Mercedes GLE: La elegancia hecha SUV

La parrilla delantera asume el diseño habitual de los últimos modelos de la marca./
La parrilla delantera asume el diseño habitual de los últimos modelos de la marca.

Mercedes presenta la nueva edición del GLE, un SUV con alta tecnología y una gama de motores en la que los diésel son protagonistas

MARIO ESCATIllescas (Toledo)

Mercedes es uno de los fabricantes que cuenta con una amplia oferta de vehículos SUV, y es que más de un tercio del total de sus ventas son de sus todocaminos, y entre ellos el GLE uno de los más 'puros' o, dicho de otro modo, más cercano a las cualidades de un todo terreno clásico. El modelo, cuyo origen está en el primer SUV de la marca, el Mercedes ML, se renueva de nuevo con una alta dosis de tecnología.

El GLE mide ahora 4,92 metros de longitud, aumenta su distancia entre ejes y crece también el espacio interior, de modo que, por primera vez, ofrece una tercera fila de asientos opcional.

Su gama se inicia en los 67.500 euros para el diésel de 245 CV y equipa la doble pantalla en el interior. La versión gasolina es la única 'eco' de la gama, aunque en este modelo destacan los motores diésel

Apuesta tecnológica

Su diseño, tanto interior como exterior, sigue el de los últimos lanzamientos de Mercedes, y es que mientras que por fuera percibimos un modelo deportivo, y por dentro estamos ante un espacio que prima la tecnología y el confort. En el cuadro de mandos aparecen dos pantallas de 12,3 pulgadas que muestran la instrumentación y la información relativa al sistema multimedia, y que pueden mostrar cuatro estilos y manejarse mediante los mandos al volante, comandos vocales, la pantalla táctil o incluso gestos. Como opción ofrece un sistema de cuadro de mandos proyectado en el parabrisas -'head-up display'- de mayor tamaño y calidad. Los asientos son muy cómodos y, por primera vez, se ofrece como opción el reglaje eléctrico de los de la segunda fila.

Por su parte, el volumen del maletero pierde algo de espacio, pero sigue manteniendo unas buenas cotas: 630 litros por detrás de los asientos traseros y un máximo de 2.055 litros con los respaldos de la segunda fila abatidos.

Interior altamente tecnológico con doble pantalla de 12,3 pulgadas cada una.
Interior altamente tecnológico con doble pantalla de 12,3 pulgadas cada una.

Toda la gama equipa el cambio automático de nueve marchas y tracción integral. Pesa 2.165 kilos -poco para este tipo de coche- y se ha mejorado su aerodinámica para reducir ruidos y consumos. El GLE se estrena una nueva generación de sistemas de asistencia a la conducción llamados 'Intelligent Drive' con asistente activo para retenciones de tráfico con aceleración, frenado y giro automáticos, asistente de dirección y trayectoria, frenada de emergencia con función de giro y los habituales control de ángulo muerto, reconocimiento de señales, peatones y ciclistas, control de velocidad por radar adaptativo, frenado selectivo en caso de posible salida de carril... en resumen, un coche de los más seguros del mercado.

Los modelos disponibles en su lanzamiento comienzan por el GLE 300 d, con un motor diésel de cuatro cilindros y 245 caballos, que está en venta desde 67.500 euros.

Posteriormente llegarán otros dos diésel de seis cilindros con 272 CV o 330 CV. También habrá versiones gasolina con 367 y 435 CV, estos dos con tecnología de 'micro-hibridación, y, por tanto, etiqueta ECO de la DGT.

Para el GLE se ofrecen tres tipos de suspensión: la de serie, de muelles convencionales, una opcional con muelles neumáticos y amortiguadores regulables electrónicamente, y una tercera llamada 'Airmatic' con red eléctrica de 48 voltios que controla de forma independiente cada rueda, y que permite incluso salir de atolladeros de arena de forma espectacular.

En marcha

Pudimos probar en un recorrido mixto de carretera y pistas de tierra con bastantes desniveles el GLE 300 diésel de 245 caballos. Este propulsor demuestra un gran carácter, y mueve con soltura los más de dos toneladas de peso del GLE. Su puesto de conducción es muy confortable, con toda la instrumentación a la vista y, en las zonas de carretera rápidas ofrece una excelente calidad de rodadura con mucho aplomo, sin mostrar apenas balanceo.

Cerca de la localidad de Illescas, en Toledo, recorrimos unos tramos por el campo en el que pudimos seleccionar el programa 'Off-Road' -para carretera y ver que este modelo, que nació cuando todavía se llevaban más los 4x4 que los SUV, conserva impresionantes cualidades fuera del asfalto, aunque poco aprovechadas por la mayoría de los clientes. A pesar de que no hicimos largos recorridos con este SUV, con el tiempo que lo tuvimos entre manos confiamos en que va a ser un modelo de éxito como ya lo fueron sus antecesores con más de dos millones de unidades comercializadas desde la primera edición del ML en los años noventa... casi nada.

Este GLE se convierte de nuevo en un excelente automóvil, con un paso más en tecnología, equipamiento de seguridad y ayudas a la conducción que se completa con más espacio interior, poco más se le puede pedir a un automóvil.