EN DIRECTO

El gas tiene un gran futuro por delante./
El gas tiene un gran futuro por delante.

Seat ha aumentado la producción de las versiones de gas de 95 a 250 unidades al día, es un modelo de éxito en España, Alemania o Italia.

El futuro del suministro del gas para coches está asegurado. El transporte pesado ya funciona con GNC, que permite suplir el gasoil sin los inconvenientes de la energía eléctrica y sus baterías, poco eficientes para el transporte pesado.

Una de las compañías que apuesta por el GNC, además de Naturgy, es Repsol. La petrolera, que ya ha popularizado el GLP, otro gas 'eco' pero no compatible con el natural, ha comprado suministro de GNC en Rusia para los próximos años, con la intención de empezar a abrir 'gasolineras' en las principales carreteras en España.

Las ventas de los Seat GNC alcanzaron en 2018 el siete por ciento del total de los modelos Ibiza y León. En 2019 se espera superar el quince por ciento, sobre todo por el empuje de las flotas y de la 'psicosis' por la etiqueta 'eco' en ciudades.

Aunque Seat es la marca que más hace por dar a conocer esta tecnología, también hay modelos de Volkswagen, Audi, Skoda y Fiat que tienen como combustible el gas natural, y en Italia más del treinta por ciento de coches nuevos están movidos por gas debido a que sus menores emisiones de partículas no perjudican las grandes obras de sus ciudades.

La explotación de biogás, el metano que se genera de forma natural en vertederos o en explotaciones ganaderas, es mínima en España, con solo una planta generando recursos que otras desperdician, mientras hay países que lo explotan.

Seat reclama que podría apoyar estas explotaciones si este apoyo contara para reducir la 'multa' por exceso de emisiones que la UE impondrá a los fabricantes en 2021. Sería un buen círculo. En lugar de pagar la multa, Seat invertiría en recuperar el gas que se produce 'al natural' para inyectarlo en las tuberías para su entrada en el sistema de consumo, bien doméstico o de sus automóviles.