Citroën Berlingo: Llamativo cruce de segmentos

El Berlingo se convierte en un excelente monovolumen familiar./
El Berlingo se convierte en un excelente monovolumen familiar.

El Berlingo aúna cualidades de varios tipos de vehículos para convertirse en un gran coche familiar y viajero

REDACCIÓN MOTOR

Nuestra última semana con el Berlingo nos ha servido para realizar desplazamientos en ciudad e interurbanos de corta distancia, dando a nuestro coche un uso más: el de vehículo para el día a día. Con la sillita infantil montada en uno de los asientos traseros, se puede comprobar el confort para entrar y salir del coche en cualquier sitio, un detalle importante en un modelo que es más ancho que un turismo. Las puertas correderas lo hacen todo fácil: subir, bajar, abrocharse y dejar muchos enseres en el interior del habitáculo: mochilas, paraguas, juguetes, etc. van encontrando su sitio sin tener que abrir el maletero.

Listo para todo

El Berlingo se convierte así en un monovolumen urbano de tamaño compacto. Compite también contra modelos de esa clase, donde el Citroën ofrece un plus de espacio en cuanto a equipajes y anchura, pero no desmerece ni en mecánica ni en acabado interior, si bien el diseño es más 'furgón' que en los monovolumenes compactos como el Citroën C4 Space Tourer, por poner un ejemplo dentro de la misma marca. Como su hermano de gama, el Berlingo se ofrece en versiones de 5 ó 7 plazas, con una salvedad: el Berlingo 'corto' también puede tener siete asientos aunque, eso sí, la capacidad de maletero se ve muy mermada, por lo que es más razonable coger esta configuración con la carrocería larga.

También tiene algo de furgón este Berlingo, ya que comparte ADN con las versiones destinadas a la carga. Ello convierte a nuestro familiar en un pequeño transportista cuando la situación lo requiere, y en el coche por antonomasia de muchos autónomos. Podemos ir a por pequeños o medianos enseres a las populares tiendas de muebles, bricolaje, etcétera, sin inconvenientes, convirtiéndose en un coche perfecto para los amantes del 'hazlo tú mismo' ya que tablones de medidas bastante grandes y todo tipo de parafernalia caben en el maletero de este coche.

Se suma un tercer vehículo: el de las aventuras. La versión XTR equipa un sistema de control de tracción mejorado y neumáticos de tipo mixto para uso en superficies poco adherentes. No es que podamos hacer campo a través con el coche, pero los caminos no son un problema para un coche que, además, es más alto de lo habitual y, por tanto, puede superar mejor los obstáculos.

A estas aptitudes para el día a día, al transporte y las aventuras, se suman las de cualquier turismo para viajar. Con motores de reconocida solvencia, como el 1.2 turbo de gasolina con hasta 110 caballos o los nuevos 1.5 diésel de 100 o 130 CV, no hay carretera que se resista. Lo podemos combinar con el cambio automático. A velocidades legales, que supera con gran facilidad, se consiguen consumos muy ajustados y un alto confort de marcha.

El Berlingo también tiene algunos handicaps, como una anchura exterior grande, que hace que su manejo urbano sea un poco más cuidadoso y que tengamos que tener en cuenta esta anchura a la hora de aparcar, y un diseño más 'cuadrado' que el del típico monovolumen o SUV de su categoría, pero si miramos más todo lo que recibimos a cambio, el Berlingo es una de las mejores ofertas del mercado, ya que por tarifas entre 16.000 y 24.000 euros recibimos cuatro coches en uno.

 

Fotos

Vídeos