Dinamismo para viajar

La elegante silueta del Serie 5 es cada vez más deportiva, con un aspecto dinámico y premium./
La elegante silueta del Serie 5 es cada vez más deportiva, con un aspecto dinámico y premium.

El BMW 530d cuenta con un potente diésel de 265 CV y una amplia carrocería familiar para que moverse a buen ritmo sea un paseo

REDACCIÓN MOTOR

Los SUV están tan de moda que parece que ya han convencido a todos los conductores, pero en Europa se siguen vendiendo más unidades del Serie 5 que de sus hermanos el X5 o incluso que el más económico X3. Los motivos son muchos, pero la mayor parte de los argumentos se dan cita en este 530d Touring, un modelo de altas prestaciones, económico en el día a día y con espacio de sobra para viajar.

BMW renovó hace pocos meses la Serie 5, con un nuevo modelo que apuesta claramente por el lujo, compartiendo para ello el chasis de la Serie 7 y toda su tecnología, refinamiento y confort. Pero a la vez el Serie 5 siempre ha sido un modelo dinámico, y es un estigma que BMW imprime a toda su gama, incluso a las versiones base, con 190 CV para el 520 diesel y 184 CV para el 520 gasolina, capaces ya de prestaciones muy elevadas con consumos ajustados.

Motor seis cilindros

Destaca la elevada potencia y el bajísimo consumo de este soberbio motor diésel de 265 CV de potencia

Si subimos el listón y apostamos por los motores de seis cilindros, el 530 gasolina alcanza los 252 CV y el 530 diesel los 265 CV, y aún hay versiones más potentes, con 320 CV para el 540d y 340 para el 530i, ambos con tracción total xDrive.

El 530d de 265 CV se puede combinar con tracción trasera, como en nuestra prueba, o la total xDrive, pero siempre con cambio automático de ocho marchas, lo que repercute en un consumo homologado de 4,7 litros que no dista mucho del que conseguimos en carretera, por debajo de los siete litros incluso a un ritmo ágil.

El dinamismo está fuera del alcance de cualquier SUV, por lo que es perfecto para viajar con rapidez

Por fuera el Serie 5 ha dejado de ser una berlina sénior para aplicarse en convencer a un público más joven. Luces led, salidas de aire en las aletas y el estilo más dinámico entre los modelos premium de su clase invitan a subirse y escapar de la fiebre 'crossover'. Por dentro la piel de color claro introduce un espacio en el que la tecnología es protagonista. Con una gran pantalla central que por fin incorpora control táctil y en la que además podemos manejar algunas funciones mediante gestos. Va de maravilla, y se combina con una pantalla de instrumentación en la que BMW apuesta por un diseño digital de los tradicionales relojes con su luz naranja. Detrás hay mucha anchura y espacio hasta para tres sillas con anclajes Isofix, pero si el pasajero central es adulto tendrá que sortear el túnel central que lleva la potencia hasta el eje trasero.

Nos ponemos en marcha y el Serie 5 es silencioso y dinámico. Con sus grandes llantas, es fácil apuntar con la dirección y que el coche siga el camino marcado. El motor puede ir muy bajo de vueltas, pero si apuramos las marchas o activamos el modo 'sport', la mecánica se transforma, con un rendimiento propio de un coche que no sólo se acerca a los 300 CV, sino que además tiene un enorme par motor que hace que la aceleración sea inmediata en todo momento.

Sobre todo, muy rápido

En autovía está en su salsa, y donde los modelos más altos tienen alguna pega con su transferencia de pesos -y eso que BMW hace los SUV muy dinámicos- el Serie 5 pasa por badenes, curvas y otros apuros sin despeinarse. Si utilizamos los múltiples sistemas de mantenimiento de carril o control de velocidad con radar, puede hasta conducir por sí mismo y, siempre con las manos al volante, podemos ver como es el coche el que traza curva tras curva.

Pero es en carreteras más viradas donde el Serie 5 se destaca de la competencia, con un equilibrio dinámico que permite divertirse al volante.

Desde 53.400 euros

Todo este cóctel se completa con un maletero de casi seiscientos litros, mucha superficie, portón eléctrico, luneta abrible y muy modulable. El precio del 530d Touring es de 65.950 euros, 12.500 euros más que el 520d de 190 CV. Es una diferencia amplia, pero si nos gusta más el rumor del seis cilindros, la respuesta nos va a dejar asombrados. El X5 con el mismo motor cuesta 5.000 euros más, y el X3 sale por 5.000 euros menos, pero si tenemos claro que nuestro coche es un familiar de gama alta dinámico, cómodo y de bajo consumo, esta es una de las mejores opciones que ofrece el mercado premium.

Conclusión

El Serie 5 Touring combina todo lo bueno de un BMW, como diseño, potencia, calidad y deportividad, con lo mejor de un familiar: espacio, polivalencia y confort, para configurarse como una de las mejores berlinas familiares del mercado.

Fotos

Vídeos