Cupra Ateca: Furia española para los SUV

Detalles y logotipos diferencian a esta versión de 300 CV./
Detalles y logotipos diferencian a esta versión de 300 CV.

Seat lanza con el Cupra Ateca el primer deportivo asequible del sector de moda y presenta su división 'racing' como nueva marca

REDACCIÓN MOTORBarcelona

Todos los aficionados al automóvil soñamos con un deportivo de una gran marca: Ferrari, Porsche, Lamborghini, AMG... pero mientras llega el golpe de suerte o la herencia de un tío abuelo desconocido, nos conformamos con que nuestro coche 'de diario' pueda tener grandes prestaciones. Así nacieron los modelos GTI, y el segmento ha funcionado muy bien desde los años ochenta hasta hoy. Muchas marcas tienen en su catálogo compactos con altas prestaciones: León Cupra, Mégane Sport, Golf GTI o Focus RS no necesitan más presentación, son auténticos deportivos aptos para el día a día.

Pero los tiempos cambian muy rápido y, si los GTI familiares ya tenían un elevado éxito, ahora nuestro coche 'de diario' es, muy probablemente, un SUV, por lo que lo que realmente nos gustaría tener es un SUV deportivo que tenga ese 'halo' con el que cuentan los Porsche Cayenne, BMW X6 o los nuevos Audi Q8 y Lamborghini Urus.

A la venta desde 44.900 euros, está totalmente equipado y cuenta con tracción total y cambio DSG

El primer SUV GTI

La primera en detectar que esta tendencia de SUV deportivos iba a llegar también a los modelos populares ha sido Seat, y aquí está el nuevo Ateca Cupra, con nada menos que 300 CV -para hacernos una idea, modelos tan sofisticados como el Audi Q8 tienen un motor de 286 CV-. Ninguna marca 'popular' tiene un coche semejante, y esto ha hecho que Seat, muy bien dirigida en la actualidad por el italiano Luca de Meo, convierta a su división deportiva Cupra en una marca independiente. Así ha nacido el Cupra Ateca, un coche sin rivales en su segmento, una situación que se mantendrá durante un tiempo porque la mayoría de las marcas no diseñaron sus modelos SUV para altas potencias.

Interior con cuadro de relojes digital de serie y pantalla de gran tamaño.
Interior con cuadro de relojes digital de serie y pantalla de gran tamaño.

A por la carretera

Vistos los antecedentes, nos plantamos por fin ante la prueba del coche. lo cierto es que el Cupra Ateca tiene muchísimo de Seat Ateca, y se aprecia que el cambio a una nueva marca ha sido una decisión tomada de forma posterior al desarrollo. Ligeros cambios en paragolpes y parrilla, similares a los que se realizan para un modelo GTI, diferencian a este Cupra del resto de los Ateca. Los logos son nuevos, y destaca su color cobre/bronce, el oficial de la marca, y que se aplica a detalles interiores, llantas o equipamiento extra.

Mecánicamente tiene el mismo motor del León Cupra, un dos litros turbo gasolina con 300 CV, que se une a un cambio automático de doble embrague y siete marchas -DSG en Seat- y la tracción total permanente '4Drive' con varios programas de uso. Entre las opciones aparecen llantas de 19 pulgadas y un fantástico equipo de frenos Brembo -pack performance-. Los asientos tipo bacquets son bonitos, pero los de serie ya agarran bastante, en un interior en el que el tono negro de todos los guarnecidos y el cuadro de mandos digital marcan la diferencia respecto a los futuros rivales de su clase.

En ciudad y carretera el coche disfruta de un confort bastante elevado para ser un modelo deportivo. El único coche similar en planteamiento era el anterior Audi RSQ3, que explotaba el mismo concepto compacto y deportivo, pero dentro de una marca premium y, por tanto, con un precio sensiblemente más alto -el Cupra cuesta unos 45.000 euros frente a los más de 70.000 del Audi, también más potente-. El Ateca no es tan radical y es más confortable, más utilizable en el día a día. Su consumo, como buen GTI, no es disparatado, aunque sí alto, como corresponde a un modelo con tracción total, motor de gasolina y cambio automático. Será difícil bajar de diez litros cada cien kilómetros y podremos llegar con facilidad a cifras más altas. A cambio, si vamos suaves, el consumo puede ser bastante contenido para un coche de estas cualidades y potencia.

Un buen coche familiar

El espacio interior es holgado, y destaca el amplio equipo de serie, con todo incluido, del portón trasero automático a los asientos eléctricos pasando por la pantalla multimedia de tamaño más grande y todos los elementos de seguridad y confort más sofisticados. En ciudad y carretera destaca su agilidad. Basado en el chasis del León, el Ateca es un SUV más bien ligero, que en esta versión con un amplio equipo técnico, apenas supera los 1.600 kilogramos. Esto permite mover el coche con suavidad sin que el motor tenga que esforzarse demasiado, haciendo la conducción en el siempre complicado tráfico de Barcelona mucho más sencilla.

Ya en carretera las prestaciones salen a relucir. Los modos de conducción Sport o Cupra apuran más las marchas mientras el escape emite un poderoso sonido cada vez que cambiamos de marcha, bien de forma automática o a través de las levas del cambio. La suspensión es de dureza regulable, y se endurece en el modo Cupra para mitigar más un balanceo ya de por sí escaso para un coche como este.

Incluso en circuito

Seat confía en su coche, y cerró un tramo de carretera abierta para que pudiéramos probarlo a fondo. Ahí se pone en marcha toda la deportividad del coche. Tiene un programa de arrancada rápida 'launch control' al estilo de los deportivos de alcurnia, con el que alcanza los cien por hora en 5,2 segundos, acelerando hasta una máxima de 248 por hora, suficientes para ser la noticia principal de cualquier telediario en caso de querer comprobar su rendimiento en España, pero no en Alemania, su principal mercado. El nuevo Cupra Ateca frena de maravilla, incluso sin los frenos Brembo opcionales, y se maneja 'casi' como un GTI, aunque desde una posición más alta y con menos sensaciones, todo hay que decirlo.

Las tarifas marcadas son de 44.900 euros para el nuevo Cupra Ateca, que llegarían a los cincuenta mil si equipamos todas las opciones, aunque la lógica de ofertas y financiación permitirán poder acceder a este modelo por menos de 40.000 euros, opciones aparte. Una oferta interesantísima para un SUV de 300 CV que, además, viste el logotipo de una nueva marca española: Cupra, a la que le espera un futuro brillante lleno de deportivos, muchos de ellos SUV, con los futuros Arona y Tarraco acompañando a los Ateca, Ibiza y León Cupra.

Excelente apuesta la de Seat con el Cupra Ateca. Un SUV realmente deportivo con un precio muy competitivo y con el aura de una nueva marca de estilo joven y dinámico. Son rivales de su potencia y precio, este es un coche que apetece conducir cada día y en el que llevar a la familia de viaje.

La suspensión regulable es de fábrica.
La suspensión regulable es de fábrica.

 

Fotos

Vídeos