Peugeot 508: Elegancia, deportividad y ahorro con estilo sport

La línea del 508 es realmente llamativas, en especial con sus luces delanteras led./
La línea del 508 es realmente llamativas, en especial con sus luces delanteras led.

Cuesta reunir tantas virtudes en un solo coche, pero Peugeot lo consigue en el nuevo 508 que, en versión diésel de 130 CV, tiene ajustados consumos y precios

REDACCIÓN MOTOR

El Peugeot 508 se ha convertido en uno de los lanzamientos más importantes del año. Mientras el resto de los fabricantes cuentan con berlinas convencionales, la marca francesa ha sido la primera en dar un paso adelante y sustituir su berlina por un coupé de cuatro puertas que retiene casi todo lo bueno del anterior, pero con un envoltorio más atractivo.

El objetivo se ha conseguido, y no hay más que ver las miradas que despierta el 508 a su paso para ver que este es un coche que gusta. Es más compacto que antes, con 4,7 metros de largo, lo que hace que quepa en todo tipo de plazas de garaje, incluso las de los parkings más veteranos del centro de la ciudad. En el diseño aparecen unos led delanteros en forma de colmillos, luces traseras oscuras y una carrocería de líneas limpias y elegantes.

Volante pequeño, cuadro digital y una eficaz pantalla.
Volante pequeño, cuadro digital y una eficaz pantalla.

La versión GT Line se convierte en muy atractiva sin restar confort, por un precio de 32.450 euros

Amplitud interior

Con un diseño tan atractivo, el habitáculo podría resultar pequeños, pero no es así. Las puertas no tienen marco, con cristal 'al aire' al estilo coupé, y eso facilita el acceso. Una vez dentro, el ambiente es similar al de los últimos Peugeot, con un volante más pequeño, cuadro digital, bonita pantalla multimedia y buen espacio. Este GT Line añade piezas con aspecto en fibra de carbono, volante y cambio tapizados en cuero y algunos detalles extra. Lo que es de serie son las ayudas de conducción de tipo 2, es decir, radar delantero y movimiento autónomo del volante para mantener el coche en el carril, así como un buen equipo multimedia con conexión a móviles. Además hay varios tipos de modos de conducción y, si elegimos los asientos de cuero, estos incluyen manejo eléctrico, calefacción y función masaje. Para terminar con el interior, el maletero tiene 490 litros y portón de apertura eléctrica.

Pasamos a la mecánica, porque esta es la versión 'base' de la gama, es decir, la más económica y de menor consumo, pero aún así tiene un buen rendimiento. Equipa el motor 1.5 turbodiésel de 130 CV con cambio manual, y es la única versión de la gama que no es automático, pero su rendimiento es muy bueno, y resulta más económico. No es un motor con grandes aceleraciones, pero una vez lanzado en carretera es capaz de mantener buenos ritmos sin descanso, y convertir cualquier trayecto en un viaje placentero y de bajo consumo.

Destacan también lo bien que funcionan las ayudas la conducción, especialmente el aviso de cambio involuntario de carril, y la buena posición en la pantalla multimedia, que permite operar con ella sin entretenernos. El consumo, incluso ritmo alto, está por debajo de los seis litros cada cien kilómetros, y si bajamos a velocidades normales, rondará los cinco litros, un consumo muy bajo para un coche de este porte.

Tarifa competitiva

El precio es de algo más de 32.000 euros en este acabado GT Line. Entre las opciones, dejaríamos de lado los asientos de cuero eléctricos, que cuesta 3.350 euros o el techo solar de 1.200 euros pero sí equipar la cámara trasera, el portón eléctrico o la carga del móvil sin cable, la suma de las tres no llega a los mil euros.

Tanto como coche particular como de empresa, el 508 nos permite recuperar la conducción de una buena berlina con una imagen elegante y deportiva y un rendimiento mecánico orientado hacia el confort, pero que nos permite brillar en carretera. El acabado GT Line es la guinda para este acertado modelo.

Tiene silueta de berlina, pero con un portón trasero eléctrico para el maletero.
Tiene silueta de berlina, pero con un portón trasero eléctrico para el maletero.