Subaru Impreza: El legado de la seguridad

La imagen de este Impreza dista mucho de los deportivos de antaño./
La imagen de este Impreza dista mucho de los deportivos de antaño.

El nuevo Subaru Impreza ya no es el supercoche de rallies de antaño, sino un completo compacto con lo último en seguridad de serie

NACHO MARTÍN-LOECHES

Si pensamos en un Subaru Impreza, nos viene a la mente un coche deportivo y veloz, un vehículo que se acerque mucho más al mundo de los rallies y la competición que al de las familias y la conducción confortable, pero este nuevo Subaru Impreza en su versión compacta no tiene estos atributos de competición pura de antaño. Impreza da nombre a un nuevo Subaru en el que prima la seguridad, el confort y la funcionalidad. Subaru ha utilizado para este modelo la misma plataforma que en el crossover de la marca, el XV, y se ha guardado la deportividad para el WRX STI. En 2014 Subaru dejó de importar este vehículo a nuestro país, pero en 2018 vuelve a España con una apuesta firme para todo tipo de público.

Mayor tamaño y espacio

El nuevo Subaru Impreza ha ganado 4,5 centímetros de largo y 3,5 de altura. También, gracias al nuevo chasis el espacio interior ha aumentado, y su distancia respecto al suelo es un centímetro menor. En el exterior, percibimos un diseño de líneas rectas, elegantes y, para nuestro gusto, bonitas, pero sin grandes atributos que le den un toque característico, de gran personalidad y diferencial respecto a otros modelos de características similares.

El Impreza equipa de serie todas las medidas de seguridad de la marca, con un precio atractivo; al motor 1.6 litros le falta potencia, pero el cambio automático lo hace confortable

En el interior, desde que entramos, nos da una sensación de que el coche se va a comportar tecnológicamente muy bien, y así es. El volante cuenta con diversos botones con los que se pueden controlar funciones que van desde la música hasta las llamadas o el control de velocidad por radar. Nos encontramos, además de con la información mostrada en el cuadro de mandos, con dos pantallas, la más destacada está situada en la parte central, es táctil y de ocho pulgadas para nuestro modelo en su acabado Executive. En cuanto al maletero, es cómodo si vamos muy cargados gracias a su tipo de apertura a una distancia baja del suelo y a sus 385 litros de capacidad, la cual puede aumentar con la reclinación de los asientos traseros.

Eficiente y útil

Como comentábamos anteriormente, al motor de este vehículo le falta un poco de potencia para nuestro gusto, además, su sonido nos recuerda a coches más deportivos, por lo que nos confunde un poco, pero con sus características, cumple a la perfección con las funciones para las que se ha hecho este vehículo, ya que es un motor que no transmite vibraciones en el interior ni muchos tirones, por lo que los viajes con el Impreza son cómodos, de conducción suave y aceleración progresiva y constante. En España solo está disponible el motor de 1.6 litros de 114 caballos y cuatro cilindros, aunque en otros países están a la venta modelos con motores de 156 caballos de 2.0 litros. Otro punto característico del coche es el cambio automático y su tracción a las cuatro ruedas, y su consumo no es muy elevado, ya que en nuestras mediciones nunca supera los ocho litros -su consumo homologado es de 6,4 litros por cada 100 kilómetros recorridos-.

El volante cuenta con muchos botones.
El volante cuenta con muchos botones.

Fuerte peso tecnológico

La seguridad y los elementos de tecnología que incorpora el vehículo son sus atributos más destacados. Con tres cámaras incorporadas, nuestro Subaru Impreza equipa aviso de colisión, asistencia de frenada de emergencia, y un estricto aviso y control de salida de carril. Al aparcar nos encontramos con la cámara de visión trasera y un freno automático si el vehículo detecta un elemento con el que estamos cerca de colisionar. Además de estos atributos, también debemos destacar el buen funcionamiento del control de velocidad por radar con cuatro niveles de proximidad diferentes respecto al coche de delante, además de los faros adaptativos, que nos transmiten una mayor seguridad. El coche también dispone de navegador con tecnología TomTom y elementos de conectividad como el Apple Car Play, el Android Auto o Pandora, además de los propios de Subaru, como el Starlink.

Buen viajero

Este compacto se comporta muy bien por carretera. Por dentro es espacioso y cómodo no solo desde la perspectiva del conductor, sino también para los pasajeros. El asiento del conductor se puede ajustar en seis posiciones diferentes y los asientos delanteros son calefactables. No es un coche fabricado con la función de hacer viajes largos y en familia, pero su confort unido a los elementos de seguridad hacen de este coche un rival muy competitivo en el segmento de los compactos, tanto por carretera como por ciudad. Puede que, para algunas personas, la elevada cantidad de botones que residen en el volante pueda resultarle incómoda, y aunque en nuestro caso nos costó un poco más de la cuenta adaptarnos correctamente a todos ellos, cuando uno se acostumbra, consigue sacar el máximo partido a diversas funciones del vehículo que hacen la conducción mucho más fácil. Por ciudad nos sirven de gran ayuda el sistema automático 'start-stop' y los avisos de los espejos retrovisores cuando se aproxima otro vehículo.

Este modelo es más largo y ancho que su predecesor, pero más bajo.
Este modelo es más largo y ancho que su predecesor, pero más bajo.

El nuevo Impreza nos ha sorprendido. Sus atributos dedicados al confort y la seguridad le dotan de una gran calidad, unido a un diseño elegante por un precio de 20.400 euros en su versión menos equipada, lo que le convierte en el coche de tracción total y automático más barato en España.

Fotos

Vídeos