Renault Koleos: Bajo el signo del lujo

Con 4,7 metros de largo, ofrece cinco plazas./
Con 4,7 metros de largo, ofrece cinco plazas.
RENAULT KOLEOS 2.0 DCI AUTO 4X4 INITIALE

El sello 'Initiale' convierte el Renault Koleos en un exclusivo SUV vestido de etiqueta que destaca por su equipamiento y confort interior

ALEX ADALID

La marca francesa ha crecido en los últimos años hasta convertirse en la número uno del mundo. Tal y como lo leen. Su política de alianzas le llevó a unirse con Nissan, potenciar la marca 'low-cost' Dacia, adquirida unos años antes comprar Samsung Motors -la firma de móviles también fabricaba coches- en Corea, relanzar la marca de lujo Infiniti y, el pasado año, a hacerse con el control de Mitsubishi. ¿El resultado? Hoy la 'alianza' es el principal vendedor de coches en el mundo, por encima de Volkswagen, Toyota, General Motors o Ford.

Esto nos lleva a coches como el nuevo Koleos. Fabricado en Corea del Sur y realizado sobre la plataforma técnica del Nissan X-Trail, el Koleos llega para coronar la gama SUV de la marca francesa, con permiso del monovolumen Espace, convertido en 'crossover'. El Koleos, en cambio, es puramente SUV, y por presencia, aspecto y lujo interior se convierte en el nuevo 'tope de gama' de la marca, en especial en esta versión 'Initiale' firmada con el acabado superior de la marca.

Imponente en diseño

La versión más lujosa cuesta poco más de 40.000 euros y es una gran alternativa a los modelos premium Con 175 CV y cambio automático, tiene un gran confort y una alta calidad, pero sin mucho dinamismo

El coche se aprecia muy grande, y tiene unas formas cuadradas y rotundas que llaman la atención en el tráfico. Las luces delanteras son similares a otros modelos de la marca, con unos leds que 'muerden' en el paragolpes para dar una sensación imperial a su frontal. Los rasgos habituales de los últimos Renault se dan cita en un modelo que cuenta con luces delanteras full-led, luces diurnas delante y detrás y multitud de cromados, aparte de las llantas de 19 pulgadas calzadas con neumáticos para un uso preeminente en asfalto. Si sumamos el tono violeta, el impacto visual es determinante.

Cierto es que muchos SUV se olvidan de los caminos, y el Koleos podría ser uno de ellos. Por dentro, las enormes butacas de cuero con ventilación y calefacción nos trasladas a la época de los grandes y cómodos Renault, aunque, eso sí, con unos asientos más duros que aquéllos mullidos sillones de la gama alta de la marca. En el interior se respira calidad, la pantalla central tiene una posición perfecta y no muchos mandos, de modo que distrae lo justo para marcar las funciones. El cuadro de mandos es mitad digital mitad de agujas, con una fácil lectura. Detrás el espacio es amplísimo, con grandes puertas, buen acceso -aunque la carrocería es algo alta- y mucho espacio. Amplitud, buen equipamiento y calidad son la norma, aunque en estas plazas se echan de menos detalles como las cortinas traseras en las ventanillas o las mesas en los respaldos, que denotan que no estamos en un monovolumen, sino en un coche más aventurero.

El maletero es grande, con 500 litros, pero no tan amplio como se puede esperar de un coche de este tamaño, y además el Koleos no tiene la opción de siete plazas, en una clara intención de la marca de dejar este mercado para el Espace. Nada que objetar, pero quizá un mejor aprovechamiento del maletero permitiría, por su tamaño, un maletero tan grande como el de algunos de sus rivales.

A nivel técnico el Koleos incorpora el motor 2.0 turbodiésel en su versión de 175 CV con cambio automático y tracción total. La tracción es del tipo conectable, es decir, no es un 4x4 permanente, algo más propio de los grandes todo terreno que del sector SUV, y lo cierto es que nos parece un hándicap, aunque termine mejorando el consumo.

Aunque la potencia es alta y el peso ajustado, con algo más de 1.800 kilos, las prestaciones no son un punto destacado. El motivo no es otro que el cambio automático, con tecnología de variación continua, muy querido por las marcas asiáticas pero que no siempre permite aprovechar toda la potencia disponible. El Koleos acelera hasta los cien en menos de diez segundos y tiene un consumo homologado de sólo 6,5 litros cada 100 km., en el día a día rondaremos los nueve litros sin abusar del acelerador.

Llega la hora de hablar del precio, y es que el Koleos nos parece y es mucho coche, el motor es potente, el cambio es automático, la tracción es total y el equipamiento Initiale es algo de gama, así que esperamos una factura elevada, pero no. Renault se conforma con algo más de cuarenta mil euros por su modelo tope de gama y, francamente, desde el punto de vista económico, nos parece que el Koleos Initiale es una excelente propuesta. Un coche grande, de alta calidad, con una amplia red comercial, bien equipado, lujoso y con un precio similar al de las berlinas altas de gama de hace apenas una década. Y si queremos un modelo de tracción delantera con cambio manual y motor diesel de 130 CV, el precio se queda en 28.400 euros.

El Koleos es un gran automóvil en todos los sentidos: amplio, imponente y muy confortable, recupera la época de los grandes modelos de la marca. Ofrece mucho por un precio ajustado, y aunque su mecánica podría ser algo más potente y sofisticada, cumple con todo lo que se le pide.

Fotos

Vídeos