BMW X7, nueva dimensión

BMW X7, nueva dimensión

Se posiciona como el buque insignia de la gama X y se lanzará en marzo

El nuevo X7 supone el siguiente paso en la ofensiva de BMW en el segmento de lujo y representa el cabeza de familia de los modelos X. Una gama ya numerosa que se fabrica en la planta de Spartanburg en EE. UU. donde también se produce el X3, X4, X5 y X6. El lanzamiento del nuevo X7 está previsto para marzo.

Uno de los objetivos del nuevo modelo es agrupar la agilidad de un todoterreno, el espacio de una berlina de lujo y la exclusividad con el último lenguaje de diseño del fabricante que aporta mayor elegancia, aplomo y presencia visual. Si se añade la más innovadora tecnología de motores y sistemas de asistencia con un bastidor que permite un generoso espacio en cada una de las tres filas de asientos y un equipamiento vanguardista, el cóctel no puede ser más atractivo.

Las dimensiones del X7 empiezan a ser considerables. La longitud supera los cinco metros (5,15 m), la distancia entre ejes es de 3,105 metros, la anchura alcanza justo los dos metros y la altura es de 1,805 metros. La carrocería es impactante, más moderna y vanguardista, con mayor utilización de elementos cromados y realzada por un frontal de proporciones verticales.

Los riñones más grandes

En la parte delantera, los diseñadores han optado por un estilo más agresivo, con los habituales riñones que son los de mayor tamaño utilizados en un BMW hasta la fecha; junto con los finos pero alargados faros que se extienden hasta la parrilla, se acentúa la anchura del coche. Las delgadas luces antiniebla de led vienen integradas en el paragolpes delantero, a uno y otro lado del protector inferior de aluminio.

De perfil, las superficies acristaladas son amplias, con las puertas traseras más largas que las delanteras, para subrayar más la amplitud de las plazas posteriores que además mejora la accesibilidad. Destaca la línea de carácter ascendente hacia atrás, la generosa distancia al suelo y el contorno redondeado de los pasos de rueda, pintados en el color de la carrocería, en los que se alojan las llantas de aleación en formatos de hasta 22 pulgadas de diámetro.

La parte trasera del X7 se divide por líneas horizontales enmarcadas con cantos verticales. Los finos grupos ópticos de led reflejan una clara segmentación de la zaga, con un elemento de estilo como una barra cromada, detalle ya visto en el poderoso Serie 7. Los embellecedores de las salidas de escape y el protector de bajos de las versiones Design Pure Excellence aportan exclusividad. En el caso del paquete deportivo M, las tomas de aire son más grandes y el diseño de las llantas de 21 pulgadas es de dobles brazos en M.

En el gran habitáculo interior con tres filas de asientos, las líneas del salpicadero se prolongan hacia los paneles de puertas, con generosas superficies revestidas y enmarcadas por embellecedores. El conjunto de pantallas de nuevo diseño del sistema Live Cockpit Professional es de serie, al igual que el volante deportivo de cuero. La instrumentación es digital con sendas pantallas de 12,3 pulgadas.

En la consola central se localizan el iDrive Controller, la palanca de cambios, el botón para el arranque, los interruptores del Driving Experience Control, el mando del freno de mano eléctrico y los pulsadores para los reglajes de la suspensión neumática y los modos off-road opcionales. El panel de control para el sistema de climatización es de moderno diseño y la iluminación se controla con botones.

El X7 se vende con las tres filas de asientos de serie. Los dos asientos de la tercera fila son de dimensiones convencionales, para dos adultos. El confort mejora en esta zona con un techo adicional de cristal y posavasos y reposabrazos integrados en los paneles laterales. La segunda fila ofrece una configuración convencional de banqueta de tres plazas; se puede elegir en opción una configuración con dos butacas individuales.

Suspensión neumática de serie

La capacidad del maletero es de 326 litros, cifra que aumenta hasta 2.120 litros cuando se pliegan los respaldos de los asientos de la segunda y tercera fila. La suspensión neumática, de serie, permite bajar la altura del coche desde un botón en el maletero y facilitar así la carga. El nuevo BMW X7 tiene un portón trasero dividido en dos secciones, ambas con apertura y cierre de accionamiento eléctrico. Gracias al acceso confort, el portón se acciona con función manos libres.

