Jeep Wrangler 2.0: Cambia sin perder esencia

La versión Rubicon tiene llantas, neumáticos y transmisión mejoradas para el campo./
La versión Rubicon tiene llantas, neumáticos y transmisión mejoradas para el campo.

El nuevo Jeep Wrangler estrena motores, diseño y equipamiento, pero mantiene su carisma, como pudimos comprobar en Valencia

REDACCIÓN MOTOR

Aprovechando nuestra visita a la experiencia 'Jeep Winter', que contamos en este mismo suplemento, Automóviles Nemesio nos prestó una de las primeras unidades del nuevo Jeep Wrangler llegadas a Valencia, y la verdad es que los cambios con respecto al modelo que conocíamos hasta ahora son muchísimas y muy sustanciales.

Más ligero y ahorrador

El alivio para los seguidores de Jeep es que el nuevo Wrangler, conocido internamente y entre los aficionados como 'generación JL' -el actual era el JK- sigue siendo un Jeep, es decir, un modelo con chasis de vigas y suspensiones de eje rígido, las mejores para andar por el campo, sobre el que se incorpora una carrocería con sus faros redondos, aletines, parrilla de siete barras verticales y todos los elementos habituales en Jeep. Eso sí, se ha modernizado a fondo, y aunque su aspecto no lo indique, muchos de los paneles, como puertas, capós o aletines, son ahora de aluminio o magnesio, reduciendo el peso total en casi cien kilos, lo que significa que el nuevo modelo es más ágil y consume menos. Además es muy bonito, y en esta versión cinco puertas -acabado Rubicon y color amarillo- todo un aventurero, destacando por fuera sus luces tipo led.

La versión Rubicon tiene todo el equipo de aventura incluido, la gama tiene precios desde 50.000 euros

Por dentro hay muchos cambios, especialmente en el salpicadero. Todo está donde siempre en un Jeep, pero todo es nuevo, con materiales de más calidad, una gran pantalla multimedia, cuadro de relojes parcialmente digital... y elementos de confort como los asientos o el volante calefactables que son bien recibidos para un coche muy de pasar frío, sea por aventuras o por viajes a esquiar. Llegan nuevas agarraderas en los pilares delanteros, muy buenas para subir y bajar en según qué sitios, y muchas tomas para USB o elementos multimedia, aparte de una consola central más capaz.

Amplio y más cómodo

En el Wrangler de cinco puertas, que ya no se llama 'Unlimited' como antes, el espacio trasero es muy bueno, y también el maletero, que se abre, como siempre, con una puerta lateral y la luneta hacia arriba. La rueda de recambio sigue en el portón, pero está más baja, de modo que vemos mejor por el retrovisor interior, y además tiene integrada la cámara de marcha atrás. Las puertas cierran con la suavidad de un coche normal, sin portazos como hasta ahora.

Hay varios acabados en el Wrangler, como el Sport, el Sahara y el más campero, este Rubicon, que tiene una transmisión más evolucionada y neumáticos de tacos, entre otros cambios dedicados a la conducción 4x4. A nivel técnico en toda la gama hay importante mejoras. La principal es que ahora tiene un diferencial central que permite dejar conectada la tracción 4x4 también sobre el asfalto. Esto permite que haya diferencia de giro entre los ejes sin romper la transmisión. Eso sí, para que sea 4x4 hay que mover la palanca de transmisión, la misma que inserta la caja de reductoras, elemento fundamental cuando salimos del asfalto y que muy pocos 4x4 equipan hoy en día. Otra novedad en esta versión Rubicon es la estabilizadora delantera desconectable, que permite que la suspensión tengan más recorrido, lo que se suma al bloqueo de los diferenciales delantero y trasero. La verdad es que, incluso como viene de serie, será muy difícil que un Wrangler Rubicon se quede atascado en lugar alguno.

Por el momento se ofrecen dos motores, el habitual 2.2 litros turbodiésel de 200 CV, que ahora equipa 'adblue' para limitar las emisiones y se une a un cambio automático de ocho marchas. A el se suma un interesante motor de gasolina, con el mismo cambio, que es el que hemos probado. Se trata de un dos litros turbo de 270 CV que destaca por su suavidad y silencio, insólito en un Wrangler, lo que da un mayor confort. Eso sí, será difícil bajar de los doce litros cada cien kilómetros con este modelo, por lo que si hacemos altos kilometrajes o nos gusta el ahorro, mejor elegir el motor turbodiésel.

El nuevo Wrangler es, sobre todo, silencioso y muy suave, lo que mejora su confort para largos viajes, travesías o aventuras en familia. Tiene un manejo similar al anterior en ciudad, donde su tamaño es una pega para aparcar y una virtud en las calles, ya que muchos nos dejan paso, y más en este color 'amarillo Hummer' que tan bien le queda. En carretera es un coche mejor que el anterior, más preciso en su dirección, con menos inclinación en curvas y con más silencio. Es capaz de altas velocidades, aunque no es un coche diseñado para ello. En cambio sorprende que las puertas se puedan desmontar fácilmente, como el techo de plástico, y convertir a nuestro coche en un modelo tipo Safari.

Desde 50.000 euros

Tener un Wrangler es muy satisfactorio, pero no es un coche económico. La gama se inicia en unos 50.000 euros y este Rubicon cuesta más de sesenta mil, con el mismo precio para el motor gasolina o el diésel. La ventaja es que es un coche cuyo valor se mantiene bien con los años y que nos da acceso a cientos de aventuras, desde ir al desierto a conocer pistas por lugares cercanos, pero que hasta ahora son desconocidos. Formar parte de la aventura es ahora más confortable que nunca, ya que, a nivel de equipamiento, calidad y confort, no tenemos que renunciar a nada.

Por cierto, estos días la campaña 'black friday' ofrece interesantes descuentos extra que nunca vienen mal en un modelo que, al estar recién lanzado y tener buena demanda, no suele tener grandes ofertas. Automóviles Nemesio, en Torrent, cuenta ya con varias unidades a la venta.

El modelo de cinco puertas ya es el Jeep Wrangler más vendido.
El modelo de cinco puertas ya es el Jeep Wrangler más vendido.
 

Fotos

Vídeos