Renault Kadjar: Hacia la cima de su clase

Protecciones en los bajos laterales y pasos de rueda, así como en lo sparagolpes. /
Protecciones en los bajos laterales y pasos de rueda, así como en lo sparagolpes.

El Renault Kadjar se renueva de cara a 2019 con más detalles de diseño, evolucionados motores diésel y gasolina y atractivas tarifas

MARIO ESCATCagliari, Italia

La bella isla italiana de Cerdeña era la elegida por Renault para proporcionarnos una primera toma de contacto con su nuevo Kadjar 2019 que, fabricado en Palencia, ya ha comercializado desde su lanzamiento en 2015 más de 450.000 unidades en 50 países, un diez por ciento de las mismas en España.

Más refinado

En su aspecto externo este nuevo Kadjar no sufre cambios radicales, muestra una calandra frontal más ancha, junto a sus nuevos faros con las luces de intermitente con tecnología led integradas de serie en los acabados Zen y S-Edition. Los envolventes de las luces de niebla han sido rediseñados, así como los pilotos traseros de nueva configuración. A todo ello, se unen unas nuevas llantas de 17 y 19 pulgadas y tres colores adicionales a los ya conocidos: azul rayo, verde oliva y 'gris highland'.

Nuevos motores entre 115 y 160 CV conforman la gama Kadjar, a la venta desde 21.500 euros

En el habitáculo aparece un nuevo diseño para la consola central, nuevos mandos para la climatización y paneles de las puertas, a los que se agregan los mandos de los elevalunas y espejos retrovisores ubicados en las mismas y agrupados. También los asientos son más confortables, con doble espuma de diferente grosor, y crece en longitud la banqueta que sujeta las piernas y son más cómodas. Los pasajeros traseros disponen de dos aireadores y conexiones USB. El nuevo reposabrazos central delantero permite su deslizamiento. Aparecen nuevas tapicerías, entre las que destaca una negra con pespuntes en rojo de excelente aspecto. La nueva pantalla táctil de siete pulgadas, situada en el centro del salpicadero y algo baja, es de mejor calidad de imagen, táctil capacitiva y con mayores posibilidades de conectividad.

La capacidad del maletero no cambia, manteniéndose en 472 litros, pero aparecen unos nuevos pulsadores que pliegan los asientos traseros de modo automático, dejando un volumen libre de 1.478 litros. Las plazas traseras son amplias para dos pasajeros, mientras que un tercero de talla media, dispondrá de un espacio muy ajustado.

Mecánicas más limpias

En cuanto los motores, la oferta se ciñe a dos de gasolina y dos diésel. En gasolina, aparece una nueva mecánica de cuatro cilindros turbo y 1.3 litros que ofrece dos versiones con 140 y 160 caballos de potencia, propulsores que han reducido las emisiones y los consumos. También encontramos dos diésel; el más sencillo con 1.5 litros y 115 caballos y el más potente, de 1.7 litros, ofrece 150 caballos y llegará a nuestro mercado en el mes de febrero de 2019. Este es el único que se puede configurar con la tracción 4x4 con un sistema de tracción con tres modos de funcionamiento: tracción delantera, total y bloqueo de fuerza al 50 por ciento en cada eje. Las transmisiones pueden manual de seis marchas o automática de siete velocidades. Para las versiones de tracción delantera -todas las disponibles en su lanzamiento- existe la opción denominada 'Extended Grip', un control de tracción que ofrece tres modos de funcionamiento antipatinamiento: carretera, baja adherencia y fuera de carretera.

Pantalla táctil de siete pulgadas integrada.
Pantalla táctil de siete pulgadas integrada.

Hora de probarlo

Para esta primera toma de contacto por las carreteras de Cerdeña, viradas y de buen firme, nos decidimos en primer lugar por conducir el Kadjar con motor de gasolina de 140 CV con cambio manual de seis velocidades. La impresión general al sentarnos al volante es que los leves retoques en el interior han sido acertados, ya que desprende un ambiente general con mayor grado de calidad y acabados, y los asientos han mejorado de forma apreciable. Este motor no transmite apenas vibraciones y es bastante silencioso, está muy bien apoyado por unas relaciones de cambio acertadas y una palanca precisa y muy manejable. La dirección, sigue pareciéndonos, como ocurría en su antecesor, no demasiado precisa, aunque el comportamiento general es bueno, con una suspensión eficaz y confortable a la vez. Los mandos y testigos quedan muy a mano y a la vista y la impresión general es la de notable mejora general con respecto a su antecesor.

Finalmente, tuvimos la oportunidad en el viaje de regreso al aeropuerto de llevar el motor diésel más potente de 150 caballos con cambio automático y tracción 4x4. Esta mecánica es toda una delicia, muy progresiva, silenciosa y con buen par motor. La caja automática está muy bien escalonada y podemos realizar incluso un tipo de conducción más deportiva. Con esta versión tuvimos la oportunidad de circular por un corto trazado fuera de carretera con vadeos de agua y zonas trialeras, y el Kadjar sin ser un todo terreno, sí demostró buenas cualidades como excursionista.

Ya a la venta

La marca francesa ofrece cuatro niveles de acabado: 'Life', 'Intens', 'Zen' y 'Black Edition'. Este último es el más deportivo y destaca por su tapicería alcántara y un techo de color negro. En el exterior, exhibe unas llantas de aleación de 19 pulgadas inéditas, protecciones delanteras y traseras en contraste y carcasas de retrovisores también de color negro. Los precios de venta parten desde los 21.568 euros por lo que, con ofertas de financiación, el renovado Kadjar podría reducir aún más su precio.

En un entorno de mucha competencia de los crossover del segmento compacto, el Kadjar de Renault se llena de nuevos argumentos para luchar de cara a cara con sus directos y duros competidores por la lucha para encabezar el ranking de ventas.

A pesar de no estar estrictamente diseñado para ello, por terrenos irregulares se comportó muy bien.
A pesar de no estar estrictamente diseñado para ello, por terrenos irregulares se comportó muy bien.