Citroën Berlingo: Corazón de crossover

El Berlingo se convierte en un campero perfecto para excursiones gracias a su altura./
El Berlingo se convierte en un campero perfecto para excursiones gracias a su altura.

El Citroën Berlingo se ha reconvertido en un polivalente modelo que sirve tanto para el día a día como para las grandes excursiones

REDACCIÓN MOTOR

Dicen que el maletero de un coche es como el dinero: nunca sobra. Y todos hemos sufrido a veces la desesperación de tener que dejar cosas en casa porque, para esa excursión, vacaciones, puente o fin de semana, tenemos no nos caben las bicis de los pequeños, el mueble que llevamos a la casa 'del pueblo' u otros bártulos de todo tipo. Los hay que somos muy trasteros, sí, pero debemos ser muchos, porque el Citroën Berlingo nació en 1996 para sustituir a la mítica Citroën C15 en labores de furgón de reparto, y hoy en cambio se ha convertido en un automóvil amplio, polivalente y económico a mitad de camino entre monovolumen, furgón familiar y SUV. A ello hay que sumar en esta tercera generación una alta tecnología, tanta como que debajo de su piel encontramos la misma mecánica que de vida a modelos de tanto prestigio como el SUV Peugeot 3008, de la marca hermana de Citroën.

Por ese motivo el Berlingo de tercera generación se ha lanzado primero con la versión turismo, que además se ha vestido de estilo SUV, aunque clasificarlo como tal puede se un poco chocante. Nos quedamos con lo de 'crossover', segmento al que este Berlingo se apunta sin pegas. El Berlingo viste ahora un diseño muy de turismo en su frontal, con una altura destacada y luces principales en el paragolpes, dejando los leds en la parte alta del morro. El contorno es cuadrado, lo que permite un interior de auténtica fábula en cuanto a espacio. Por fuera el coche es más ancho, lo que tendremos que tener en cuenta si tenemos una plaza de garaje estrecha o si vamos por caminos donde la anchura sea una pega.

En cuanto a longitud, se queda en el promedio entre los compactos y las berlinas, con 4,4 metros de largo que permiten encajarnos en cualquier sitio. Con esta longitud el maletero es un enorme lugar de más de 500 litros, pero si somos de los que necesitamos muchísimo sitio, la versión XL del Berlingo, con 4,75 metros de largo, ofrece 850 litros de carga.

También para siete

Toda esta capacidad no está pensada únicamente para transportar equipaje o enseres. También podemos dotar la Berlingo de dos plazas extra, para convertirlo en un monovolumen de 7 asientos.

Bajo el capó se instalan los motores de la gama turismo de Citroën, con el 1.5 litros diesel turbo con 100 o 120 CV y el 1.2 litros turbo gasolina de 110 CV. Con caja manual o automática y siempre con tracción delantera, el Berlingo puede equipar un sistema 'grip control' para sacarnos de situaciones difíciles.,

Nos ponemos en marcha, valorando de forma conveniente un interior que es similar al de un turismo. La pantalla táctil está bien ubicada, el interior correctamente insonorizado y cinco pasajeros de talla grande pueden viajar sin agobios. Llegados a los caminos, su buenaaltura al suelo le permite entrar por donde otros no lo hacen, con un detalle extra: el Berlingo siempre ha sido un coche robusto y campero, como todos los Citroën desde la época del 'dos caballos'. Lo que no haríamos on otros coche, lo hacemos con este Citroën.

Por el momento levamos anclas y volvemos a puerto, pero con muchas aventuras por delante, seguro que, en estas cuatro semanas, el Berlingo se va a encargar de sorprendernos. Las tarifas, como siempre en Citroën, son muy competitivas.

El interior integra la nueva pantalla tátil central en una buena posición.
El interior integra la nueva pantalla tátil central en una buena posición.

Fotos

Vídeos