El rey de los SUV para las familias

Pilotos y luces con efecto 3D./
Pilotos y luces con efecto 3D.

Tras una amplia experiencia en monovolúmenes, Citroën entra en el sector de los crossover compactos con el C5 AircrossCITROËN C5 AIRCROSS 1.6 TURBO AUTO.

REDACCIÓN MOTOR

El Citroën C5 Aircross termina de llegar a nuestra redacción y ya levanta comentarios positivos. «Es bonito este Citroën» -nos dice un compañero- y la verdad es que sí, el nuevo diseño de la marca, ya 'ensayado' en los C4 Cactus, C3 y C3 Aircross, revela una gran madurez en el nuevo SUV compacto de la marca francesa.

El modelo tiene un enfoque familiar en el que el espacio y el sentido práctico pesan tanto como la imagen. Y es que hoy en día, si pensamos en un coche para la familia con un buen precio y mucho espacio, el monovolumen Citroën Picasso es el primero que nos viene a la mente, y ahora que el C4 Picasso, convertido en 'Space Tourer', sólo se ofrece con siete plazas, este nuevo C5 Aircross tiene que ocupar el espacio del coche ideal para las familias en Citroën, un alto cometido, ya que la marca tampoco tiene sus tradicionales carrocerías de tipo familiar. Es decir, el C5 tiene que ser un buen SUV y un gran coche para viajar.

Para ello la carrocería tiene formas cuadradas bien disimuladas. Es más bajo que la competencia, lo que mejora aerodinámica y consumos, y se viste de detalles cromados, luces tipo led y protecciones, además de toques de color en entradas de aire o barras del techo que hacen del resultado final un coche llamativo.

Sobre todo, confortable

Por dentro sorprenden los grandes asientos, con un confort digno de los mejores sofás y que entran de lleno en la estrategia 'total confort' de la marca. Por algo menos de 1.500 euros, nuestra unidad cuenta con la opción de tapicería, volante y cuadro de mandos en cuero y asientos calefactables con función masaje. En general son asientos cómodos y no muy calurosos. Detrás hay mucho espacio a lo ancho, pero no tanto a lo largo, así que caben tres adultos en asientos individuales. El portón, con apertura eléctrica, da acceso a un maletero que puede variar entre los 580 y los 720 litros recorriendo los asientos sin necesidad de abatirlos, en cuyo caso se superan los 1.600 litros.

En cuanto a motores, nuestra unidad tiene el más potente de la gama, que es el 1.6 turbo gasolina con 180 CV, con cambio automático de ocho velocidades, tracción delantera y acabado Shine. En cuanto al chasis, el C5 cuenta con nuevos amortiguadores progresivos hidráulicos que, según la marca, mejoran el confort. En nuestro primer recorrido, de Madrid a Valencia por autovía y con cuatro pasajeros, podemos decir que es un coche muy cómodo, con una buena dinámica al volante en rutas rápidas. El consumo, a un ritmo intermedio, es de unos 8,3 litros cada 100 kilómetros, sólo un litro más sobre las cifras del promedio oficial por lo que, si vamos a 120 exactos de marcador, la cifra debe rondar los 6,5 litros.

Precios muy atractivos

El precio de este modelo 'full equipe' es de algo más de 32.000 euros, y las versiones más sencillas parten por debajo de los 20.000 euros, cifras muy competitivas para un SUV que es de los mejores para un uso familiar, dada la amplitud de las plazas traseras y el excelente tamaño del maletero, especialmente en altura, ya que longitud y anchura están a la par de la competencia.

En próximas semanas analizaremos a fondo los detalles de este nuevo Citroën, llamado a ser uno de los superventas de una marca experta en hacer coches para viajar.