BMW Serie 3: Conducir y disfrutar

La versión M330i con motor seis cilindros de 354 CV y acabado M llegará en verano./
La versión M330i con motor seis cilindros de 354 CV y acabado M llegará en verano.

El nuevo BMW Serie 3 apuesta por diseño, deportividad y tecnología para convencer a los que no renuncian al placer al volante

ALEX ADALID Valladolid

El mercado es difícil incluso para los mejores, y es que el BMW Serie 3, considerado incluso por su competencia como la mejor berlina compacta del mundo, también se está enfrentando al cambio de demanda del mercado. Sus clientes 'de toda la vida' apuestan ahora en muchos casos por un modelo tipo SUV; y es que la propia marca, con los X1, X2, X3 y X4 cuenta con excelentes modelos que cubren la faceta familiar y viajera de muchos 'bemeuvistas' adictos hasta ahora a la berlina alemana pero ¿son tan divertidos de conducir como un Serie 3?

Ciertamente no, y por eso la marca renueva su coche más vendido con tres objetivos: diseño, deportividad y tecnología. El modelo es la séptima generación, llamada ahora G20 en su código interno, y muestra una carrocería completamente realizada en aluminio a la que se acopla una mecánica similar a la de los modelos actuales, con motor delantero longitudinal, gasolina o diesel de cuatro o seis cilindros en línea, y tracción trasera o total, con la única novedad de la casi desaparición del cambio de marchas manual, que se queda para la versión diésel básica de 150 CV con el único objetivo de reducir su precio.

El Serie 3 gana en dinamismo y diseño, con gran gama diesel y gasolina y precios desde 38.600 euros

Mucho más atractivo

El diseño convence, y es el más equilibrado entre los últimos modelos de la marca. La parrilla es más grande y gana en relieve, los faros, con tecnología full led de serie, pierden las formas redondas para dar un aire más vanguardista, y el paragolpes estrena parrillas activas para mejorar la eficiencia y el consumo. El Serie 3 crece en todos los parámetros. Es más largo, alto y ancho que el modelo actual, mejorando su aplomo en carretera. En la trasera los pilotos adoptan una forma que nos recuerda a algún modelo japonés, y la marca incorpora una tapa de maletero con un diseño inspirado en sus modelos deportivos CSL.

Interior muy renovado

Una crítica puntual entre los clientes de la marca era que, de un nuevo modelo a otro, el interior se parecía demasiado. Esto cambia en el Serie 3, aunque sin extravagancias. Destaca su nuevo cuadro de mandos, completamente digital y ligeramente volcado hacia el conductor. La pantalla central no es táctil, y se controla con el mando habitual en BMW, que estrena varios botones adicionales a su alrededor junto a un freno de mano que ahora es eléctrico.

Cuadro digital de serie, con una pantalla adicional de gran tamaño.
Cuadro digital de serie, con una pantalla adicional de gran tamaño.

La palanca del cambio es más corta, también debido a que casi todas las versiones son automáticas y se usa para arrancar, maniobrar y poco más. Las levas aparecen tras el volante para poder manejar la caja de forma manual si es necesario. El lujo es más evidente que antes, con un mayor refinamiento y una apuesta por el silencio, con un parabrisas con reducción de ruido de serie y cristales dobles en los laterales opcionales por menos de doscientos euros. Las plazas traseras ganan espacio para las piernas y los hombros, quizá buscando que los clientes el Serie 3 GT; que desaparece de la gama, sigan en la familia del Serie 3. El maletero no gana tamaño, y se queda en 480 litros, pero es de forma más aprovechable y se puede ampliar con respaldos abatibles asimétricos.

Seis motores seis

En cuanto a mecánicas, se estrena con seis diferentes potencias y una clara apuesta por el diesel, que presenta un dos litros en versiones de 150 y 190 CV y un seis cilindros de tres litros y 265 CV. En gasolina la oferta se compone de motores dos litros de 184 y 258 CV, y 374 CV para el seis cilindros, dotado de tracción total y equipamiento M de serie. Este modelo llegará en verano, cuando también lo hará el 330e, un híbrido enchufable con 60 kilómetros de autonomía y 252 CV de potencia total que será el único con etiqueta 0 de la DGT en la gama, conformándose el resto con la C, tanto en gasolina como en diesel.

En cuanto a equipamientos, al habitual estándar se pueden sumar las configuraciones Sport, Luxury o M Sport, con precios entre dos mil y cuatro mil quinientos euros. En el largo listado de opciones brillan con luz propia las luces láser, a la venta por 1.700 euros y que se activan de forma autónoma por las noches a partir de setenta kilómetros por hora.

Sobre todo, dinámico

Llega el momento de conducir, y al volante el Serie 3 destaca por el buen confort de los asientos y la excelente pisada del chasis. La dirección parece más directa y la carrocería no tiene, en estas versiones M Sport, apenas balanceos. El motor diesel de 190 CV nos parece el más adecuado, y se ofrece con tracción trasera o total. El gasolina de 245 CV también suena muy bien, y compensa el menor par motor del diesel con un buen rendimiento al volante, aunque sin ser netamente deportivo. Las suspensiones de estas versiones son algo duras, con un claro enfoque hacia el dinamismo ahora que los clientes más familiares apuestan por los SUV.

Nuevos controles al lado del cambio.
Nuevos controles al lado del cambio.

El cuadro de relojes digital es bueno pero, como en otras marcas, parece que ha sido diseñado sin tener en cuenta el aro del volante, que tapa los datos principales, como velocidad o cuentarrevoluciones a poco que el volante no esté en su posición de fábrica. Por lo demás, un salto adicional en acabados y calidad de materiales para seguir el ritmo de sus rivales alemanes, aunque el Serie 3 no causa el impacto interior visual de algunos competidores de su clase. Es un coche sobrio y competitivo, destinado a durar muchos años sin cambios.

En cuanto a precios, el nuevo Serie 3 tiene un precio base de 38.600 euros con cambio manual, lo que significa que el automático básico roza los cuarenta mil. A partir de ahí la versión más cara actualmente a la venta es el 330d de 53.600 euros, casi seis mil euros más caro que el 330i gasolina de 245 CV, tarifas elevadas habida cuenta de las opciones que casi todos los clientes incorporan para dejar el Serie 3 a su gusto. El 340i, de serie con tracción total y acabado M deberá rondar los setenta mil euros.

Precios aparte, lo que sí está claro es que el Serie 3 vuelve a ser la mejor berlina de su clase en cuanto a conducción, mecánica y tecnología, combinada con un atractivo diseño y buenas dosis de espacio y confort. En resumen, una nueva referencia en conjunto, a pasar de que cada vez haya menos berlinas con las que enfrentarse

Si nos gustan las berlinas y queremos un modelo de marca premium, el BMW Serie 3 sigue siendo la mejor opción para aquellos que aprecian una conducción más dinámica y efectiva. El nuevo modelo evoluciona claramente en diseño, interior y calidad, con un precio algo más alto que en el modelo actual.

La terminación Sport cuesta dos mil euros extra y aporta diferencias en paragolpes, llantas y suspensiones.
La terminación Sport cuesta dos mil euros extra y aporta diferencias en paragolpes, llantas y suspensiones.