Kia Ceed GT: Deportivo de nueva era

La versión compacta tiene un precio muy competitivo./
La versión compacta tiene un precio muy competitivo.

Kia apuesta por un motor de 200 CV y una excelente puesta a punto y diseño para convertir al Ceed GT en un GTI muy apetecible

ALEX ADALID Barcelona

El mundo del automóvil avanza con tanta rapidez que, en ocasiones, perdemos la perspectiva. Es el caso de los GTI. El origen del sector es poder tener en un coche compacto válido para el día a día, prestaciones cercanas a un deportivo, con motor más potente y frenos y suspensiones en consecuencia. El problema es que empieza la rivalidad entre marcas y el sector se ha convertido en un conjunto de coches de altísimas prestaciones que han perdido la facilidad de uso diario que conlleva un GTI, y que son excesivos para un uso diario. Esto nos ha dado coches excelentes, como el Ford Focus RS, el Renault Mégane Sport, el Volkswagen Golf R, onda Civic Type R o Seat León Cupra, pero son modelos que cuesta utilizar y disfrutar a diario en una conducción convencional.

Compromiso razonable

Contamos toda esta historia para presentar el nuevo Kia Ceed GT. El modelo tiene un aire deportivo y un motor 1.6 litros turbo de 205 CV. Dentro de su propio grupo automotriz, ya que Kia comparte mecánica y tecnología con Hyundai, la marca podría haber utilizado el motor del Hyundai i30 N de 275 CV, pero Kia ha decidido plantarse con un modelo más racional, que entronca perfectamente con el espíritu de un GTI original.

Con 205 CV y un chasis bien puesto a punto, nos divertimos al volante sin tener que andar al límite. Hay dos versiones, cinco puertas y el familiar Proceed, a la venta, con ofertas, desde 25.000 euros

Como decíamos, el motor tiene 205 CV, y se trata de un 1.6 litros turbo que destaca por su buena puesta a punto y rendimiento. Se une a una caja manual de seis marchas, aunque en opción podemos tener una automática de siete, con levas la volante y del tipo doble embrague, más rápida en conducción 'racing'. Se une a un chasis muy bien puesto a punto, con suspensiones de altura reducida, buenos frenos de muy bien tacto y una dirección rápida que es clave para un buen dinamismo.

Completada la parte técnica, la estética no se queda atrás. El modelo se parece mucho a los Ceed con acabado GT Line, pero tiene detalles propios, como la parrilla con pequeños detalles en rojo, color que también llega a las llantas, pinzas de freno o ribetes de los bajos de carrocería. Por dentro, el volante deportivo se complementa con costuras del mismo tono rojo y unos asientos de buen agarre. Pedales metálicos, pomo de cuero y otros detalles están, obviamente, presentes.

El modelo se presenta con las carrocerías de cinco puertas y la de tipo 'coupé-familiar' o 'shooting break', llamado Proceed, que ha sustituido como versión deportiva al modelo de tres puertas. Los dos son muy atractivos, pero el Proceed es más exclusivo, poco visto y tiene más volumen de carga.

Prueba en la pista

Para comprobar mejor su precisión la marca nos convocó en el Circuito de Catellolí, a las afueras de Barcelona. Sólo conocíamos la parte de escuela de conducción de esta pista, por eso nos sorprendió un trazado de más de cuatro kilómetros -algo más que la pista de Cheste, por ejemplo- mucha anchura y razonables escapatorias. Es una pista en dos alturas, es decir, con su puente y túnel a la antigua usanza, así que nos movemos con el Ceed con cautela.

Nos lanzamos a la pista para comprobar, sobre todo, la precisión del chasis, donde la marca ha hecho especial hincapié. El Ceed gira con fuete aplomo, con una suspensión trasera multibrazo que empieza a ser poco utilizada en su clase por cuestión de costes, pero que Kia mantiene me toda la gama Ceed. La suspensión hace que los movimientos de carrocería estén bien sujetos. No es dura, al menos para un uso en circuito, por lo que es fácil entrever que, en la calle, resulta confortable para un uso familiar. En la pista lo probamos con el cambio automático, y en modo sport cambia de maravilla, así que nos encontramos con un coche 'normal' con el que, además, nos podemos divertir mucho si vamos a circular de cuando en cuando en 'tandas' de circuito, cosa que parece poco probable pero sí posible.

Equilibrio en carretera

Pasamos al tráfico convencional, donde la versión de cinco puertas muestra una posición de asiento algo más alta y un manejo más fácil, ya que se ve mejor por su luneta trasera. Obviamente perdemos capacidad de carga respecto al Proceed, pero para un modelo de cinco puertas, casi 400 litros no están nada mal, y permite viajar con pareja o hasta con niños, ajustando bien el equipaje.

Desde 25.000 euros

No todo van a ser elogios, y es que el consumo es más alto de lo esperado, con 6,8 litros homologados, que se convierten en unos ocho en uso real. No es que sea prohibitivo, pero hay rivales que lo hacen mejor. Si vamos andar mucho en autovía, la caja automática de siete marchas permite reducir el consumo y el sonido del motor a bordo, por lo que vale la pena valorar los algo más de 1.500 euros que cuesta esta opción. La otra crítica llega al precio del Proceed, que cuesta unos 3.000 euros más que el original de cinco puertas. Está claro que es más atractivo que el GT 'convencional', pero una tarifa más competitiva haría que muchos clientes se decidieran por este familiar 'sport'.

El precio del modelo se queda, con ofertas, en el entorno de los 25.000 euros, una tarifa muy buena para un coche que, aparte de todo lo comentado, tiene una calidad, ergonomía, nivel de equipamiento y tecnología excelentes, entre los tres mejores de su clase, lo que es mucho decir en este segmento.

Con potencia más que suficiente para disfrutar cada día al volante, el Ceed GT se convierte en una alternativa a los 'super-GTI' de su clase, más potentes, pero también más caros y menos utilizables día a día. El Ceed destaca por su gran equilibrio y alta calidad.

El Proceed, con un estilo tipo familiar-deportivo, comparte mecánica con el 5 puertas.
El Proceed, con un estilo tipo familiar-deportivo, comparte mecánica con el 5 puertas.