Mucho más de lo esperado

La nueva imagen del i30 es moderna y atractiva, pero también discreta./
La nueva imagen del i30 es moderna y atractiva, pero también discreta.

Alta calidad y equipamiento, seguridad, confort, espacio y tecnología sorprenden en el nuevo Hyundai i30 Crosswagon

A. ADALID

El Hyundai i30 ha supuesto toda una sorpresa en la marca, ya que su orientación comercial ha abandonado el precio como principal argumento de compra para ofrecer como atractivos calidad, rigor, seguridad y equipamiento a la altura de los mejores del mercado, todo ello con un precio que sigue siendo muy competitivo, pero que ya no es el reclamo inicial para decidirse por un i30 en la competida clase media.

Compacto y capaz

Lo mismo sucede con la versión familiar, que cuenta con un maletero de más de seiscientos litros que acompaña la calidad general y la probada fiabilidad de un modelo que ofrece cinco años de garantía sin límite de kilómetros. Por este motivo, por todo lo que se esconde en el nuevo i30, es mejor conocerlo a fondo.

El cambio automático es de los mejores de su clase, y se combina con un diésel de muy buen rendimiento

El modelo familiar crece en sus dimensiones con respecto al cinco puertas, y alcanza los 4,58 metros, con un volumen de maletero de 602 litros, entre los mejores de su clase. El portamaletas es bastante modulable, con un doble fondo y raíles para acomodar la carga sin que vaya de un lado a otro.

El diseño exterior no es llamativo, quizá demasiado discreto comparado con modelos más nuevos en la marca como el Hyundai Kona, pero es lo que se lleva en un sector en el que incluso marcas que antes arriesgaban ofrecen ahora rasgos más suaves en sus gamas. El i30 cuenta con cristales traseros tintados, un bonito color metalizado en nuestra unidad de pruebas y numerosos cromados, pero no es un coches destinado a llamar la atención.

La gama i30 está disponible desde 13.900 euros, y este familiar tope de gama ronda los 25.000

En el interior nos recibe una tapicería de cuero de color claro. Como casi siempre en la marca coreana, este tipo de tapizado se acompaña de asientos calefactables y ventilados, perfectos para mantener un alto nivel de confort independientemente de la temperatura. El volante también es calefactable, lo que permite prescindir de los guantes en invierno, detalle que agradeceremos si visitamos zonas nevadas. El resto del interior destaca por su calidad. No falta de nada: freno de mano eléctrico, cambio automático con levas al volante, techo de cristal corredizo, asientos eléctricos, recarga inalámbrica para el móvil y una brillante pantalla multimedia con todo tipo de conectividad. De hecho su brillo es la única pega, ya que de noche sería conveniente apagarla, aunque no debemos prescindir de ella si nos guiamos por su navegador.

Alto confort de marcha

El motor es el diesel de 110 CV, y se une a un moderno cambio automático del tipo doble embrague con siete marchas que destaca por su suavidad de uso. En marcha el i30 se mueve con comodidad, no tiene un empuje de altas prestaciones, pero las siete marchas exprimen los 110 CV del motor con avidez, manteniendo bajo el nivel de sonido. El consumo rara vez supera los siete litros, y casi ni se acerca a la barrera de los 6,5, por lo que es un coche bastante económico en cualquier tipo de uso. En ciudad es más rumoroso que en carretera, donde el nivel de ruido casi desaparece.

En carretera destaca por su seguridad. Todos los i30 llevan un radar frontal para el control de velocidad, que reduce la misma si encuentra un vehículo más lento delante nuestro, y también cuentan con el sistema de control de carril con movimiento de volante, por lo que podemos dejar las palmas de las manos sobre el mismo y comprobar cómo el coche gira y sigue el carril por sí mismo. No debemos dejar que el coche 'conduzca solo', porque todavía no reconoce todo lo que sucede alrededor del coche, pero no cabe duda de la seguridad de este sistema de cara a las distracciones. Lo mejor es que el confort es capital en todo momento, y se combina con precisión y estabilidad a partes iguales.

Excelente combinación

El resumen es que el i30, con esta configuración es un compacto excelente. El familiar cuesta unos 600 euros más que el cinco puertas, y si queremos un modelo de este tipo, discreto, absolutamente equipado y muy cómodo, por un precio de unos 25.000 euros, la verdad es que el i30 Crosswagon debe estar en nuestra lista de candidatos. La nueva serie limitada 'link edition' ofrece equipamiento extra con una atractiva tarifa.

En la gama familiar podemos elegir entre cuatro motores, dos gasolina y dos diesel, con cambio manual o automático y potencias entre 110 y 140 CV. También podemos elegir el i30 cinco puertas y el nuevo sedán deportivo Fastback, este último por ahora sólo con motores gasolina.

Conclusión

El i30 refleja a la perfección la nueva dirección de Hyundai, con coches de alta calidad, buen equipamiento y precio pero con más tecnología, lo que los convierte en compras muy recomendables. El único 'pero' es un diseño muy discreto, algo que podemos solucionar eligiendo el Fastback.

Fotos

Vídeos