NÁUTICA

Vuelta al mundo con 'foto finish'

El deporte español puede sumar un nuevo hito./
El deporte español puede sumar un nuevo hito.

Este fin de semana se decide el título con tres equipos empatados a puntos

L. CARBONELL

En un final sin precedentes en la historia del deporte, y tras cerca de 45.000 millas dando toda una vuelta al mundo, tres barcos se juegan a una sola carta, en un frenético sprint de apenas 1.000 millas, la victoria en una de las competiciones deportivas más duras que existen. Hablamos de la Volvo Ocean Race.

Es difícil imaginar que una competición consistente en dar toda una vuelta al mundo, con más de ocho meses de duración, se pueda decidir por apenas unos minutos, o incluso un puñado de metros. Que la última de las once etapas que han llevado a la flota a recorrer el océano Atlántico, el Índico, el Mar de China, el Pacífico, de nuevo el Atlántico y por último el Mar del Norte, llegue a su etapa decisiva con un triple empate en cabeza.

España, a hacer historia

Tres son los barcos aspirantes al título final. El español Mapfre, el holandés Brunel y el chino Dongfeng. El reto es tan simple como espectacular. De nada sirve lo hecho hasta ahora en su vuelta al mundo. Todo se decide en una especie de etapa costera frente a las costas danesas y holandesas. Con todos ellos empatados a puntos en la general -el Dongfeng tiene uno menos pero sumará uno extra por ser el que complete el total del recorrido de la Vuelta al Mundo en menor tiempo-, el primero de los tres que llegue a la línea de meta, previsiblemente este domingo, será el campeón de la Volvo Ocean Race.

España tiene ante sí la oportunidad de lograr uno de los pocos retos deportivos que le quedan por conseguir como país. El Mapfre patroneado por Xabi Fernández se plantó el pasado 22 de octubre en la línea de salida de la VOR en Alicante dispuesto a hacer historia.

El español ha sido el barco que más tiempo ha comandado la clasificación general, pero también ha sabido sobreponerse a la rotura del carro de la mayor en la etapa reina, al paso por el temido Cabo de Hornos, y de la última posición de los barcos que llegaron a meta en esa etapa, para llegar con sus aspiraciones intactas a la etapa final.

Una trayectoria inversa a la mantenida por el Brunel de Bouwe Bekking. Tras un inicio muy discreto el barco holandés se ha mostrado como el equipo más fuerte en la segunda parte de la Vuelta al Mundo, ganando tres de las últimas cuatro etapas y protagonizando una de las remontadas más espectaculares de la historia de la regata.

Un final de infarto

Ahora mismo el Brunel es sin duda el barco a batir. Ha sabido encontrar un punto de velocidad extra respecto a sus dos rivales, y la Vuelta al Mundo se decide frente a las costas de Dinamarca y Holanda, países en los que Bekking ha vivido muchos años y cuyas aguas conoce a la perfección. Y es que esta etapa no discurre en mar abierto, sino que es un recorrido plagado de trampas, navegando muy cerca de la costa, con corrientes, desventes, tráfico marítimo, zonas de exclusión que hay que evitar y mucha ola debido a la escasa profundidad.

Por último, el Dongfeng chino llega con las mismas opciones que sus rivales pese a no haber sido capaz de ganar ninguna etapa en la Vuelta al Mundo y haber pecado de cierta irregularidad. Deberán hilar muy fino, porque la Vuelta al Mundo se puede decidir en las últimas diez de sus 46.000 millas, y en esos metros finales es donde han perdido muchos puntos en las etapas más reñidas. El final de la Vuelta al Mundo puede seguirse en directo desde la web oficial de la regata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos