switches» y el marco de la pantalla táctil central. Los asientos pueden incorporar cinco programas de masajes multipunto y es opcional un equipo de sonido Focal con diez altavoces.

El interior transmite calidad, con una extensa gama de equipamientos tanto de confort como de seguridad. En el habitáculo se localizan numerosos huecos portaobjetos; es posible alojar dos botellas grandes en la guantera ventilada, una de un litro en cada bandeja de las puertas y otras dos de medio litro bajo el apoyabrazos.

Ayuda a la conducción

Las funciones de ayuda a la conducción de última generación del nuevo 508 SW son numerosas, como el sistema de visión nocturna, regulador de velocidad con función de parada y arranque en las versiones con cambio automático, asistencia que mantiene la posición del vehículo, asistencia completa para el aparcamiento, alumbrado estático en curva.

Además, dispone de freno automático de emergencia de última generación, alerta de atención del conductor, reconocimiento de señales y recomendación de velocidad y sistema de vigilancia de ángulo muerto.

La conectividad incorpora navegación 3D con TomTom, Mirror Screen compatible con MirrorLink, Android Auto y Apple Carplay. Es posible la recarga del móvil por inducción y lleva cuatro tomas USB, sistema de llamada automática en caso de urgencia y una gama de servicios telemáticos para el mantenimiento del vehículo.

La nueva generación de motores cumplen la exigente normativa homologada a la norma Euro 6.d temp, que anticipa la futura Euro6.d, en vigor a partir de enero de 2020, especialmente las que afectan a las emisiones de óxidos de nitrógeno. La oferta en gasolina se centra en dos variantes de 180 y 225 caballos, ambas con cambio automático de ocho relaciones, y en diésel se podrá elegir entre tres propulsores BlueHDi de 130, 160 y 180 CV, el menos potente el único con cambio manual.

Destaca una función específica para el cambio automático en los 508 de gasolina y si se selecciona el modo Eco, que reduce el régimen del motor a ralentí a velocidades entre 25 y 130 Km/h, cuando las condiciones lo permiten y reduce el consumo en un 3 %. La gama se ampliará en el segundo semestre de 2019 con una versión híbrida enchufable.

 

Fotos

Vídeos