Motor, amistad y diversión en Cheste

El paddock del Ricardo Tormo se llenó de coches clásicos y deportivos./
El paddock del Ricardo Tormo se llenó de coches clásicos y deportivos.

Vehículos de todo tipo hicieron vibrar de emoción a los participantes de la 'Jornada de copilotos de educación especial' en el Circuit Ricardo Tormo

NACHO MARTÍN-LOECHES Cheste

Tras once ediciones de jornadas de copilotaje dirigidas a personas con algún tipo de discapacidad, desde el año 2013 no se pudo repetir este bonito evento que saca el lado más humano del motor y demás colaboradores. El 22 de diciembre, el Circuit Ricardo Tormo volvió a albergar un día con mucho olor a gasolina, regalos y diversión gracias al gran esfuerzo de los organizadores para que este evento volviera a ser una realidad.

De niños a adultos, cerca de doscientos miembros de las asociaciones Bonagent, ASPRONA y AFIM tuvieron la oportunidad de conocer una gran variedad de vehículos -casi doscientos- a los que pudieron subirse para dar vueltas al Circuit Ricardo Tormo.

La organización reunió a casi doscientos coches para que los invitados disfrutaran el circuito

Más que coches

Los clásicos coparon gran parte de la parrilla.
Los clásicos coparon gran parte de la parrilla.

En una jornada con un sol radiante y buenas temperaturas, los participantes de educación especial junto a sus familiares llegaron al circuito a punto para el almuerzo en la zona habilitada del paddock, que se encontraba llena de vehículos y con la presencia de las Fuerzas Armadas, la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía, el Consorcio de Bomberos de Valencia, la Policía Local de Valencia y Protección Civil. El almuerzo se llevó a cabo en un comedor de campaña montado por el Batallón de Cooperación Cívico Militar I , unidad que también se encargó del montaje de una tienda de campaña donde los asistentes pudieron sentirse militares por un día luciendo y probando las vestimentas de los soldados. Tras estos momentos tan amenos, el equipo cinológico del III Batallón de Intervención en Emergencias realizó una exhibición con los perros entrenados para la búsqueda de personas. Momentos después, llegó la hora de arrancar motores y subirse a los vehículos. Desde Seat 600, pasando por históricos Mustang o Porsche y Mercedes muy actualizados, hasta un camión de bomberos, los asistentes pudieron rodar junto a los propietarios de estos vehículos por el circuito. El rugir de los motores, la belleza de las líneas de los clásicos y las emocionantes curvas del trazado valenciano provocaron una amplia sonrisa y ganas de repetir en todo aquel que se bajaba de alguno de los vehículos en el pit-lane. Pero no todo terminó ahí, los participantes recibieron un diploma personalizado y regalos gracias a la colaboración de las empresas Velarte, Vijusa, Damel, Cafés Granell, Consum, Coca-Cola y el banco Santander, además del Valencia Club de Fútbol y el Levante Unión Deportiva.

Para que esto fuera posible, Emilio Iribarren -Federación de Vehículos Históricos de la Comunidad Valenciana y Levante Classics-, junto a Sento Herrero del Grupo TRC y Esteban Martín-Loeches de TransNatur, organizaron todo el evento bajo la coordinación de Rafael Morenza, coronel delegado de defensa en la Comunidad Valenciana.

Los organizadores hicieron posible este día.
Los organizadores hicieron posible este día.