Abarth Day: El escorpión como filosofía

Clientes y aficionados llegaron a Ronda desde muchos puntos del país./
Clientes y aficionados llegaron a Ronda desde muchos puntos del país.

La cita anual del 'Abarth Day' llevó a los aficionados de la marca hasta el Circuito de Ascari, en Málaga, para una jornada llena de emociones

NACHO MARTÍN-LOECHES | RONDA (MÁLAGA)

Si juntamos en un mismo día un circuito tan exclusivo como el de Ascari, situado en la provincia de Málaga, junto a la conducción de los modelos más deportivos de una marca como Abarth, sabemos que tendremos un día de emociones fuertes, y así fue. En el Abarth Day nos sentimos pilotos por un día, nos divertimos con las actividades propuestas y, además, aprendimos historia con cuatro modelos que marcaron una época en la historia del mundo de la automoción.

La jornada fue todo un acierto por parte de la marca del escorpión, desde el planteamiento para los aficionados hasta la elección de la pista, y es que Ascari, con sus más de 5,4 kilómetros situados en medio de la naturaleza y 26 curvas entre las que nos encontramos subidas, bajadas, peraltes o chicanes, es una pista donde podemos probar casi todos los aspectos de un coche a la perfección, pero no solo eso, y es que en este circuito, si nos cansamos, podemos relajarnos tranquilamente en su piscina tomando un refresco con vistas a la pista

La versatilidad en pista de los 595 y 124 Spider nos dejó impresionados; Alberto Monarri, piloto oficial Abarth, realizó vueltas de copilotaje para los más atrevidos.

Joyas de la automoción

El ambiente ya fue espectacular desde la llegada al circuito andaluz propiedad del holandés Kaas Zwart. Al adentrarnos, llegamos a la zona del paddock, donde habían expuestos una gran cantidad de vehículos de la marca, algunos de ellos preparados expresamente para competiciones. Pudimos disfrutar de la presencia de Abarth modernos y de auténticas joyas, como el 1300OT Coupé -sucesor del 850 Coupé del año 1964-, un vehículo de prestaciones superiores a su antecesor con un motor de 0.9 litros que generaba una potencia de 65 caballos, un motor ya usado en la mítica gama de los 600. Entre todas las evoluciones del 1300OT Coupé a finales de los años sesenta y principios de los setenta, debemos destacar que el peso se redujo y el motor aumentó a un 1.2 de 75 CV, y llegaba a alcanzar velocidades de 170 km/h, unos números muy dignos.

También conocimos el deportivo derivado del 124 Sport Spider, el Fiat 124 Abarth de 1975. Este coche ganó el Rally de Montecarlo, además de conseguir la victoria general en el Rally de Elba y en el campeonato italiano, pero aún nos faltaban por conocer dos tesoros. Por un lado, pudimos aprender la historia del Fiat 131 Abarth, un vehículo también preparado para rallies. De este modelo se matricularon en España tres unidades, y ya solo quedan dos. Este coche de 150 caballos no solo ganó un gran número de rallies de regularidad, sino que fue vencedor de tres campeonatos mundiales.

Por último, observamos la auténtica joya de la corona si nos referimos a los éxitos deportivos que Abarth consiguió como preparador: el Lancia Integrale Abarth SE050 con el que la marca se llevó de forma consecutiva seis campeonatos del mundo de rallies.

Conducir y disfrutar

Más de 300 participantes hicieron de esta jornada un éxito. Durante la mañana, tuvimos la oportunidad de probar en pista el Abarth 595 de 145 CV y 1.4 litros, y el Abarth 124 Spider, equipado con un motor 1.4 que desarrolla 170 caballos con un peso de solo 1.060 kilos. En cuanto al 595, nos encontramos ante un modelo pequeño de una potencia considerable que se comportó muy bien en el paso por curva y, con el 124, disfrutamos de un coche muy divertido, sobre todo al dar gas a la salida de las curvas. Tras la tanda que realizamos, nuestras dotes de pilotaje quedaron reducidas a cenizas tras la vuelta de copilotaje con Alberto Monarri, piloto oficial del Abarth Rally Team y líder de la categoría Dos Ruedas Motrices en el Campeonato de España de Rallies de Asfalto, un piloto que demostró todo el potencial que se le puede sacar al 124 Spider y a su tracción trasera, y es que, literalmente, durante la vuelta con Monarri estuvimos más tiempo con el coche cruzado que estabilizado.

Más actividades

El día grande de la marca italiana en nuestro país no solo se basó en la actividad en pista, sino que todos los asistentes pudieron disfrutar de música en directo a cargo de un DJ, simuladores virtuales en los que se podían conducir los propios modelos de la marca por el circuito de Ascari y de una exhibición de artistas del grafiti que plasmaron en pintura lo que significó la jornada. Además, tampoco faltaron las zonas de descanso, junto a un 'food truck' y un espacio para comprar productos y accesorios de la marca.

 

Fotos

Vídeos