Citroën Berlingo: Cambio de concepto

Apertura corredera de las puertas laterales traseras./
Apertura corredera de las puertas laterales traseras.

El nuevo Citroën Berlingo llega como un modelo con más espacio, versatilidad y equipamiento para todo tipo de familias y clientes

MARIO ESCAT

Tras asistir hace unos meses al lanzamiento del nuevo Berlingo de Citroën en Francia para una primera toma de contacto, teníamos ganas de probar más a fondo este nuevo concepto de vehículo familiar de PSA fabricado en Vigo, por lo que hemos recorrido más de 1.000 kilómetros con la versión dotada con el motor 1.5 litros diésel, que ofrece 130 caballos, con caja de cambios manual de seis velocidades, en la variante de carrocería corta.

Esta nueva generación ha crecido notablemente en dimensiones, ya que mide 1,85 m de ancho, 1,81 metros de alto -sin contar las barras de techo- y está disponible en dos longitudes distintas: 4,40 metros -talla M- y 4,75 metros -talla XL-.

Tiene un portón deslizante a cada lado para entrar a los asientos traseros, que son tres individuales muy amplios y confortables, y ofrece la posibilidad de equipar cinco o siete plazas.

Probamos la versión con motor diésel de 1.5 litros, 130 caballos y cambio de marchas manual

Nueva percepción

Lo primero que llama la atención es el nuevo concepto que hace desaparecer de un plumazo la denominación de 'furgoneta', cambiándola por la de familiar multiuso o monovolumen. Su apariencia es más cercana a la de un crossover moderno, como el C4 o el Grand C4 Picasso, con un aspecto mucho más juvenil y dinámico y con rasgos como su capó motor más elevado, su nueva calandra y ópticas, o los vistosos y eficaces 'airbumps' laterales.

La modularidad es una de las grandes ventajas de este nuevo Berlingo, ya que puede incluir una tercera fila con dos butacas que son plegables y extraíbles, ofreciendo un maletero en la configuración de cinco plazas récord en el segmento, con 775 litros de capacidad mínima y con una boca de carga inmensa y de formas muy regulares, que facilita esta labor y se mejora con la luneta trasera practicable. Si abatimos el respaldo del asiento del acompañante y el resto de los asientos, nos quedará un plano de carga de 2,70 metros, más que útil para transportar objetos de una longitud considerable.

Los pasajeros traseros tienen a su disposición bandejas plegables en los respaldos delanteros, cortinillas de parasol, y cofres en el piso de las plazas laterales, a lo que se añaden sus 28 huecos portaobjetos, con la novedad de que los elevalunas de que disponen, ahora, son eléctricos.

La dotación y equipamiento de este Berlingo probado no tiene nada que envidiar a los turismos de última generación, ya que ofrece muchas ayudas a la conducción y una pantalla central táctil de ocho pulgadas, con elementos como, el reconocimiento de señales de tráfico, aviso de cambio involuntario de carril, indicador de atención del conductor, programador de velocidad, detección de vehículos en el ángulo muerto, freno de mano eléctrico, sistema de aparcamiento semi-automático o asistente de frenada de emergencia en ciudad. El sistema multimedia es compatible con Android Auto y Apple CarPlay, y también ofrece un cargador inalámbrico para smartphones.

Luces traseras colocadas en posición vertical.
Luces traseras colocadas en posición vertical.

Hora de conducir

Con el piso algo más elevado que el de un turismo, pero sin llegar a la altura de los SUV, el acceso es sencillo y la disposición al volante muy confortable con múltiples regulaciones. La banqueta nos resulta algo corta para las piernas y la distancia a la palanca de cambio, con nuestra altura -1,72 metros- algo justa.

En marcha, la eficacia de este motor diésel de 130 CV es notable y silenciosa, y opinamos que va más que sobrado de potencia. Con el Berlingo a plena carga -cinco ocupantes y maletas- este, se desenvuelve en todo tipo de trazados y firmes de forma admirable. Es, sin duda, un familiar más que apto para viajes de largo recorrido, en el que tanto el conductor como los ocupantes disfrutarán gracias a una suspensión firme pero muy absorbente y a la buena insonorización.

Con una buena velocidad media, el consumo medido no superó en ningún caso los siete litros a los cien kilómetros, lo que viene a confirmar las buenas cualidades de esta mecánica, que con una buena relación de la caja de cambios y un excelente par motor, no necesita demasiado trasiego con la palanca.

Una de las jornadas de prueba nos aventuramos por una carretera sin asfaltar para poner a examen el 'grip control', y el comportamiento no pudo ser más satisfactorio, ya que se comporta de forma excelente en este terreno, confirmando una vez más sus grandes aptitudes de adaptabilidad y confort en todo tipo de terrenos.

El nuevo Berlingo nos parece una compra más que inteligente, ya que, con precios que parten con cifras cercanas a los 18.000 euros, podemos acceder a un coche de gran capacidad, muy polivalente, de imagen moderna y dinámica, con unas muy buenas prestaciones.

Capacidad de 775 litros en el maletero.
Capacidad de 775 litros en el maletero.