Honda CR-V Hybrid

Honda CR-V Hybrid

Por primera vez en Europa, la marca ofrece un SUV con tecnología híbrida

A partir de febrero empiezan a llegar a los concesionarios de Honda el nuevo CR-V Hybrid, el primer modelo de la gama con tecnología híbrida para el mercado europeo. Esta última versión ofrece mayor confort y conectividad y es más amplio y versátil. Con cuatro niveles de acabado, se comercializa desde 34.200 euros.

El CR-V cuenta con un diseño exterior renovado, como los contornos más definidos en el capó y los paneles traseros, así como el frontal distintivo más reciente de Honda y sus característicos faros. Además, los pasos de rueda son más anchos. Las dimensiones son ligeramente superiores, con una mayor distancia entre ejes que hace posible un interior mucho más espacioso y un maletero más ancho y profundo. El portón trasero eléctrico permite acceder con comodidad a la carga.

En la parte delantera, la superficie es más limpia en comparación al modelo anterior y las líneas del capó fluyen de manera natural hacia el parabrisas y mantienen su continuidad hasta el alerón del portón trasero. Visto de perfil, las formas son más pronunciadas y destaca una línea que logra aumentar el volumen de la parte inferior con una moldura que se extiende desde el arco de las ruedas delanteras hasta la parte trasera.

Carrocería más aerodinámica

La carrocería del nuevo Honda CR-V es muy aerodinámica con menor turbulencia de aire sobre el frontal, cubiertas en los bajos del motor y del piso que permiten un suave flujo de aire para una menor resistencia al aire y los pliegues angulosos en los bordes de los parachoques ayudan a separar las corrientes de aire. Un práctico alerón en la parte superior del portón trasero reduce aún más las turbulencias en la zona posterior.

La entrada de aire en la parte delantera dispone del sistema Active Shutter Grille. Por defecto, las rejillas de la parrilla están cerradas, pero cuando es necesario, se pone en marcha un motor encargado de gestionar la apertura para que entre el aire en el vano motor.

En el interior, el nuevo modelo eleva el listón en cuanto a calidad, refinamiento y espacio. Ofrece una mejor calidad de marcha, respuesta de la dirección, mayor agilidad y menores niveles de ruido, vibración y rumorosidad. El diseño de la plataforma corresponde a nueva generación que emplea elementos estructurales para distribuir la energía de un posible impacto de manera más uniforme. El dispositivo Honda Sensing, que comprende un completo paquete de tecnologías de asistencia a la conducción y seguridad activa, es de serie en toda la gama.

El chasis es más resistente y ligero. La plataforma se ha fabricado con acero de muy alta resistencia que le aporta mayor rigidez y dinamismo. Esa firmeza del monobloque proporciona además un mayor nivel de refinamiento y se utilizan técnicas de aislamiento y sellado de primer nivel siempre en la búsqueda de una conducción más confortable.

En el interior, se aprecia la marcada orientación horizontal del cuadro de instrumentos y la amplia gama de materiales táctiles utilizados refuerza la sensación de calidad. Otros elementos prémium son la moldura con efecto madera de los paneles de las puertas y la parte inferior del salpicadero con un toque de color natural. La tapicería de los asientos es de tejido negro y se ofrece en piel/símil piel para las versiones Lifestyle y Executive que son las más equipadas.

La instrumentación lleva una pantalla táctil central y la interfaz de información para el conductor de 7 pulgadas. El diseño del mando de control también se ha simplificado. La tecnología Honda Connect ofrece un funcionamiento más intuitivo e integra los móviles tanto de Apple CarPlay como de Android Auto. Las funciones compatibles son Google Maps, Google Now, mensajería, música y otras muchas.

Propulsión híbrida

El nuevo CR-V con propulsión híbrida combina dos motores eléctricos, un motor de gasolina y una batería de iones de litio. La transmisión es fija y es posible versiones con tracción delantera o total. El propulsor de gasolina i-VTEC de dos litros y el potente motor eléctrico generan una potencia combinada de 184 CV. El coche acelera de cero a cien en 8,8 segundos y la velocidad máxima es de 180 km/h. La versión de tracción delantera emite 120 g/km y la cifra de consumo en ciclo combinado es de 5,3 l/100 km.

La tecnología de Honda dispone de tres modos de propulsión. El EV Drive permite la propulsión completamente eléctrica, el Engine Drive es la configuración más eficiente para la conducción en vías rápidas y el Hybrid Drive aprovecha la energía sobrante del motor de combustión que se puede emplear para recargar la batería mediante el generador. El «software» de control decide en todo momento cuándo cambiar a fin de maximizar la eficiencia, sin necesidad que intervenga el conductor.

La instrumentación incluye un amplio velocímetro digital y un indicador del estado de carga de la batería. El conductor puede navegar entre diversas pantallas, con instrucciones de navegación, contactos del móvil, información del audio, estado del sistema de tracción a las cuatro ruedas e información de mantenimiento del vehículo. También muestra un gráfico que indica cuál es la fuente de potencia, si la batería se está cargando y una guía que sugiere técnicas de conducción más eficientes.

En cuanto al sistema de tracción total, esta última versión mejora la capacidad todoterreno y el dinamismo; se desconecta automáticamente cuando no se necesita par en las ruedas traseras a fin de mejorar el rendimiento y la eficiencia. La conducción fuera del asfalto mejora por una mayor distancia libre al suelo que aumenta hasta los 192 milímetros. En caso necesario, el sistema permite enviar hasta un 60 % de par a las ruedas traseras. El resultado es la mejora en condiciones de poca adherencia y mayor capacidad en las rampas.

Por la mayor batalla, el habitáculo es más amplio, tanto delante como detrás, y cuenta con una plataforma de carga mayor que facilita permite acomodar una bicicleta de montaña con un cuadro de talla L. La regulación de los asientos es versátil, las dos partes de la banqueta trasera pueden abatirse con una sola mano y la base de los asientos baja hasta el suelo para que los respaldos queden planos.

El nuevo CR-V incorpora de serie en todas las versiones los mismos sistemas de seguridad pasiva y activa. El paquete Honda Sensing, de serie, incluye: prevención y mitigación de impactos, avisador de colisión frontal, alerta de cambio involuntario de carril, aviso de salida de carril, aviso y prevención de cambio involuntario de carril, control de crucero adaptativo, sistema de reconocimiento de señales de tráfico y control de crucero adaptativo inteligente. Otras tecnologías de seguridad son el sistema de información de ángulos muertos, alerta de tráfico cruzado y la cámara de visión trasera.

 

Fotos

Vídeos