Los asientos deportivos para el conductor y acompañante delantero llevan un sistema de calefacción y opcionalmente pueden incluir función de ventilación y de masaje. Los asientos traseros también van calefactados. De serie, la tapicería de cuero es Vernasca y se ofrece la opcional Merino.

El equipamiento de serie incluye climatizador automático de cuatro zonas y es opcional un sistema automático ampliable a cinco zonas, con un panel de control separado y aireadores adicionales en la tercera fila de asientos. El opcional paquete Ambient Air posibilita la ionización del aire del habitáculo y perfuma el interior con ocho fragancias. El techo de cristal Panorama Sky Lounge dispone de luces led que se extienden por la superficie acristalada para iluminar más de 15.000 posibles diseños gráficos y generar una imagen de un cielo estrellado.

Para el equipo de música se comercializa la opción del especialista Harman Kardon con 16 altavoces o el Bowers & Wilkins Diamond Surround Sound System con 20 altavoces y un amplificador de 1.500 vatios. Un amplificador digital de siete canales y fuentes sónicas adicionales en el techo generan una experiencia de sonido 3D.

En la parte trasera, el sistema opcional de entretenimiento Professional, incluye un par de pantallas táctiles de 10,2 pulgadas, un DVD compatible con Blu-ray, cuatro puertos USB, una toma HDMI y dos conexiones para auriculares. Este sistema funciona con el display y control del BMW Operating System 7.0, para seleccionar y operar diversas funciones de entretenimiento. Se puede acceder desde los asientos posteriores al mapa de navegación y a ConnectedDrive.

La línea de equipamiento más deportiva (M) se diferencia por las llamativas costuras de contraste en los asientos, adornos con los colores de M y diseños específicos de las placas iluminadas de los umbrales de las puertas. Otros detalles son el volante M Sport, revestimiento interior de techo color antracita en tejido Alcántara y detalles específicos M en pedales, reposapiés del conductor y bordes de los asientos.

Dos motores diésel y un gasolina

La gama de motores en el lanzamiento incluye un gasolina para el X7 xDrive40i y dos diésel para el X7 xDrive30d y X7 M50d M Performance; en los tres casos, con cambio automático Steptronic de ocho velocidades. Todos cumplen con la normativa de emisiones Euro 6d-TEMP.

La tracción es a las cuatro ruedas; se trata de la última generación del dispositivo xDrive, que varía el reparto de par entre las ruedas delanteras y traseras con precisión según la situación.

El diferencial deportivo M es de serie en el M50d junto al paquete xOff-Road. Este diferencial trasero funciona limitando la diferencia de velocidad entre las ruedas traseras del interior y exterior de la curva, para optimizar la mejor transferencia de potencia al suelo en conducción dinámica. Así, cualquier tendencia a irse de frente en un viraje al acelerar a fondo en curva puede ser compensada de un modo eficaz.

El confort de marcha se optimiza con la suspensión neumática que incluye nivelación automática. Al circular en modo Sport, o si se superan los 138 km/h, la altura al suelo baja 20 milímetros. El conductor puede ajustar manualmente la distancia al suelo con un mando en la instrumentación, para elevarla en dos fases hasta un máximo de 40 milímetros sobre el reglaje estándar. El paquete xOff-Road incorpora hasta cuatro modos de conducción: xSnow, xSand, xGravel y xRocks según el piso por donde se circule.

El coche equipa un completo despliegue de sistemas de asistencia. Estos dispositivos procesan las imágenes tomadas por la cámara junto con los datos recogidos por los sensores radar y son capaces de ayudar al conductor de forma eficiente en distintas situaciones. Alivian la carga de trabajo del conductor en situaciones monótonas y constituyen los últimos avances en el camino hacia la conducción autónoma.

En cuanto a la conectividad, un asistente personal responde a la llamada «hola BMW». Representa una revolución de la marca y supone el inicio de una era en la que, solamente hablando, los conductores serán cada vez más capaces de operar sus vehículos y acceder a sus funciones e información. Unas funciones y capacidades que se ampliarán con las actualizaciones regulares, que se podrán llevar a cabo sin dificultad con un móvil y en el coche por la función de Remote Software Upgrade.

Fotos

Vídeos