Opel presenta sus planes para 2019 y el nuevo prototipo GTX

SUV, eléctrico y autónomo./
SUV, eléctrico y autónomo.

La marca alemana continúa su integración en el grupo francés PSA

ALEX ADALIDMadrid

Opel cumplirá en 2019 120 años, y lo hará consolidada como una de las marcas alemanas de referencia en Europa, y con el objetivo de convertirse en una marca de su país más atractiva para el público, con alta rentabilidad y una gama preparada para afrontar el futuro eléctrico.

La marca nunca ha tenido un problema de imagen ni de ventas, y de hecho siempre ha estado entre las cinco más vendidas del continente, rondando el millón de automóviles al año. Opel fue, durante muchas décadas, propiedad de la americana General Motors, que la dotó de presupuesto y se alimentó de su tecnología, pero dentro de GM tuvo que asumir la gestión de Saab, el lanzamiento fallido de Cadillac en Europa y, durante algunos años, la competencia en Europa de la propia Chevrolet, también de General Motors, lo que hizo que Opel no diera beneficios.

Sin un problema de ventas ni de producto, y con el favor del público, parecía claro que la responsabilidad estaba en la gestión, por lo que Opel pasó en 2017 a manos del grupo francés PSA, conformado por Peugeot y Citroën. El presidente de PSA, el portugués Carlos Tavares, empezó a aplicar en Opel la medidas de gestión que habían devuelto a la matriz francesa a la senda de beneficios, y en un par de años las cuentas de la marca alemana han pasado del rojo al negro, con una gama en la que, ya con la tecnología de PSA; se han añadido dos SUV, el Crossland y el Grandland, que se han sumado al Mokka.

Visto el pasado reciente, es hora de hablar de futuro, y Opel ha acelerado la sustitución de los coches que aún utilizan tecnología de General Motors para dejar de pagar 'royalties' a la empresa americana. De este modo en 2019 veremos un nuevo Opel Corsa, que compartirá mecánica con el Peugeot 208 y sumará una versión eléctrica, el 'eCorsa'. También se pondrá al día el Astra, llegará el Opel Grandland híbrido enchufable y se vivirá el cambio de los vehículos comerciales Movano y Vivaro, que dejarán de estar fabricados junto a Renault para pasar a ser versiones de los modelos de PSA.

Para consolidar sus planes, Opel mostró a la prensa y a los concesionarios en España el prototipo GTX Experimental, un diseño que anticipa los futuro modelos de la marca, con una línea funcional pero emocionante, atractivo para un público masivo pero también para los que buscan un diseño premium y, por supuesto, con propulsión eléctrica y conducción autónoma.

La marca estrena también equipo directivo, con el portugués Jorge Tomé al frente de la filial ibérica. Gran aficionado al tenis y a la competición, Tomé señaló que su marca va a mejorar sus prestaciones «décima a décima, como ocurre en los circuitos para convertirse en la marca alemana más deseada entre las llamadas 'generalista', con un diseño innovador y una alta tecnología. El objetivo es que nuestra marca sea alemana, accesible y deseable, esos son los parámetros de la nueva Opel». La nueva directora de marketing en España, Paula Vicente, también recalcó la ilusión de la red comercial ante los nuevos modelos.

Este impulso ha permitido que la fábrica de Opel en Zaragoza supere este 2018 su récord de producción. Más de 400.000 unidades saldrán de la factoría de Figueruelas, muchos de ellos con el logotipo de Citroën, ya que el C3 Aircross se fabrica en la planta aragonesa, del mismo modo que el nuevo Opel Combo se produce en la planta de Citroën, o mejor dicho, del grupo PSA, en Galicia.

Más

 

Fotos

Vídeos