#SUVLifeStyle

Renault Espace: Lujoso familiar de siete plazas

Faros led y parrilla delantera con el diseño habitual de la marca./
Faros led y parrilla delantera con el diseño habitual de la marca.

El Renault Espace se convierte en su versión Initiale en un modelo de calidad premium para viajes confortables

NACHO MARTÍN-LOECHES

La semana pasada comenzamos nuestra andadura con el Renault Espace. Desde el primer momento fue un modelo que nos gustó, tanto a nivel tecnológico como de confort. Este monovolumen de siete plazas es muy espacioso -aunque tenga menos espacio que su generación anterior-, cómodo y, además, muy lujoso en su interior. Desde que abrimos la puerta sentimos que nos encontramos en un coche de gama premium, y es que Renault ha conseguido unir a su característico diseño de interiores unos materiales y detalles que hacen que este modelo sea muy exclusivo, concretamente nuestra versión, la Initiale París Energy. Los asientos delanteros y de la segunda fila son muy cómodos, y los dos de la tercera fila pueden ser muy útiles sobre todo para niños pequeños ya que dos adultos caben pero de forma justa. Por ello, podríamos decir que va más dirigido a familias numerosas con niños, más que a transportar a siete adultos de forma habitual, para ello deberíamos buscar otro tipo de vehículo.

Gran palanca del cambio automático bajo la pantalla central.
Gran palanca del cambio automático bajo la pantalla central.

La parte más destacada del interior es la pantalla orientada de forma vertical, así como todos los mandos y controles que encontramos junto a ella. Salvo el control de climatizador y algún otro más, esta pantalla abarca la gran mayoría de controles del coche, desde las funciones de conectividad o navegación hasta el modo de conducción que queramos seleccionar o nuestros datos y estadísticas al volante. El cuadro de mandos es digital y se puede configurar de diferentes formas según la información que queramos ver. Además, tras el volante, este Espace equipa un 'head-up display' que también nos da indicaciones de velocidad, navegación...

Bajo la pantalla central -algo alejada del puesto de conducción- tenemos también la palanca del cambio automático de siete velocidades, una palanca de tamaño grande y que no se utiliza de la misma forma que las habituales. Para manejarla tenemos que dar pequeños toque en diferentes direcciones según lo que queramos hacer, pero tras estos pequeños toques la palanca siempre vuelve al punto inicial. Es un factor al que no nos costó acostumbrarnos. El maletero, de 680 litros con cinco plazas, se ve reducido si montamos la última fila de asientos hasta los 247 litros. Pero si volcamos la segunda y tercera fila de asientos obtenemos una capacidad de 2.035 litros. Por dentro también tenemos un techo solar de apertura eléctrica, que dota al coche de una mayor luminosidad interior. Como vemos, podemos destacar muchas cosas del interior, pero el motor no se queda para nada atrás.

Interior con cuero, asientos ventilados con masaje y otros lujos se dan cita en este 'crossover'. La suavidad y silencio del motor gasolina permite un confort de primera clase en ciudad y carretera

Sin apuros

Nuestra versión equipa un motor que no nos hará pasar ningún apuro en carretera. Con su cilindrada de 1.8 litros y 225 caballos la aceleración es buena, concretamente pasa de cero a cien kilómetros por hora en 7,9 segundos, unas cifras notables para un monovolumen que pesa más de 1.700 kilos y mide 4,8 metros de longitud. Y no solo destaca en su aceleración, en curvas también se comporta bien gracias a una dirección precisa y a un buen ángulo de giro.

Esta versión respecto a la anterior tiene más altura libre respecto al suelo y puede meterse en terrenos más difíciles. Además, los amortiguadores son de dureza variable, otro factor que ayuda.

El coche cuenta con aviso y corrección de salida de carril, control de velocidad por radar, ayudas al aparcamiento con cámara y muchos más elementos y ayudas.