Nacido en la carretera

Para trabajo o para ocio, el 508 cumple como una berlina cómoda y ahorradora./
Para trabajo o para ocio, el 508 cumple como una berlina cómoda y ahorradora.

El Peugeot 508 se convierte en uno de los mejores modelos para afrontar largos viajes con confort y bajo costePEUGEOT 508 1.5 BLUE-HDI GT LINE

ALEX ADALID

La imagen que proyecta el 508 es la de un poderoso modelo deportivo, pero bajo el capó podemos elegir esta versión 1.5 diésel de 130 CV, una potencia menor a la que ofrecen otros modelos con este tipo de carrocería coupé de cuatro puertas. El motivo es que Peugeot no cuenta con una berlina convencional en su gama, y con el 508 quiere cubrir todos los frentes, el de los que buscan un atractivo y potente familiar con estilo deportivo para sus desplazamientos y, por otro, el de los que necesitan un coche de empresa con buena imagen y alto confort , pero reducido consumo.

La versión 1.5 diésel de 130 CV cumple con este segundo cometido. Su cualidad principal para este público es el mejor consumo de su categoría, con menos de cinco litros en uso habitual, digno de un utilitario. Las razones son muchas, e incluye no sólo el muy buen rendimiento de este motor para su cilindrada, sino que el 508 es un coche compacto, bajo y aerodinámico, tres detalles que permiten extraer aún mejor rendimiento a su cilindrada y potencia.

CONCLUSIÓN

Confort con imagen

Otra cualidad destacada en un coche pensado para hacer muchos kilómetros debe ser la comodidad, y Peugeot no traiciona sus orígenes, con un coche que es, sobre todo, confortable para pasar kilómetros al volante. El silencio interior y la buena ubicación de todos los mandos es destacable, y contribuyen, con otros detalles más, a que cada trayecto sea muy agradable.

Para completar con las tres premisas fundamentales para cualquier viaje, entra en escena la seguridad, y es que el 508 incorpora ayudas a la conducción que se suman a un buen diseño del chasis que hace muy placenteros los viajes en autovía y autopista.

El 508 desvela una doble personalidad cuando afrontamos carreteras de curvas, en las que encontramos un coche rápido, que no tiene grandes vaivenes en la carrocería, exige poco esfuerzo para una conducción dinámica y mantiene su bajo consumo. Es en este tipo de trazado podríamos contar con más potencia, pero la versión de 160 CV, ya con dos litros de cilindrada, sale por unos 4.500 euros extra, una cifra que hay que pensar si resulta necesaria, ya que con ella se pueden cubrir muchos años de combustible, seguro y revisiones y, como herramienta de trabajo, los costes son una parte importante del automóvil.

En resumen, con un motor compacto y un consumo bajo, el 508 se adapta a un buen número de usuarios, como los que necesitan el coche como herramienta pero no quieren renunciar al estilo, imagen o equipamiento de un modelo alto de gama. El precio de esta versión con acabado GT Line supera ligeramente los treinta mil euros bien equipado.

Cuando la versión más modesta de una gama rinde tan bien como este 508 diésel de 130 CV, quiere decir que el trabajo de diseño está bien hecho a todos los niveles. La berlina-coupé francesa se enfrenta a la carretera con calidad, dinamismo, confort y seguridad pero también con un consumos realmente bajo.