El Dakar llega a su ecuador

Carlos Sainz sigue al acecho para ganar su segundo Dakar./
Carlos Sainz sigue al acecho para ganar su segundo Dakar.

La prueba celebra su cuadragésimo aniversario y la décima edición en Sudamérica con un duro recorrido en el que Sainz ya es segundo

REDACCIÓN MOTOR

La carrera más dura del mundo sigue aumentando su leyenda, y la edición 2018 del Dakar se ha convertido en una de las más duras de las disputadas en Sudamérica, con una cantidad de dunas, arena y desierto que recuerdan a las míticas etapas en el Sahara africano.

El desarrollo del Dakar siempre es parecido, con una serie de etapas iniciales muy complicadas que provocan el abandono de muchos pilotos, de los expertos a los amateurs, de los veteranos a los debutantes. Muchos, sea en coches, motos o camiones, se ven obligados a emprender el camino de regreso. La edición 2018 no ha sido diferente en este sentido, pero en lugar de contar con una o dos etapas realmente duras, ha tenido con nada menos que seis jornadas en las que la dureza no ha sido extrema, pero sí constante, lo que unido a la elevada velocidad a la que se corre ahora el Dakar ha provocado abandonos de todo tipo, tanto por accidente como por avería o por motivos de salud.

Peugeot, número uno

Sainz es segundo en coches y Barreda cuarto en motos, ambos con opciones para ganar el Dakar

El liderazgo es del apodado 'Messieu Dakar', Stephan Peterhansel. Peugeot se quiere despedir por todo lo alto y, aunque ya ha anunciado su retirada en 2019, cuenta este año con una máquina casi imbatible: el nuevo 3008 DKR. A sus mandos cuatro pilotos de elite: Peterhansel, Sainz, el ganador de rallyes Loeb y el siempre efectivo Després. Tras seis jornadas sólo dos siguen en carrera. Després tuvo un fuerte accidente y Loeb se retiró tras un salto en el que su compañero de equipo se fracturo el coxis, el hueso en el que termina la columna vertebral. Sainz ha sido conservador este año, y es segundo a 27 minutos del líder.

Los rivales de Peugeot son, sobre todo, Toyota y Mini. Los segundos han tenido un Dakar devastador. Con dos tipos de coche, los veteranos Countryman 4x4 y los nuevos 'buggyes' de tracción trasera, ninguno ha sabido encontrar el ritmo y han tenido problemas de todo tipo. El más espectacular fue el de Nani Roma. El campeón del Dakar perdió el conocimiento tras bajar un imponente escalón de arena cuando ya avistaban la meta de la etapa. El coche terminó volcando y el piloto fue evacuado a un hospital cercano, viéndose obligado al abandono. En el equipo Mini hemos vito rarezas de todo tipo, desde dos de sus coches chocar en carrera hasta uno de ellos balanceándose entre las olas tras acercarse su pilotos demasiado al líquido elemento en una etapa playera, todo un infortunio.

En cuanto a Toyota, pinchazos, averías, vuelcos y otros avatares han retrasado a todos los pilotos, aunque Brinke, Al-Attiyah y De Villiers marchan detrás del dúo de cabeza de Peugeot, esperando cualquier fallo en la escuadra francesa para asaltar el liderato.

Casi todos resisten

El resto de españoles está haciendo un gran trabajo. Óscar Fuertes, en su primer Dakar y con un coche de estreno como el SsangYong Tivoli Raid, ha logrado sobrepasar las primeras etapas con nota, y está en el número 35 de la clasificación. Por su parte Cristina Gutiérrez, con Mitsubishi, se mantiene en carrera a pesar de diferentes problemas mecánicos, con una actuación más que reseñable dentro de un equipo modesto comparado con los oficiales, y el televisivo Jesús Calleja trata de seguir en carrera después de que una gasolina defectuosa paralizara su mecánica.

Con todas las opciones

En cuanto a motos, la carrera se ha diezmado, pero los líderes están en un puño, y el castellonense Joan Barreda es cuarto en la general a menos de diez minutos del primer clasificado, mientras Gerard Farrés es noveno a menos de veinte minutos.

Tras la etapa de descanso del viernes, quedan otras ocho con muchas menos dunas, pero terrenos terriblemente escarpados que llevarán a los participantes a las alturas de Bolivia y a descender hacia Argentina, donde el 20 de enero finaliza la carrera en Córdoba. Con etapas que alcanzan hasta los 900 kilómetros de recorrido, lo único cierto es que a este Dakar aún le quedan muchas sorpresas que mostrar a los corredores. Esperemos que los españoles que se mantienen en carrera puedan terminarlo y, por qué no, podemos seguir soñando con una victoria de Sainz en coches y Barreda en motos. El día 20 lo sabremos.

Fotos

Vídeos