Nuevos campeones

Uno de los participantes, con la catedral de Palma al fondo./
Uno de los participantes, con la catedral de Palma al fondo.

Casi 150 barcos han competido en la Copa del Rey de Vela durante una semana en las aguas de Palma de Mallorca

L. CARBONELL

Si en nuestro país existe un evento que cada verano trasciende el ámbito de una competición deportiva y se convierte en un evento globalizado, este no es otro que la Copa del Rey de Vela. La cita de Palma de Mallorca ha sabido ir adaptándose, a lo largo de casi cuatro décadas, a los cambios que ha experimentado no solo el deporte náutico, sino la sociedad española.

Un evento único

No existe ninguna otra competición en Europa donde, a lo largo de una semana, puedan competir juntos en el terreno de juego -en este caso un campo de regatas- deportistas profesionales, aficionados y campeones del mundo u olímpicos. Donde coincidan centenar y medio de embarcaciones de todas las clases y condiciones, desde los grandes veleros de más de 50 pies hasta los pequeños monotipos de apenas 6 metros, pasando por el crucero de toda la vida o incluso catamaranes voladores. O, por ejemplo, donde un navegante amateur pueda compartir pantalán con S.M. el Rey o con multitud de personalidades sociales que cada año se ven atraídos por la regata, bien sea como participantes o como espectadores. La presencia de la Casa Real ha sido doble este año, con Don Felipe de Borbón al mando del nuevo Swan 45 Aifos y su hermana la Infanta Elena a bordo del 6 Metros Clásicos Titia. Desde hacía once años no coincidían en la famosa regata de Palma.

Valencianos por el mar

Esta magna regata disputa hoy su jornada decisiva que coronará a doce nuevos campeones, un galardón, al que por cierto, opta un barco valenciano: el Porrón IX de Luis Senís. El barco del Real Club Náutico Valencia, actual campeón del mundo de la clase, parte esta última jornada en tercera posición en su flota, pero a solo un punto del liderato. De los tres primeros posicionados, quien acabe por delante, se lleva la victoria. De lograrlo, sería la primera Copa del Rey para Luis Senís tras dos subcampeonatos.

Otro barco valenciano, el Tanit IV de Nacho Campos del RCR Alicante, tiene asegurado el podio en la clase ORC 3, si bien no podrá mejorar la segunda plaza que ostenta salvo que se disputen dos mangas el sábado, y enjugar la desventaja con el conjunto catalán de l'Immens.

En el resto de clases ORC, el Estrella Damm de Luis Martínez Doreste y el Antonio Banderas Design de Dani Cuevas parten con una ventaja importante, aunque no decisiva, respecto al multicampeón de la Copa del Rey Rats on Fire y el Red Eléctrica del presidente del RCN Palma, club organizador de la regata, respectivamente.

Quienes sí tienen el título ya asegurado son el Bribón de Pedro Campos, el patrón con más Copas del Rey en su palmarés, en 6 Metros Clásicos y el Bribón Movistar en J80. Aquí se acaba la nómina de aspirantes españoles, toda vez que la potente flota extranjera que cada año tiene en Palma de Mallorca su cita más importante de la temporada domina el resto de clases, habitualmente las más elitistas y que albergan los barcos más espectaculares.

El más incierto de los campeones, con permiso de la clase Swan 45, está en la clase Swan 50 donde los alemanes Earlybird y Niramo mantienen su lucha con un solo punto de diferencia entre ambos. Será un espectacular cierre a una regata que, un año más, marca la pauta del deporte de la vela en el Mediterráneo.

Fotos

Vídeos