Una gama inteligente

Cuatro motores, dos gasolina y dos diésel con 95 y 115 CV, forman la gama./
Cuatro motores, dos gasolina y dos diésel con 95 y 115 CV, forman la gama.

Con dos motores, caja automática opcional y gran variedad de versiones, el Arona llega a todos los públicos

REDACCIÓN MOTOR

La gama Arona cuenta con un motor gasolina y uno diesel, y cada motor se ofrece con dos potencias: el motor 1.0 turbo de gasolina y tres cilindros cuenta con 95 CV y caja de cambios de cinco velocidades o con 115 CV y cambio de seis marchas. Lo mismo ocurre con el TDI de 1.6 litros, que se oferta con 95 ó 115 CV. El único cambio proviene de la opción automática, ya que la caja DSG de 7 marchas se oferta con el gasolina de 115 CV y con el diesel de 95 CV., seis versiones con una gama completa.

En cuanto a acabados, Seat ofrece cuatro, pero en tres niveles de precio. El base es el Reference, el intermedio es el Style, ya bastante completo, y el tope de gama es doble, con el deportivo FR y el elegante Xcellence al mismo precio, aunque los detalles son muy diferentes. De modo que, con muy pocas variaciones, se llega a diferentes clientes potenciales.

Estos apreciarán muchas cualidades del Arona, como su diseño, el espacio, la comodidad para entrar y salir del coche, la seguridad que otorga circular un poco más alto y, por tanto, con mayor visibilidad, y la capacidad de maletero, con doble fondo, aunque la superficie no sea muy amplia.

El interior es el mismo del Ibiza, con el que comparte un excelente diseño, una gran pantalla multimedia y la facilidad al volante.

En cuanto a precio, el Arona tiene tiene tarifas muy competitivas, entre 17.000 y 24.000 euros que se reducen hasta en cuatro mil euros con las ofertas de la gama. Las opciones son atractivas, como el techo en un color diferente s a la carrocería, una amplia gama de llantas, un equipo de audio de alta gama, pantalla multimedia de ocho pulgadas o faros 'ful-led'.

En marcha el Arona es tan cómodo de conducir como un Ibiza, pero más confortable. Si el utilitario tiene unos reglajes deportivos, como corresponde a lo que los clientes más jóvenes esperan de la marca, en el Arona todo es más familiar, con un recorrido de suspensión ampliado que permite, manteniendo una gran precisión en marcha, mejorar el confort de abordo.

El modelo completa su oferta con una dotación tecnológica y de seguridad de primera, con sistemas como control de velocidad con radar, aviso de coches en ángulo muerto, parking automático, cámara de marcha atrás, etc.

No cabe duda de que el Arona va a ser un éxito tan grande como el del Ateca, una entrada triunfal en el sector.

Fotos

Vídeos