Correr con el coche de papá

La Citroën 2CV furgón demostró por qué estos coches nacieron para los caminos./
La Citroën 2CV furgón demostró por qué estos coches nacieron para los caminos.

Un raid permite recorrer España de punta a punta con vehículos de hace más de veinte años, como los que tenían entonces nuestros padres

NACHO MARTÍN-LOECHES

Exclusividad, competición, naturaleza, gastronomía, historia... la quinta edición del Spain Classic Raid no ha defraudado a sus participantes. Un año más, esta prueba española ha tenido un elevado número de inscritos -en total 150- que han disfrutado más de 2.500 kilómetros de polvorientos caminos de tierra, piedras, barro y charcos entre las ocho etapas que han compuesto el raid de resistencia de coches clásicos.

Un camino duro

Si juntamos un raid de resistencia y coches clásicos compitiendo en él, tenemos un resultado precioso tanto para el espectador como para los participantes. Pero además de una bonita experiencia, es un camino exigente que requiere de concentración, conocimiento del terreno y un coche que pueda hacer frente a todas las irregularidades tanto paisajísticas como a las condiciones meteorológicas.

La recepción de solicitudes para participar en la sexta edición se cerrarán el 1 de marzo

La quinta edición del Spain Classic Raid arrancó el sábado 20 de octubre en Andorra, una etapa dura y difícil para las mecánicas de los vehículos que finalizó en Huesca. La segunda jornada hizo parada en Tudela y cruzó las Bardenas Reales para llegar a la meta de Soria. De ahí los participantes se trasladaron a Cuenca en una etapa en la que tuvieron que superar diversas trampas de barro arcilloso, siguiendo rumbo a Alicante, Almería, Cazorla, Ciudad Real y, finalmente, Madrid. El castillo de Loarre, el desierto de Gorafe, el de Almería y el de Abanilla fueron algunos de los puntos destacados de la ruta, como las poblaciones de Almansa, Medinaceli, Lorca, Bailén y Consuegra.

En total fueron ocho jornadas con elevados kilometrajes y entre tres y cinco tramos cronometrados. Cada una de ellas ha puesto a prueba una vez más el rendimiento de estos vehículos de más de 25 años y la habilidad y pericia de sus pilotos y copilotos. La regularidad no implica correr, pero sí es básico contar con dotes de navegación y una gran habilidad para mantener la velocidad media que marca la organización en los tramos cronometrados.

Volkswagen Baja Buggy en un bonito color rojo con detalles en color plateado.
Volkswagen Baja Buggy en un bonito color rojo con detalles en color plateado.

Emoción hasta el final

Los ganadores de esta bonita competición se decidieron en la última etapa bajo la lluvia tras varias batallas muy reñidas. Ellos fueron los hermanos Ricardo y Carlos Ferrón, al volante de un Mitsubishi Montero. En la segunda posición de la general terminó el coche más fotografiado del raid, el Volkswagen Baja Buggy de Juan Donatiu y Kim Vilatarsana, seguido del Opel Corsa de Javier Barbeyto y Ricardo Sánchez que afrontaba la última etapa liderando la general y un problema en los sistemas de medición los relegó a la tercera posición.

Muchos protagonistas

Otros muchos coches destacaron en su paso por el Spain Classic Raid. El equipo formado por Gonzalo Garmendia y Raquel Recio completó el raid en sexta posición con un Citroën GS, que equipaba una peculiar suspensión hidroneumática. También hay que destacar modelos desarrollados hace casi 60 años y que actualmente han demostrado que son capaces de ganar etapas, como el Renault 4 del equipo formado por Iván e Íker Solera, o los Seat 127 y el pequeño y ya exclusivo Talbot Samba. Un vehículo que dio algunos problemas fue el Fiat Panda 4x4 de la familia de la Iglesia, que este año se obligó a sus tripulantes a hacer reparaciones en cinco de las ocho etapas. Por último, también hay que destacar una Citroën AKS 400 -la 2CV- de Dani Sánchez y Francesc Sala, que han conseguido superar el raid con este mítico vehículo. Los coches disfrutaron de zonas restringidas al tráfico de vehículos, por lo que es una competición única.

¿Cómo apuntarse?

Para la edición de 2019, los que deseen participar deberán enviar un correo electrónico a participantes@spainclassicraid.com antes del 1 de marzo. El email debe ir acompañado del justificante del seguro, así como de la ITV, además de los derechos de inscripción. Se podrá escoger hacer el raid entero, la mitad o una única etapa. Se ofrecen paquetes con diferentes tipos de alojamiento con precios que oscilan entre los 1.250 euros y los 2.300 si queremos hacer la competición al completo, por ejemplo. Toda la información se encuentra en www.spainclassicraid.com.

Parajes increíbles sin salir de España... y a bordo de un Seat Marbella.
Parajes increíbles sin salir de España... y a bordo de un Seat Marbella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos