Renault Koleos: El lujo llega desde París

Las grandes llantas de 19 pulgadas marcan el diseño del lateral, con 4,7 metros de largo./
Las grandes llantas de 19 pulgadas marcan el diseño del lateral, con 4,7 metros de largo.

Renault rinde culto a la capital mundial del buen gusto con la gama Initiale, líder en equipamiento y calidad, como en el SUV Koleos

A. ADALID

Renault fue una de las primeras marcas que descubrió que, entre los coches 'populares', había clientes que querían un modelo de lujo. Los lectores más veteranos recordarán aquéllos Renault Baccara, acabado que se aplicó a coches dispares como el R5, el Clio o el Safrane, todos con unos mullidos asientos del mejor cuero y el equipamiento de lujo de la época: elevalunas eléctricos, cierre centralizado, antinieblas y, en modelos como el Safrane, hasta sintetizador de voz

Los tiempos cambian, pero el gusto por el lujo permanece, y la marca francesa tiene ahora en algunos de sus modelos el acabado alto de gama 'Initiale Paris', que encaja como anillo al dedo en su coche más lujoso: el SUV de gama alta Koleos.

El modelo francés termina de recibir una puesta al día con un interior un poco más tecnológico y algunos ajustes en sus motores, adaptados ya a las nuevas normativas anti-contaminación. Cambios de detalle que hacen que, en esencia, estamos ante el mismo coche: un poderoso SUV de gama alta con casi 4,80 metros de largo, cinco plazas y muy buena planta. Aunque puede equipar dos motores diesel de 130 ó 177 CV, aquí nos llega en su mecánica tope de gama: el motor de 177 CV, tracción total y cambio automático. Cuesta algo menos de 42.000 euros de tarifa, un precio que nos parece ajustado para lo mucho que ofrece, y es que pocos 4x4 automáticos de este porte tienen un precio tan ajustado.

Apuesta por el diseño y el equipamiento, con una mecánica 4x4 sencilla y de reducido consumo

Apariencia de lujo

A la vista está que es un coche lujoso. El color blanco perlado se combina con unas llamativas luces led diurnas, faros 'full led' delanteros y una fina línea de luz trasera. Las grandes llantas marcan el diseño del coche, de gran tamaño y con ruedas 'de asfalto', ya que no parece un coche pensado para andar monte a través, y será más para ir a la ópera que por caminos embarrados.

Por dentro destaca su aspecto lujoso. Los materiales son de buena calidad y, si bien no se alcanza el refinamiento de las marcas premium, sí que está todo muy cuidado, con asientos ventilados y calefactados de cuero, superficies de calidad y una amplia pantalla digital.

Mucho equipamiento, pero fácil de usar, en el puesto de conducción.
Mucho equipamiento, pero fácil de usar, en el puesto de conducción.

A nivel técnico, el cambio automático es de variación continua, que resulta muy suave, pero algo lenta en aceleraciones como las que necesitamos al incorporamos a una autovía, por ejemplo. La tracción 4x4 es del tipo conectable, es decir, el coche funciona habitualmente con tracción delantera, lo que proporciona un menor consumo, y podemos conectar la tracción total para que actúe de forma automática o permanente, por ejemplo para situaciones de baja adherencia como lluvia o nieve o, como es lógico, si afrontamos un camino fuera de las carreteras convencionales.

En marcha, es un placer sentarse al volante. El puesto de conducción es alto, las ayudas son numerosas, con todas las posibles como radar anti-colisión con regulador de velocidad, aviso de ángulo muerto, cámara para aparcar... al Initiale no le falta prácticamente de nada.

Sobre todo, cómodo

En marcha el confort es la nota predominante. Podemos afrontar un largo viaje con cinco pasajeros abordo sin grandes pegas, ya que disfrutarán de mucho espacio. Otros coches de su tamaño tienen opción de siete plazas, pero no este Koleos. Quizá Renault ha querido mantener este público para el Espace, el clásico monovolumen ahora reconvertido en crossover, diseñado para viajar con más pasajeros. El espacio para equipajes puede ir de unos correctos 500 litros -pocos para su tamaño, pero suficiente para un uso familiar- a más de 1.700 litros si plegamos los asientos traseros.

En marcha el Koleos no es un coche especialmente veloz, pero a cambio es cómodo y su consumo es razonable, y aunque homologa menos de seis litros cada cien kilómetros, el uso real se acerca más a los ocho litros son cerca de unos de ocho litros cada, un poco más si conectamos la tracción total y algo menos si circulamos por carretera con el control de velocidad.

A pesar de que es un coche imponente, maniobrar con él es sencillo gracias a las cámaras y sensores de parking. No es para cualquier plaza de garaje eso sí, ya que su anchura es grande comparada con el resto de turismos, pero está en la media del sector SUV.

Un precio competitivo

El precio es un gran atractivo, sobre todo porque sólo hay dos opciones: la pintura metalizada por algo más de 600 euros y el techo de cristal por menos de 1.200 euros. El resultado es un coche de alrededor de cuarenta mil euros con un diseño atractivo, aspecto lujoso y todo el equipamiento que normalmente es opcional en otros modelos incluido de serie. El motor no es el que mayor rendimiento otorga de su clase, y el cambio es algo lento, pero esto lo notaremos sólo si buscamos las mayores prestaciones.

Si queremos un SUV confortable, amplio e incluso rápido para carreteras, autopistas y, en ocasiones, también caminos, el Koleos Initiale es una excelente oferta. Por un precio razonable ofrece muchísimo a cambio, y con la ventaja de la amplia red Renault.

El maletero, con 500 litros, no es de los más amplios, pero el portón es eléctrico.
El maletero, con 500 litros, no es de los más amplios, pero el portón es eléctrico.