Mercedes Clase E 220d: Deportividad con confort

El Clase E y la bahía de Cullera nos dejan grandes estampas, incluso con el cielo nublado./
El Clase E y la bahía de Cullera nos dejan grandes estampas, incluso con el cielo nublado.

Glamur en el exterior, modernidad en el cómodo interior, tecnología y dinamismo en el Mercedes Clase E Coupé Diésel

NACHO MARTÍN-LOECHES

Si pudiéramoss poner una nota al nivel de elegancia, el Mercedes Clase E estaría rozando la perfección con un sobresaliente. Probamos el 220d Coupé, un modelo que nos encantó por fuera y nos asombró por dentro. La calidad de acabados, la tecnología y el confort en marcha son sus puntos más fuertes, unos atributos que no nos sorprenden: es un Mercedes.

Clásico y futurista

La combinación de clase y deportividad son las claves del diseño de este vehículo. En el exterior, encontramos un extenso capó con el habitual diseño de la parrilla delantera de la marca, con elementos que le dan mucha personalidad como las pequeñas aletas del paragolpes delantero. Es un tres puertas y, por detrás la caída de coupé es característica con un detalles muy significativos como el diseño de los faros y el difusor entre las falsas salidas de escape. El diseño trasero es muy fino, Mercedes ha vuelto a conseguir un diseño clásico adaptado a la época en la que vivimos sin necesidad de introducir excentricidades.

El nuevo motor diésel reduce su sonido y su consumo, pero con 195 CV y cambio de nueve velocidades. Por 56.400 euros, el 220 diésel es el E Coupé más accesible, pero con todos los atractivos

Nos dirigimos al interior de este tres puertas, donde la marca sí ha apostado por un diseño más rompedor y futurista. Desde la comodidad de los asientos, observamos la cantidad de detalles y mandos que incluye, como la pantalla de 12,3 pulgadas que nos da mucha información y podemos controlar tanto desde los botones el volante como desde el 'touchpad'. El diseño de las salidas de aire del climatizador da la sensación de estar en el habitáculo de una nave más que de un coche, una percepción que se reafirma con la bonita ambientación de luces led, muy regulables en cuanto a variedad de colores e intensidad.

Si hablamos del maletero, su amplitud es buena con un total de 425 litros de volumen, una cifra ampliable ya que podemos tumbar la fila trasera de asientos. Es un maletero largo y ancho, pero su altura no es del todo cómoda para colocar algunos bártulos que podamos necesitar para realizar viajes con la familia. Del diseño, también debemos destacar el techo solar de apertura eléctrica, que incorpora en la parte delantera una pequeña protección tras su apertura que impide la entrada de mosquitos u otros objetos que puedan provocar situaciones peligrosas en marcha.

Alto confort

Este Mercedes Clase E 220d Coupé equipa un motor diésel 2.0 dotado de una potencia de 194 caballos. Su aceleración no es de lo más destacable, ya que tarda 7,4 segundos en pasar de cero a cien kilómetros por hora y su velocidad máxima es de 242 km/h. Si por algo destaca este coche es por su comodidad. Tiene cuatro modos de conducción -'Eco', 'Comfort', 'Sport' y 'Sport Plus'- y el motor está asociado a una caja de cambios automática de nueve velocidades, una transmisión que permite conseguir cifras de consumo muy reducidas, y es que en carretera con los datos que nos proporcionaba el ordenador de a bordo, tuvimos consumos de 4,8 litros, por ciudad con una conducción eficiente rondaban los seis. La comodidad de marcha es excelente, aunque en el modo 'Sport Plus' esperábamos poder sacar una respuesta más feroz de las capacidades del vehículo.

El interior cuenta con un diseño y una tecnología imponentes.
El interior cuenta con un diseño y una tecnología imponentes.

Tecnología a la última

Este coche destaca también por sus buenos atributos tecnológicos. La pantalla central nos proporciona un gran abanico de informaciones con las que podemos optimizar y darle una mayor eficiencia a nuestra conducción. La conectividad con nuestro teléfono móvil es completa. El Clase E tiene control de velocidad por radar, que incluye la función de parada y arranque automático muy útil en situaciones como atascos. También incluye el sistema de mantenimiento y corrección de salida de carril. A este vehículo se le puede incluir una aplicación desde nuestro teléfono móvil que tiene la función de aparcamiento automático con control remoto a través de la aplicación, aunque nosotros no necesitamos descargarla, y es que aún con su tamaño, su ángulo de giro es muy bueno y los sensores delanteros, laterales y traseros unidos a la cámara de visión trasera de alta calidad, aparcar con este Mercedes es pan comido.

A conducir

Entramos al Mercedes y la sensación de lujo y comodidad está presente desde el inicio en las plazas delanteras. Subimos con nosotros a otras dos personas a la parte de detrás -con algún problema para entrar y salir en el caso de personas de avanzada edad si van atrás-. Durante la marcha, todos los sistemas de seguridad nos transmiten mucha tranquilidad y las indicaciones del navegador son muy claras, sobre todo gracias a las imágenes en tres dimensiones de la pantalla. Nos dirigimos a Cullera y se nos hace corto el trayecto con este coche, podríamos cruzar toda España disfrutando cada minuto de la conducción de este vehículo. La dirección es precisa y, aunque le falte garra en los modos de conducción más deportivos, sabemos que este coche no está hecho para eso y cumple su función de viajero a las mil maravillas.

El Clase E nos dejó una gran satisfacción. Si buscamos un vehículo cómodo, que consuma poco tanto en carretera como en ciudad, que tenga buena tecnología y un diseño tan moderno como elegante, estamos sin duda ante nuestro coche ideal. La marca de la estrella sigue superándose.

Trasera en caída y voluminosa sin grandes detalles aerodinámicos.
Trasera en caída y voluminosa sin grandes detalles aerodinámicos.

 

Fotos

Vídeos