El mayor éxito de Cheste

Increíble imagen de la pista empapada y las gradas repletas./
Increíble imagen de la pista empapada y las gradas repletas.

Truene, llueva, diluvie, estén los títulos decididos o no y aunque no haya valencianos en liza, MotoGP cuenta con el fervor del público

REDACCIÓN MOTOR

Seguramente el recientemente fallecido Salvador Gascón estará junto a Ángel Nieto, Ricardo Tormo y tantos otros, disfrutando todavía del éxito del gran premio de la Comunitat Valenciana. Un éxito no solo en lo deportivo, sino del gran público, que año tras año llena las gradas del mismo modo que hace décadas llenaban las calles de Cullera, Alzira o Sueca, porque hay algo de afrodisíaco en el sonido de las motos, en el placer de verlas rodar a toda velocidad, en el riesgo que toman los pilotos, siempre más cerca de la caída que de la victoria e, incluso ahora, que se compite con motores de cuatro tiempos en lugar de dos, el olor de las carreras sigue siendo único.

Es algo que engancha, como enganchados están los más de 90.000 espectadores que cada año viajan a nuestra tierra con ganas de motos. No solo llenan las gradas, también el paddock, las tiendas colindantes, todos los hoteles de la ciudad, los pisos turísticos de alquiler... Valencia es una fiesta en la que todos salimos ganando. Qué lástima que la Fórmula 1, por razones políticas, económicas y hasta mediáticas, no pudiera conseguir el mismo consenso para poder disfrutar de dos grandes eventos deportivos que pongan a Valencia en el mapa año tras año.

La manera en la que el público responde a la carrera de motos no tiene parangón en ningún otro evento. A pesar de la lluvia y ciertas calamidades, el GP se saldó con un notable éxito de público y deportivo

Podio valenciano

En lo deportivo los valencianos nos pasaron desapercibidos, e Iker Lecuona se hizo con el podio en la categoría de Moto2, lo que confirma que la cantera valenciana sigue funcionando año tras año. En Moto3 ganó un piloto para muchos desconocido, el turco Can Öncu, que con solo 15 años y mucho talento se impuso por delante de los chavales que ya piensan en la próxima temporada.

En MotoGP todos dieron el do de pecho, a pesar de estar ya el título resuelto. Márquez se fue al suelo y la lucha por la victoria fue entre Dovizioso, Rins y Rossi, con victoria para el primero tras la caída de un Rossi que, año tras año, no deja de sorprendernos. Terminó décimo tercero en la carrera y tercero en el Mundial, pero lo mejor es que nunca dio la batalla por perdida con su Yamaha. La cita sirvió también para despedir a Dani Pedrosa, todo un campeón sin corona en MotoGP. En sus mejores temporadas las lesiones y caídas le apartaron de un título que era para él. Su pilotaje fino y seguro no se lleva nada bien con la potencia de las motos de hoy, donde lo que importa es enderezar la máquina lo antes posible y tirarla al suelo cuanto más tarde mejor, un pilotaje agresivo y vistoso, pero poco adecuado a un piloto que ha destacado por su clase, elegancia y saber estar.

El hervidero de la sala de prensa, un paddock muy ordenado, las atenciones a los numerosos VIPs llegados desde todo el mundo y las azafatas que siguen en el mundo de las motos cerraron un fin de semana que, a pesar de la lluvia, fue grandioso. Ahora, a preparar 2019.

El valenciano Lecuona se subió al podio para delirio del público.
El valenciano Lecuona se subió al podio para delirio del público.

 

Fotos

Vídeos