VOLKSWAGEN GOLF vs T-ROCK

Comparativa: Volkswagen T Rock vs Volkswagen Golf

Nuevo diseño frontal y luces diurnas tipo marco en el paragolpes identifican al nuevo VW./
Nuevo diseño frontal y luces diurnas tipo marco en el paragolpes identifican al nuevo VW.

Si el Golf fue durante años uno de los coches más deseados, el T-Roc encaja con el espíritu joven, urbano y viajero de los clientes de hoy

ALEX ADALID

Durante muchos años el Volkswagen Golf ha sido el símbolo de una generación de conductores. Su mezcla de imagen, calidad, fiabilidad, espacio y un buen precio de compra y de reventa ha calado en millones de conductores que, año tras año, lo ha convertido en el más vendido en Europa y uno de los coches más populares en el mundo. Pero los tiempos cambian, y desde hace algunos años la marca ha detectado una mayor preferencia hacia las versiones más convencionales del Golf que a las más deportivas y equipadas, que antes eran las preferidas. ¿El motivo? Los clientes que compran coches de forma más pasional están mirando modelos del sector SUV, pero para el cliente típico del Golf el Tiguan es, en muchos casos, un modelo muy grande, muy caro o ambas cosas, así que se van a otras marcas.

La solución se llama T-Roc, un SUV de tamaño más compacto y urbano que el Tiguan que llega a los clientes que estaban más atraídos por el Golf. El coche se construye sobre una plataforma similar, pero con más altura. El resultado es que, al ir los pasajeros sentados más altos, las filas de asientos van más juntas sin perder confort y el maletero, un punto clave en un compacto, es más grande. La marca anuncia 450 litros.

Además de esta ganancia en espacio, el diseño del T-Roc es más atractivo. Sin las ataduras de otros coches de la marca, el nuevo SUV se ve fresco, con un frontal en el que las luces del paragolpes son el toque original. La trasera llama la atención y la combinación de los once atrevidos colores de carrocería con los dos tonos de techo resulta satisfactoria.

El interior está bien diseñado, sobre todo en el cuadro de mandos. El salpicadero se puede elegir con apliques de colores en las versiones Advance Style y Sport, y todos los T-Roc equipan la pantalla central táctil de ocho pulgadas. Además, los Sport equipan el cuadro de mandos con pantalla digital para ver el navegador tras el volante.

El T-Roc se mueve con una gama de motores bastante amplia, hay tres de gasolina, un 1.0 de 115 CV, el 1.5 de 150 CV y un 2.0 de 190 CV, y otros tres TDI con las mismas potencias. Algunos se combinan con tracción total y caja automática de siete marchas, aunque aún no están a la venta todos los motores diesel, así que los gasolina son los protagonistas del lanzamiento, y con los que empezamos nuestra ruta por Madrid.

El coche gusta, tanto por fuera como por dentro, con un toque joven de diseño y la calidad que se espera de un Volkswagen. Muchos mandos son similares a modelos de la marca y con una buena ergonomía. En los Sport hay un selector de modos de conducción que varía la respuesta del acelerador, la dureza de la dirección y, si llevamos la suspensión de dureza regulable, el tarado de suspensiones. En todos los casos es un coche en el que la comodidad es primordial, tanto en cuando a comportamiento dinámico como en el aislamiento.

Desde 21.200 euros

El T-Roc se ofrece desde 21.200 euros con las ofertas actuales, y tiene tres acabados, Advance, Advance Style y Sport, todos bien equipados y con un atractivo pack de lanzamiento. El resultado es una competitiva gama entre 24.000 y 34.000 euros.

 

Fotos

Vídeos