BMW X5: Alta velocidad a la alemana

BMW X5: Alta velocidad a la alemana

Como si fuera un AVE, pero para la carretera, el BMW X5 en versión M reúne confort de primera clase con una potencia de puro deportivo

CARLOS RODRIGO

Los excesos, por lo general, no son lo más recomendable, ni lo más equilibrado, ni lo más lógico pero, en ocasiones, son maravillosos y si se puede, se disfrutan en toda su plenitud. El BMW X5 M de 575 CV es un fantástico ejemplo de ello, una máquina de imponentes dimensiones, más de 2.300 kilos de peso, enorme espacio interior y de carga y toda la capacidad de un deportivo de la marca alemana. Un coche que nos permitirá viajar a cinco personas con la mejor comodidad posible y el maletero hasta los topes, o disfrutar del bramido de su V8, que nos empuja al horizonte como pocos coches de su categoría son capaces de hacer.

Si bien es cierto que BMW ya nos permitió disfrutar de un ejemplar de este modelo hace poco más de un año, poder revisitarlo, justo cuando termina la producción no ha hecho sino que confirmar nuestros recuerdos. El X5 M hace pocas concesiones y satisface en casi todo lo que se le exige, principalmente gracias a la gran capacidad de configuración que nos ofrece, con motor, suspensiones, dirección y velocidad del cambio automático con modos para cada necesidad, desde el funcionamiento más relajado hasta el más deportivo.

Motor V8 de 575 CV y un precio de 140.000 euros sitúan esta versión en la élite del mundo de los SUV. Sorprende la facilidad de conducción, con confort y espacio para todos y, si queremos, altísimas prestaciones

Gran turismo muy capaz

Como coche familiar, para viajar, llevar un amplio equipaje y realizar trayectos relajados, se comporta de manera excelente. Sonoridad muy baja, unos acabados interiores exquisitos, donde incluso el techo está tapizado en alcántara y el salpicadero en fino cuero, un equipamiento que permite extras como la ventilación en los asientos o el enorme techo panorámico, hacen que los kilómetros pasen sin esfuerzo y que nos bajemos sin el menor síntoma de fatiga. En este caso motor en modo 'Efficiency' y suspensiones y dirección en 'Comfort' son lo adecuado.

Pero su capacidad de devorar kilómetros de autopista es la que menos se pone en duda, al fin y al cabo el X5 30d lo hace perfectamente por una tercera parte de su precio, así que en esta ocasión decidimos darle un paseo por una de nuestras rutas favoritas del interior de la provincia de Valencia. Desde Villar del Arzobispo, dirección Higueruelas, camino de La Yesa y vuelta por Alpuente y Chelva. En este tipo de trazados, muchos SUV pierden la S de sport y se convierten en coches pesados y torpes, con carrocerías voluminosas y altas, que les cuesta contener los movimientos en curvas cerradas, asfaltos rotos y dando un poco de alegría con el acelerador. Pero la sorpresa ha sido que en estas circunstancias es que se comporta como una berlina deportiva de las muy serias, y mientras no olvidemos el peso en las frenadas e inercias, es un coche que cambia de dirección muy rápido, no balancea, ni se hunde en exceso en frenadas y que, gracias a la tracción integral, sale como una locomotora de los virajes cerrados.

Impecable interior, como es habitual en la marca.
Impecable interior, como es habitual en la marca.

Además, en este coche siempre hay un protagonista, el inmenso V8 biturbo de 4,4 litros y 575 CV, que desde su arranque pone los pelos de punta. Ya sea circulando despacio por la ciudad con las ventanas bajadas o adelantando con una autoridad aplastante, siempre regala un sonido a 'motor gordo' al que no estamos acostumbrados. Una sensación de poderío que es adictiva y que convierte el mínimo movimiento sobre el pedal derecho en música.

Tarifa en consecuencia

Evidentemente, todo esto tiene un precio, que parte de 140.000 euros más los extras, con los que decidamos completar nuestro X5 M y, como era de esperar, un consumo de gasolina que no ganará ningún premio de ahorro. Pero al fin y al cabo estamos hablando de lo mejor de lo mejor para viajar con familia o amigos, para ir a la nieve o de excursión al monte, para pasear por la costa o disfrutar conduciendo en un puerto de montaña. Una duda razonable es elegir este X5 o el SUV coupé X6, o un X5 'normal' y un BMW M2, siempre dentro de los deportivos de BMW.

Su carrocería es bastante grande, aunque su conducción es la de un coche normal.
Su carrocería es bastante grande, aunque su conducción es la de un coche normal.

 

Fotos

Vídeos