Honda e, eléctrico para trayectos urbanos

Honda e, eléctrico para trayectos urbanos

El nuevo modelo se ha diseñado específicamente para recorridos por ciudad

Honda ya tiene listo su nuevo vehículo eléctrico de próxima generación cuya versión de producción se presentará antes de que acabe el año. Un modelo dirigido especialmente a un usuario que circula sobre todo por ciudad o entornos urbanos, práctico y funcional aunque con un carácter divertido.

El motor eléctrico del Honda e desarrolla una potencia de hasta 150 CV y un elevado par superior a los 300 Nm. La batería de 35,5 kWh es de peso reducido, facilita una carga rápida del 80 % en media hora y una autonomía de más de 200 kilómetros; va ubicada a baja altura, en el piso del vehículo, con lo que el centro de gravedad se encuentra a solo 50 centímetros del suelo.

Los ingenieros de la marca han conseguido una distribución idónea del peso, de un 50 % sobre cada eje, con voladizos cortos que aportan un acertado equilibrio entre estabilidad y maniobrabilidad. La marca incluso le cataloga de carácter deportivo, gracias a que la potencia se transmite a través de las ruedas traseras, una ventaja que favorece una mayor precisión de la dirección en las ruedas delanteras.

Ese bajo centro de gravedad en combinación con una firme estructura son responsables de un mínimo balanceo de la carrocería en las curvas, y así se evita una suspensión rígida. Por tanto, el Honda e es muy maniobrable y acepta bruscos cambios de carril, incluso a cierta velocidad. Además, el radio de giro es de unos 4,3 metros, lo que favorece la conducción en las calles más estrechas.

En marcha, el pequeño Honda podrá incorporar un dispositivo de control de un solo pedal. Cuando se pisa el pedal del acelerador, el coche acelera con normalidad pero al levantar el pie se produce una frenada regenerativa automática que aminora la velocidad del vehículo y apenas es necesario utilizar el freno. Tampoco faltará un modo de conducción «sport», que incrementa el rendimiento por una respuesta más rápida de la aceleración.

La estructura del Honda e es de elevada resistencia y al mismo tiempo ligera. Un chasis que permite poner a punto los ajustes de la suspensión y la dirección para conseguir una experiencia de conducción dinámica. Por ejemplo, la suspensión toma como referencia los valores de vehículos de mayor tamaño, con un sistema independiente a las cuatro ruedas.

El nuevo eléctrico compacto de Honda forma parte de la estrategia de la marca de incluir propulsores eléctricos en toda su gama de automóviles de cara al 2025 y con destino el mercado europeo.