Generación eléctrica

La imagen de las motos es similar a las de combustión, pero sin el ruido de la mecánica./
La imagen de las motos es similar a las de combustión, pero sin el ruido de la mecánica.

El Ricardo Tormo vivió el estreno de las nuevas 'MotoE', un campeonato que se inicia con la ecología por bandera

REDACCIÓN MOTOR

El Campeonato del Mundo de motos eléctricas ya está en marcha. Se llama MotoE, está organizado por el mismo equipo que el Mundial de MotoGP, es decir, la empresa española Dorna, y sus carreras se disputarán los mismos fines de semana que los grandes premios.

Las motos son, por supuesto, muy diferentes, con una gran batería de 20 kilowatios que permite una potencia del motor eléctrico de 160 CV, con lo que se consigue una duración de la batería válida para unas quince vueltas, dependiendo de la pista. La clasificación se hará al estilo de las llamadas 'super pole', con cada piloto saliendo de uno en uno a marcar su mejor tiempo a una vuelta.

Un campeonato tan nuevo necesita de mucha experiencia, por eso casi todos los equipos de MotoE están ya en el Mundial, y muchos de ellos han elegido pilotos expertos y jóvenes promesas. Es el caso del equipo de Aspar, que cuenta con dos motos confiadas a Nico Terol, campeón del mundo de 125cc con el equipo de Jorge en el año 2011, y la piloto María Herrera, piloto de supersport -categoría de motos de serie preparadas-, ex-mundialista y única fémina en la categoría.

Equipos y pilotos se adaptaron en el Ricardo Tormo al funcionamiento de estas motos de cara a la primera carrera, que se celebrará en el Gran Premio de Alemania, durante el fin de semana del 6 y 7 de julio. Este proceso de adaptación ha sido muy necesario, y es que para todos los componentes de un equipo trabajar con motos eléctricas de competición es algo totalmente nuevo, y así nos lo demostró el Openbank Ángel Nieto Team. Junto al equipo valenciano disfrutamos de una de las jornadas de test. El talento dentro del box está más que asegurado, pero incluso los profesionales más expertos tienen que adaptarse a los nuevos sistemas y piezas de esta moto, como por ejemplo la batería, la cual tiene que ser movida por cuatro mecánicos debido a su peso de 150 kilos. Esta carga afecta al peso total de la moto, de más de 250 kilos, algo que influye sobre todo a los pilotos y a su estilo de pilotaje, tal y como nos comentaron los pilotos. Con esta inclusión en la Copa del Mundo de MotoE, el Ángel Nieto Team mira hacia el futuro con esta apuesta por estas motos de carreras no contaminantes.

Pero la presencia del equipo de Aspar no es la única valenciana. La parrilla de MotoE cuenta también con Héctor Garzó, de Paterna, que se mostró durante los test como uno de los firmes candidatos al título de campeón con varias vueltas rápidas durante los días de entrenamientos -entre ellas la pole en la simulación de la clasificación-, y un segundo puesto final en el simulacro de carrera a un segundo del ganador, el brasileño Eric Granado. También pudimos ver la reaparición de Sete Gibernau a sus 49 años, otro de los participantes.