Silencio y ecología con Vipservyp

Con batería de 6 kilowatios, alcanza entre 210 kilómetros de autonomía homologada./
Con batería de 6 kilowatios, alcanza entre 210 kilómetros de autonomía homologada.

La empresa Vipservyp se encarga en Paiporta de la venta y distribución de las motos eléctricas Silence, fabricadas en España

REDACCIÓN MOTOR

Ecomov nos permite descubrir entidades, empresas y proyectos que apoyan la eco-movilidad de una manera inteligente y comprometida, y uno de los descubrimientos de la edición de 2018 ha sido la empresa valenciana Vipservyp, con la que estrenamos esta sección dedicada a los 'ecomovers'.

Vipservyp distribuye en la Comunitat las motos Silence. El fabricante operaba hasta hace pocos meses bajo la marca 'Scutum', ya muy conocida, pero el nombre se había quedado pequeño para las ambiciones y el catalogo de esta empresa española que, desde hace unos meses, comercializa sus motos eléctricas bajo el nombre Silence, muy relacionado con el escasísimo sonido que se produce al circular con ellas.

Diseño 'made in Spain'

El ahorro real en coste de uso supera en un 80 por ciento el de las motos de 125 cc Están diseñadas sobre todo para mensajería rápida, de 'última milla' y servicios públicos y policía

Las motos son una maravilla. Diseñadas en España, se fabrican en Molins de Rei, en Barcelona, de modo que es fácil y rápido disponer de motos adaptadas a las necesidades de cada cliente. El modelo estrella es el S0-2, que hemos tenido la oportunidad de conocer a fondo.

Con un precio entorno a los 5.000 euros, similar a los scooters de 125 cc de gama media, Silence ofrece una batería de 6 kilowatios que permite una autonomía homologada de 210 kilómetros, que se convierten en entre 120 y 180 km. en un uso real.

Los hermanos Pedro y Álvaro Lorca capitanean el proyecto, y nos comentan sus orígenes. «En principio queríamos unas motos de cero emisiones para nuestros proyectos de reparto de última milla. Al conocer las marca y el producto decidimos acometer la distribución en Valencia, donde ofrecemos todo tipo de servicios, desde la venta de las motos hasta el renting o el proceso completo de reparto, con moto y conductor si este fuera necesario».

La moto se fabrica con baterías de dos, cuatro o seis kilowatios «nosotros vendemos, sobre todo, la de mayor carga, ya que la diferencia de precio no es elevada y el rendimiento es más satisfactorio. Con 120 kilómetros reales cada día, será muy difícil que tengamos que hacer una parada extra para recargar, y este es un punto clave respecto a la competencia».

Entidades como Correos, pionera en la movilidad ecológica, cuentan ya en su parque móvil con más de 400 unidades del modelo Silence. «en su caso son las de 4 kilowatios, y están encantados con ellas, tanto que toda la renovación de las motos de la empresa se hará con estas nuevas motos eléctricas».

Para las empresas el dato más relevante es un ahorro superior al ochenta por ciento en coste de uso: «por cada 100 euros de gasolina la Silence consume menos de veinte euros en electricidad, pero además el mantenimiento es prácticamente nulo -sólo neumáticos- y los empleados no pierden tiempo en repostajes. Además a nivel de administración también se evita el computar los gastos y facturas de gasolina».

Mercado profesional

Las empresas son las principales clientes de este tipo de motos, ya utilizadas por restaurantes asociados a la 'app' de reparto de comida 'Just Eat' o por Seur, entre otras entidades. «El ahorro promedio es de unos 600 euros al año, pero si el uso es muy intensivo, se pueden alcanzar ahorros de casi 200 euros al mes, por lo que la amortización es muy rápida».

La duración de las baterías es un aspecto que preocupa a los futuros compradores, así que consultamos al respecto, «Silence ha realizado pruebas con motos que llevan ya 40.000 kilómetros recorridos y las baterías no han tenido merma de capacidad o esta ha sido mínima, así que hay moto para años».

Los particulares también empiezan a interesarse por estas fórmulas de movilidad sin emisiones. Silence ofrecerá en breve una nueva versión con un diseño más refinado y hueco porta cascos debajo del asiento, además de batería tipo trolley de fácil transporte.

Este es uno de los puntos clave de las motos eléctricas. «La recarga de la batería se puede hacer en pocas horas, pero las Silence se pueden equipar con batería extraíble que, por medio de un carro y un cargador, se recarga en poco más de una hora. Es un servicio pensado para las empresas de 'moto-sharing', que utilizan este tipo de motos.

Madrid, Barcelona, Ámsterdam... las Silence empiezan a ser habituales en las calles. Para las empresas todo son ventajas y, superado el umbral del precio de compra, los ahorros llegan desde el primer día, con motos adaptadas a cada tipo de uso -hay incluso una versión con cajón isotérmico- y una alta rentabilidad. Todo ello con la satisfacción y garantía de contar con el servicio postventa de una empresa afincada en Valencia.

 

Fotos

Vídeos