Audi S8, lujo con acento deportivo

Audi S8, lujo con acento deportivo

Suspensión activa, dirección a las cuatro ruedas y tracción quattro se combinan con un motor V8

Es la berlina más prémium y con más de 5,10 metros de longitud un espectacular salón rodante de Audi. Pero como es habitual en la marca, la S es sinónimo de deportividad y en esta variante diversos órganos mecánicos se acentúan para un mayor dinamismo. Es el caso de la suspensión activa predictiva, dirección a las cuatro ruedas, tracción integral o el diferencial trasero que modifican los parámetros con solo pulsar un botón. En cuanto al motor, es un espectacular ocho cilindros y una potencia de 571 CV.

El diseño exterior elegante del Audi A8 se complementa con algunos detalles nuevos, específicos en la carrocería del S8. Adornos en el paragolpes delantero, faldones laterales, carcasas de los retrovisores y en las salidas de escape dobles a cada lado. Se ofrece en opción un paquete en negro y hay disponibles ruedas de hasta 21 pulgadas de diámetro.

En el interior, es posible elegir entre nueve combinaciones y destaca el nuevo guarnecido superior, exclusivo para este modelo, confeccionado en Carbon Vector con un efecto especial 3D que transmite profundidad. Los asientos se caracterizan por un diseño deportivo con ajuste eléctrico, contornos laterales de reglaje neumático y calefacción independiente en tres intensidades, más ventilación y masaje en opción.

Se comercializan diversos tapizados de cuero Valcona y Unikat mientras que las opciones de iluminación son los faros Audi Matrix led de alta definición con luz láser y grupos ópticos traseros oled.

El motor del S8 es un V8 de cuatro litros, con dos turbos, que desarrolla una potencia de 571 caballos y un par máximo de 800 Nm. El bloque adopta la tecnología de hibridación ligera que reduce el consumo en condiciones normales hasta casi un litro. El dispositivo posibilita avanzar por inercia con el motor desactivado y además se desactiva una bancada de cilindros en situaciones de marcha tranquila.

De serie, la suspensión es de tipo activa predictiva. Funciona en combinación con la suspensión neumática, que puede hacer subir o bajar cada rueda individualmente, por lo que es menor el movimiento de cabeceo de la carrocería al acelerar o frenar así como el balanceo en las curvas. Una cámara frontal detecta las irregularidades del pavimento de cierta entidad lo que permite que se haga de forma predictiva. La suspensión activa hace que la carrocería se eleve 50 milímetros cuando se acciona la maneta de puerta.

Dirección a las cuatro ruedas

Respecto a la dirección, es a las cuatro ruedas, para una respuesta más directa y deportiva a velocidades bajas y medias, con una estabilidad de primera línea en autopista. El diferencial deportivo en las ruedas traseras transfiere el par en curvas rápidas. Al entrar en el viraje o acelerar en medio, la mayor parte del par es dirigido a la rueda exterior para que el coche 'busque' más el interior de la curva. Si hay sobreviraje (se va de atrás), el par se transmite a la rueda interior.

El conocido sistema Audi drive select se distingue por cinco perfiles a elegir. Son parámetros que básicamente modifican el grado de inclinación de la carrocería que varía entre unos 2,5º en el más deportivo y 5º con el modo normal. Por lo que se refieres a los frenos, son opcionales los discos carbocerámicos de gran tamaño, ventilados, que proporcionan una mayor duración.

El S8 equipa 38 sistemas de asistencia a la conducción, divididos en los paquetes City y Tour. El dispositivo que controla tales ayudas incluye cinco sensores de radar, seis cámaras, 12 sensores de ultrasonidos y un escáner láser. Los servicios digitales y conectividad se agrupan en el concepto operativo MMI touch. El conductor controla casi todas las funciones a través de dos grandes pantallas. Alexa, el asistente de voz de Amazon basado en la nube, es de serie.

En la instrumentación, el Audi virtual cockpit puede modificarse en dos configuraciones. El cuentarrevoluciones y el velocímetro aparecen como grandes esferas clásicas en el modo driving, mientras que el mapa de navegación es el centro de atención en el infotainment. En ambos casos, con detalles gráficos S específicos en rojo.