Probamos el nuevo Honda Civic, un diésel con carácter sport

Las partes negras del paragolpes y el doble alerón marcan una deportiva trasera./
Las partes negras del paragolpes y el doble alerón marcan una deportiva trasera.

El Civic recibe el motor Honda de 120 CV para convertirse en uno de los modelos más ahorradores de su clase sin perder su imagen deportiva

NACHO MARTÍN-LOECHES

Desde que recibimos el nuevo Civic con motor diesel, sabíamos que no iba a dejarnos indiferentes. Esta es la décima generación del coche más vendido de la marca japonesa, con más de 24 millones de unidades en todo el mundo. El diseño ha seguido manteniendo sus líneas deportivas, y ahora cuenta con un motor diesel que conjuga ahorro y eficiencia con una imagen muy deportiva.

Agresivo y elegante

El diseño exterior mantiene la línea 'sport' característica de este modelo, a las que se suman una gran robustez y firmeza sin perder un ápice de aerodinámica. Es un vehículo con un diseño lleno de personalidad tanto en la versión de cinco puertas como en el sedán que, respecto a la generación anterior, son más anchos, más largos, más bajos, con mayor distancia entre ejes y con unas llantas que han aumentado en tamaño.

La versión de cuatro puertas llegará en junio y todos los modelos tienen cinco años de garantía Junto al motor 1.6 diésel de 120 CV, la gama Civic ofrece dos gasolina turbo con 130 y 182 CV

Los faros delanteros y los pilotos traseros mantienen un aspecto afilado, como las entradas y salidas de aire, y en el caso de los faros traseros sus perfiles se prolongan con el alerón situado encima del maletero. En el techo, también debemos destacar la antena tipo aleta precedida por el techo de cristal.

Amplitud y luminosidad

Cuando entramos al coche, percibimos una sensación de comodidad y amplitud que se confirma con el paso de los kilómetros. Otro aspecto destacable es la luminosidad y sensación de amplitud. Aun así, debido a su diseño exterior, la visibilidad de la parte trasera por el retrovisor interior no es del todo perfecta, y la doble luneta parte la imagen, lo que se solventa con los grandes espejos exteriores.

El interior también cuenta con detalles vanguardistas, como la pantalla central de siete pulgadas desde donde se pueden controlar parte de la configuración del vehículo, algo que también se puede hacer con los botones situados en el volante, que hacen que no necesitemos retirar las manos del volante para cambiar de emisora de radio o atender una llamada.

Bajo de la pantalla y delante de la palanca de cambio, encontramos un amplio espacio en el que podemos recargar nuestro teléfono móvil si está dotado de recarga inalámbrica, un sistema que será habitual en casi todos los nuevos modelos. Pero, sin duda, una de las sorpresas del interior es el amplio maletero, que tiene 478 litros de capacidad y, si plegamos los asientos traseros, el volumen alcanza los 1267 litros.

Tecnología renovada

En el apartado de innovaciones el Civic no se queda atrás de sus competidores. El coche cuenta con el sistema Android Auto y Apple CarPlay, perfecto para utilizar, por ejemplo, el navegador del móvil, más actualizado y sencillo que el que equipa de serie.

Frente del puesto de conducción, toda la información del panel de instrumentos la tenemos en un formato digital que no solo incluye los datos habituales, sino que también presenta datos de navegación, avisos de seguridad, correos electrónicos y mensajes o la música.

A toda esta tecnología se le suman elementos de seguridad como el sistema de mantenimiento de carril o el control de velocidad con radar. La seguridad de este Civic ha sido calificada con cinco estrellas en las pruebas de choque.

Motor eficiente

El punto más fuerte de este coche es la parte técnica. Honda acostumbra a proporcionar a sus clientes motores fiables con buen potencial y en la nueva versión diesel del Civic este aspecto no es una excepción. Este motor de 1.6 litros y cuatro cilindros cuenta con 120 caballos de potencia y responde bien tanto en ciudad como en carretera, ya que es eficiente, suave cuando lo requiere y, si queremos forzar un poco la marcha, da una respuesta instantánea. La caja de cambios manual de seis velocidades no se queda atrás: es suave y muy precisa, la mejor de su clase con gran diferencia y digna de un automóvil deportivo. Además se ubica alta en la consola y tiene un recorrido corto.

Si le sumamos a todo ello las nuevas suspensiones regulables en dureza en dos modos diferentes, nos resulta una conducción con un notable nivel de confort al pasar por caminos irregulares. Este motor ha reducido las emisiones y además su consumo de combustible es muy bajo, ya que siempre hemos tenido cifras inferiores a los seis litros por cada cien kilómetros recorridos combinando ciudad y carretera.

Cómodo y seguro

El comportamiento del nuevo Civic diesel tanto en carretera como en ciudad es excelente. En carretera es cómodo y las aportaciones tecnológicas como el control de velocidad o un efectivo sistema de mantenimiento de carril son interesantes para nuestra seguridad. Por ciudad, el vehículo también gasta poco combustible, en gran parte por el sistema 'start-stop' que incorpora, muy efectivo en atascos y paradas en semáforos y cruces. Además, detecta y avisa de coches u objetos cercanos con una señal sonora y un aviso en el cuadro de mandos, algo que no solo sirve en la conducción, sino también a la hora de aparcar, momento en el que también nos sirve de gran ayuda la cámara de visión trasera.

El Civic diesel llega con varios niveles de equipamiento. En nuestro caso hemos probado el tope de gama, premium executive con cuero, techo solar, navegador, etc. y aun así el precio, 27.000 euros con todo de serie, nos parece competitivo, y seguro que está sujeto a ofertas finales de concesionario.

EL Civic es el compacto deportivo de referencia, y en su versión diesel permite disfrutar de un coche ahorrador de alta calidad e imagen a precio razonable.

Fotos

Vídeos