Peugeot 508: Herramienta de precisión

Las fotos las realizamos en el Parador de Alcañiz, uno de los puntos más famosos de la localidad aragonesa./
Las fotos las realizamos en el Parador de Alcañiz, uno de los puntos más famosos de la localidad aragonesa.

Autopista, montaña, ciudad, de día y de noche, con sol y lluvia... Nuestro último viaje con el Peugeot 508 confirma su gran versatilidad

NACHO MARTÍN-LOECHESAlcañiz (Teruel)

Cuando probamos un coche nos gusta hacerlo a fondo y, aunque en muchas ocasiones el clima u otros factores no nos lo permiten, con el Peugeot 508 hemos superado todo tipo de situaciones, y es que solo nos ha faltado circular sobre hielo o nieve para probarlo en todo tipo de terrenos. Nos desplazamos hasta la ciudad de Alcañiz, en la provincia de Teruel, como invitados al circuito de Motorland Aragón para el Campeonato de España de motos y, por motivos de trabajo, nos vimos obligados a viajar primero a Madrid, trayecto que el 508 ya conoce y que redondea a la perfección. Desde allí y para llegar a Alcañiz tomamos dirección hacia Zaragoza, en una de las vías más congestionadas de las que salen de la capital. Nos separan cuatro horas del circuito de Motorland, y pasamos tanto por autopista como por carreteras nacionales y travesías. La comodidad es su punto fuerte y el viaje se nos paso rápido, quizás lo habitual en un coche moderno y con un buen equipo multimedia que nos mantuvo entretenidos, una conducción suave e, incluso, unos asientos con cinco tipos diferentes de masaje con tres grados de intensidad.

Llegamos a Alcañiz y sus estrechas calles con altos desniveles no suponen ningún problema para este coupé de cuatro puertas. Tampoco aparcar es complicado gracias a sus sensores y a sus cámara tanto delantera como trasera, que se acompañan de sensores.

Volante pequeño, dos pantallas digitales y cambio de marchas en posición elevada.
Volante pequeño, dos pantallas digitales y cambio de marchas en posición elevada.

De Madrid a Alcañiz gastamos menos de medio depósito y de Alcañiz a Valencia tan sólo un cuarto

Con 'visión nocturna'

Los cortos trayectos desde Alcañiz hasta el circuito fueron agradables. El diseño interior es muy acogedor aunque apreciemos una modernidad alta en todos sus mandos y pueda parecernos a primera vista un coche complicado de llevar. El volante del Peugeot i-Cockpit es de tamaño reducido, y tiene un tacto agradable, pero nos vimos obligados a situarlo en una posición baja para poder ver el cuadro de instrumentos digital al completo, ya que en una posición más alta nos tapa algo de la información que nos proporciona el 508. La información que nos presenta la podemos elegir nosotros con diferentes modos de visualización y, la que encontramos más útil para momentos determinados por la noche fue la cámara de visión nocturna. Conduciendo por Alcañiz de noche, el coche nos avisa con mucha antelación de la presencia de peatones con imágenes de la cámara delantera que se presentan en el cuadro principal.

La lluvia no quiso perderse la cita con nuestra prueba, y cayó de forma intensa en dos ocasiones. La precisión de la dirección y la estabilidad del coche por todo tipo de tramos se comportó a la perfección. La vuelta a Valencia, ya con el asfalto seco, la hicimos por la nueva carretera que va de Alcañiz hasta Morella, mucho más rápida y segura que la antigua y estrecha nacional. Se nos hizo de noche, y con las luces automáticas el coche mantenía las largas y las quitaba cuando detectaba vehículos cercanos. Esto lo hacía con mucha antelación y nos pareció muy seguro y de práctico. Le sacamos todo el potencial al motor de 130 caballos, muy bien desarrollado y con mucha soltura para el peso y dimensiones de este coche. Su consumo fue otro de los puntos positivos, siempre rondando los seis litros a los cien. Con un solo depósito recorrimos más de 800 kilómetros de Valencia a Madrid y de allí a Alcañiz. El precio, poco más de 30.000 euros, resulta competitivo.

La caída de la parte trasera no compromete las cotas del maletero, de 487 litros.
La caída de la parte trasera no compromete las cotas del maletero, de 487 litros.