Ponemos a prueba el Renault Zoe: Más lejos que nunca

La Playa del Carregador, en Alcossebre, perfecta para una escapada de fin de semana./
La Playa del Carregador, en Alcossebre, perfecta para una escapada de fin de semana.

El Renault Zoe cuenta ahora con 400 kilómetros de autonomía que nos permiten llegar donde nunca antes en un coche eléctrico

ALEX ADALID

Renault es una de las marcas pioneras en vehículos eléctricos, y el Zoe su modelo estrella. La marca se adentró en el sector con la berlina Fluence en 2011, pero estamos en 2018, y el Zoe, lanzado en 2012, parece el mismo coche que cuando llegó al mercado, cuando sus prestaciones son radicalmente distintas, por lo que es hora de 'poner en valor' esos cambios, que pasan por una autonomía que ha crecido hasta los 400 kilómetros, gracias a una baterías de 40 kilowatios.

Ademas, el coche se lanzó con baterías en alquiler, lo que obligaba a particulares y empresas a abonar unos 80 euros al mes en concepto de alquiler de batería, lo que no compensaba en cierto modo el ahorro en combustible. Ahora el coche se compra por completo, con batería incluida por lo que, una vez pagado, el ahorro en coste de uso es del 90 por ciento respecto a un coche gasolina o diesel.

Con 400 km. de autonomía homologada, sólo Tesla está pro delante, pero el modelo más económico de la casa americana cuesta algo más de 90.000 euros, tres veces más que el Zoe, y está en otra categoría.

Si dejamos aparte Tesla, el Zoe tiene las baterías con mayor capacidad y duración del mercado español

Líder en autonomía

La mayor ventaja de esa autonomía no es sólo poder llegar a más sitio sin recargar, sino el confort 'mental', ya que la autonomía de reserva no nos agobia como en otros coches eléctricos.

Para probar en uso real el nuevo Zoe, qué mejor que viajar hasta el límite de la Comunitat Valenciana para conocer todas sus cualidades. Recogemos nuestro Zoe en Renault Valencia con apenas 13 kilómetros en su marcador y lo traemos al diario para su carga completa. Tras hacerlo, el marcador señala 256 kilómetros de rango, ¿error? En absoluto. Los 400 kilómetros que la marca señala como homologados son los que consigue en el recorrido que marca la unión europea, y los que sirven para comparar con la competencia. E igual que es difícil igualar los consumos homologados de un modelo gasolina o diesel, tendríamos que conducir muy finos para llegar a esos 400 km. y no es nuestro caso, ya que queremos hacer una conducción 'normal'. Además, el Zoe calcula como hemos conducido hasta el momento y, según el consumo actual, mide la autonomía restante.

Así pues, tomamos como referencia esa autonomía prevista y ponemos destino a Alcossebre, a 121 kilómetros de la redacción del diario, en el polígono Vara de Quart. Vamos a ir y volver sin recargar a una ciudad a la que, con el primer Zoe, tendríamos difícil llegar. Este es el gran cambio de este modelo.

Nuestra media fue la habitual del tráfico.
Nuestra media fue la habitual del tráfico.

Salimos y, nada más hacerlo comprobamos que el modo 'eco' limita mucho las prestaciones. Sólo alcanza los 90 por hora y el coche es más lento, así que eliminamos el modo 'eco' pulsando un botón y ahora ya podríamos alcanzar los 135 de máxima que tiene el coche. No lo haremos, y fijamos el limitador en 110 por hora, de modo que nos avise al superar esa cifra. Tomamos el bypass y la dirección a Castellón por la A-7 primero y la CV-10 después.

Viajando sin agobios

Los kilómetros 'caen' y la batería también reduce su rango. No hacemos 'trampas': ni nos situamos detrás de camiones ni conducimos de forma ecológica, lo que nos daría algo más de autonomía, sino que conducimos como en cualquier otro coche.

El Zoe es tan amplio como un Clío, pero tiene más maletero, casi 340 litros que cunden mucho porque es muy profundo. El interior y el exterior en blanco no son la opción que más nos gusta, ya que nos parece que un coche eléctrico tiene que ser tan llamativo como un normal, y un exterior en rojo e interior negro lo haría más atractivo sin perder en ecología.

Paramos en el aeropuerto de Castellón, donde termina la autovía CV-10 para pasar a la carretera nacional hasta Alcossebre. Ya en la playa aparcamos con una autonomía de 140 kilómetros. Son suficientes para comer tranquilos y, si queremos, volver a Valencia con la carga disponible.

Al retomar el camino y poner nuestro destino -Valencia-, el navegador nos indica que la carga disponible no es suficiente para llegar a casa, y eso que las cifras casi casan: 140 de autonomía por 128 del recorrido. Aunque llegaríamos, decidimos parar en Castellón, como teníamos previsto, para comprobar a buena sintonía del ayuntamiento con los coches 'eco', ya que la zona azul es gratuita, y hay varios cargadores para reponer energías, aunque hay que darse de alta en el servicio.

Enchufamos nuestro coche a uno de estos cargadores durante 20 minutos, en los que aprovechamos para una compra exprés que aumenta nuestra carga unos 60 kilómetros más. Seguimos hacia Valencia y le damos bastante alegría al acelerador para llegar a la redacción con 18 kilómetros de autonomía.

Está claro que el Zoe es, hoy, un coche mucho mejor que antes, ya que permite conducir más lejos y durante más tiempo. Es perfecto para los que tengan recorridos del entorno de 200 kilómetros al día, ya que se ahorrarán un dineral en combustible. También para empresas que tengan equipos comerciales en las calles durante toda la jornada o entidades públicas con amplias necesidades de movilidad. También se perfecto para los particulares con conciencia ecológica que no quiera estar todo el día con el rabillo del ojo mirando los kilómetros que quedan para la próxima recarga. Con los 300 km. como mínimo podremos pasar sin preocupaciones.

Desde 20.700 euros

La marca anuncia el Zoe con 300 km. de autonomía, y permite en su web configurar nuestros recorridos y carga para tener un estimado real de duración de las mismas. A la vez, el precio ha variado, y cuesta desde 20.700 euros con la batería anterior de 22 kilowatios y desde 27.100 con la batería de 40 kilowatios. Son cifras latas para un utilitario, pero dado que no hay penas alternativas en coches eléctricos de su tamaño y autonomía, resulta competitivo y, tal y como queda demostrado, muy útil para el día a día.

 

Fotos

Vídeos