Audi Q3: Familias con carácter

No es un SUV 'campero' pero aguanta el tránsito por caminos y tiene tracción total en casi toda la gama./
No es un SUV 'campero' pero aguanta el tránsito por caminos y tiene tracción total en casi toda la gama.

La segunda generación del Audi Q3 presenta un amplio interior, alta tecnología, muchas opciones mecánicas y altas dosis de estilo

REDACCIÓN MOTOR

Las marcas premium y los modelos SUV mantienen su idilio en el mercado ya que, si nos fijamos solo en las tres marcas de lujo alemanas, suman más de veinte modelos y versiones diferentes en este atractivo segmento. De entre ellos los más vendidos son los SUV de la clase compacta, ya que son los más económicos y cumplen con lo que demanda una gran mayoría del público: espacio, calidad, diseño y tecnología con un tamaño manejable y una conducción nada compleja.

Con esas premisas nació el primer Audi Q3 en el 2011, y no le ha ido nada mal a la marca, ya que casi 800.000 unidades han salido de la fábrica de Seat en Martorell, donde se fabricaba para Occidente, y donde ha dejado su sitio al nuevo A1 Sportback, de modo que el nuevo Q3 llega desde la planta de Audi en Hungría.

Con una gama entre 35.000 y 55.000 euros, Audi ofrece cinco motores y cuatro equipamientos

Diseño muy rompedor

Entramos en materia con un diseño diferente. Tras el conservador Q5 y el atrevido Q8 no sabíamos qué baza iba a jugar Audi con su nuevo compacto, pero creemos que ha apostado bien al hacerlo por un diseño de alta personalidad. Los faros led son de serie, la parrilla de gran tamaño y cromada -o negra, como empieza a demandar el público- gana protagonismo y, en general, el coche tiene un aspecto más dinámico, ya que es más bajo más ancho y mucho más largo. La gama de colores cuenta con algunos muy atrevidos para el lanzamiento, y las llantas hacen el resto para crear un coche que, claramente, llama la atención.

Líneas rectas y angulosas en un interior repleto de tecnología.
Líneas rectas y angulosas en un interior repleto de tecnología.

El agrado visual se acompaña de un interior muy tecnológico. La marca es consciente de que hoy en día importa más el interior que la mecánica que hay bajo el capó, y se ha empleado a fondo, con un cuadro de mandos digital una gran pantalla central que ahora es táctil y agrupa las funciones de equipo multimedia y conexión con teléfonos móviles, además de posibilidad de wi-fi y aplicaciones propias de la marca, como el 'Audi Connect'. Como ya es habitual, el freno de mano es eléctrico y las medidas de seguridad son de lo más sofisticado, con radar para el control de velocidad, sensores de proximidad, de ángulo muerto, etcétera.

Mucho más amplio

El interior no sólo es moderno y sofisticado, también es más amplio, gracias a la anchura y la nueva longitud de su carrocería. Además la banqueta trasera se puede recorrer unos 15 centímetros para dejar más espacio a los pasajeros o al maletero, y también se puede reclinar su respaldo -muy útil para sillitas de niños, por ejemplo-. El resultado es un maletero con una capacidad que va desde unos ya muy buenos 530 litros hasta los 675, líder absoluto en su clase y mucho más de lo que ofrece, por ejemplo, el Audi Q5. El portón trasero puede ser de apertura motorizada, y debajo del piso del maletero podemos guardar la bandeja si precisamos desmontarla. Un detalle que nos gusta es el respaldo posterior con partición en tres zonas, de modo que podemos abatir la parte central para, por ejemplo, llevar esquíes o tablas de snowboard.

Seis versiones

El Q3 llega con motores gasolina 1.5 de 150 CV y 2.0 190 y 230 CV, y diesel de 150 y 190 CV, ambas con el famoso 2.0 TDI. Curiosamente esta gama de cinco versiones motores da lugar a una familia de solo seis versiones, ya que sólo un motor, el TDI de 150 CV, se ofrece con dos opciones de transmisión diferentes: automático de tracción delantera o manual de tracción total, sin apenas diferencia de precio. Del resto, el 1.5 gasolina de 150 CV es el único de la gama manual de tracción delantera y los motores de 190 y 230 CV sólo se ofrecen con tracción total y cambio automático, como es habitual en los 'topes de gama'.

Empezamos la prueba con el 1.5 gasolina de 150 CV, que podría ser el superventas de la gama. El motor mueve bien el coche, pero carece del brío que tienen el diesel o sus hermanos de gama más potentes. Incluso el diesel de tracción total con los mismos 150 CV es más rápido en aceleración. Por tanto el 1.5 es un motor de andar tranquilo, con buena disposición y apto para un uso habitual, donde destaca por su buen consumo aunque no tan brillante como el diesel. Es apto sobre todo para trayectos donde la ciudad tenga un gran peso, aunque no se pueda elegir con el cambio automático.

El diesel de 150 CV, con la misma etiqueta tipo C de emisiones, es una opción más completa, y eso que no se ofrece con cambio manual y tracción delantera, versión que sería muy competitiva. Es en cualquier caso es un motor potente y de agradable uso, pero tampoco empuja como los TDI de antaño, fruto de la llegada de nuevos filtros anti-contaminación. Aún así, es agradable de conducir y diríamos que sería nuestra primera opción de compra o, al menos, lo valoraríamos a fondo frente al motor de gasolina, y es que en un coche con una envergadura como este, el mayor par motor de la mecánica de gasóleo se traduce en un más placer de conducción y en mejores prestaciones. Sorprende por otra parte el dinamismo del motor TDI de 190 CV, con una aceleración hasta cien por hora en sólo ocho segundos. En cualquier caso, a todos los TDI les gustan las carreteras grandes o de amplias curvas y el andar ligero. Si lo nuestro va a ser el tráfico urbano y diario o andar a ritmos tranquilos quizás es mejor la opción de gasolina.

El Q3 se convierte en un coche más familiar por su tamaño, con un diseño atrevido.
El Q3 se convierte en un coche más familiar por su tamaño, con un diseño atrevido.

Le gusta la carretera

La ruta nos llevó por las montañas de Salamanca a los mandos de diferentes versiones. En todos los Q3 podemos elegir entres tres los programas de conducción eco, confort o sport, a los que se suman los de nieve y 'off-road' en las versiones Quattro. El modo 'sport' aprovecha muy bien al potencia del motor y cambia de marcha en el momento de mejor rendimiento, así que la velocidad en curvas es elevada. El balanceo de la carrocería queda protegido por tres tipos de suspensiones, la normal, la más rígida S-line y la de dureza programable, disponible en versiones Quattro.

Con todo, lo que importa es el confort, muy conseguido y el ambiente futurista y tecnológico que transmite el modelo, lo que unido a la calidad típica de Audi dan como resultado un coche que, realmente, apetece comprar.

De cara a ello, el precio inicial es de 35.570 euros para la versión gasolina 1.5 turbo de 150 CV, hasta los 55.000 del 230 CV, con varios acabados, opciones y packs de equipamiento para configurar un Q3 a nuestro gusto, aunque con un precio en consonancia...

El nuevo Q3 es un acierto, porque a la alta calidad de Audi se suma un diseño y tecnología realmente atractivos. Se lo pone difícil al resto de los SUV y hasta a los modelos de la propia gama Audi, ya que por amplitud y atractivo, se convierte en uno de los modelos que apetece comprar.