Ford Focus ST: Deportivo de matrícula

Ford Focus ST: Deportivo de matrícula

Diseño atractivo, un motor de 280 CV, magnífico chasis y un competitivo precio de 35.000 euros convierten al Focus ST en un GTI de lo más deseable

NACHO MARTÍN-LOECHESNiza (Francia)

Ford está consiguiendo enamorarnos con sus últimos modelos. Da igual en el segmento que nos encontremos, y es que los diseños y gama de motores más recientes cuentan con una calidad y eficiencia muy elevadas. Uno de los modelos que más nos sorprendió en 2018 fue el nuevo Focus, y por ello estábamos impacientes por tener la primera toma de contacto con su versión deportiva ST. Para probar este GTI la marca del óvalo nos llevó hasta Niza. En el parking del aeropuerto nos topamos con todas las unidades de prueba disponibles y desde que los encontramos fue amor a primera vista. Sabíamos que nos íbamos a divertir, y es que Ford preparó un recorrido de 246 kilómetros por las carreteras del rally de Montecarlo para que pudiéramos conocer a fondo todo lo que nos ofrece este vehículo.

Belleza deportiva

El diseño del Focus ST incorpora los cambios justos para hacer de esta versión deportiva un coche bonito y atractivo. Con la gran parrilla delantera como la zona trasera con un destacado alerón y dos amplias salidas de escape, el Focus ST no pasa desapercibido, y también ayudan sus colores naranja y azul 'eléctrico'. En el interior, más de lo mismo, y es que el diseño del volante, los asientos Recaro o los pedales de aluminio nos dan sensación de estar en un coche de carreras, pero no le faltan detalles de confort, con la pantalla táctil central -que incorpora el sistema de conectividad de Ford con navegador, Android Auto y Apple CarPlay-, los controles de climatización y una buena cantidad de huecos para guardar diferentes objetos. Su diseño es un equilibrio entre la deportividad que requiere un ST y las comodidades que exigen los actuales compactos.

El interior tiene detalles deportivos, pero puede pasar por un diseño habitual de Ford.
El interior tiene detalles deportivos, pero puede pasar por un diseño habitual de Ford.

Su motor 2.3 de 280 CV se fabrica en Valencia y es el mismo que utiliza una versión del Mustang. Además del gasolina, habrá un ST diésel de 190 CV, versiones familiares y con cambio automático

Alma valenciana

Tras quedarnos encantados con sus detalles estéticos toca pasar a la acción, pero antes estudiamos bien toda la técnica que este coche nos ofrece. El motor es un cuatro cilindros de 2.3 litros con turbo que rinde 280 caballos, y que se fabrica en la planta de Almussafes. Para que nos hagamos una idea de su nivel de deportividad, es el mismo que equipa una de las versiones del Mustang. Para el Focus ST encontraremos más adelante no solo esta versión de gasolina turboalimentada, también un modelo diésel de 190 caballos con caja manual de seis velocidades. La unidad que probamos también cuenta con un cambio manual de seis marchas, y dentro de poco también estará disponible una versión automática de siete relaciones.

La velocidad máxima de nuestra versión es de 250 kilómetros por hora y acelera de cero a cien en 5,7 segundos. Su consumo, como nos esperábamos, no es de los más bajos. Se sitúa alrededor de los ocho litros a los cien de media, aunque a nosotros con un ritmo más alto, las cifras fueron más altas.

A nivel de ayudas a la conducción ofrece 'launch control' para salir con la máxima aceleración y un diferencial autoblocante que regula el giro independiente de los neumáticos delanteros en curvas para tener una mejor tracción.

Comenzamos la ruta y lo primero que se aprecia al volante es el buen agarre de los asientos deportivos Recaro. El rugido del motor está presente desde parado y, con cuatro modos de conducción -deslizante, normal, deportivo y circuito-, arrancamos con el modo normal, una configuración que nos transmite el confort habitual de un compacto. Desde el momento en el que llegamos a la montaña, activamos el modo deportivo y notamos desde el primer momento una entrega de potencia más inmediata, así como las suspensiones más duras.

Carisma deportivo

El chasis permite tomar las curvas con un grado de confianza muy alto, y es que este coche sigue muy bien las trazadas que queremos realizar. La cosa cambia con el modo circuito, puede que demasiado agresivo para carreteras de montaña, pero perfecto para una pista de carreras. La sucesión de curvas en las carreteras de la llamada 'Ruta Napoleón', uno de los parajes más atractivos para conducir en toda Europa, hicieron que nos divirtiéramos al volante como pocas veces cuando conducimos fuera de nuestros recorridos habituales.

A esta emocionante conducción contribuye el sonido del escape, que llega amplificado al interior y que convierte la conducción en muy emocionante en todo momento.

Bien diseñado, con un interior tecnológico y confortable, un motor en el que destaca su entrega de potencia sin disparar el consumo y una caja de cambios y chasis de elite, poco se le puede reprochar a este fantástico GTI.

El modelo ya se puede pedir a los concesionarios y lo podemos obtener por un precio de 35.150 euros, en la línea de la competencia, pero con más equipamiento y detalles como el mencionado diferencial autoblocante. En breve llegarán la versión automática, el familiar y los diesel, para configurar una amplia gama Focus ST que se convertirá en la más deseada por los expertos en deportivos compactos, un sector cada vez más en alza.

Agilidad, deportividad, un diseño con mucha personalidad y un precio realmente atractivo para el nuevo Ford Focus ST, tan válido para circular con confort al volante como para divertirnos en un circuito.

Buen sonido de la doble salida de escape, un punto clave en un coche de tipo deportivo.
Buen sonido de la doble salida de escape, un punto clave en un coche de tipo deportivo.

Más